FALLO DE UN JUICIO ORAL

Cuatro años de prisión por un robo

La pena se la impusieron a un joven tapalquense. Junto con un menor, en el debate quedó probado que en diciembre de 2013 había llevado a cabo este ilícito en una casa quinta que está en Crotto.

Un joven fue condenado a cuatro años de prisión durante un juicio oral donde fue hallado autor de un robo ocurrido en el Partido de Tapalqué, ilícito en el que también había participado un menor de edad, informaron fuentes judiciales a EL TIEMPO.

El fallo de lo que había sido este debate se anunció durante el transcurso de la semana que pasó en el Tribunal Oral en lo Criminal número 2 de Azul.

Con la intervención de manera unipersonal en dicho proceso del juez Gustavo Abudarham, el encausado fue hallado en esta primera instancia autor penalmente responsable del delito robo calificado en despoblado y agravado por la participación de un menor, según se indicó en la resolución relacionada con lo que había sido este juicio.

El imputado fue identificado por voceros del TOC 2 como Ángel Oscar Figueroa, un empleado oriundo de Tapalqué que tiene 26 años.

El hecho que fuera materia de este debate había ocurrido el 14 de diciembre de 2013 en una casa quinta “ubicada a mil metros de la estación Crotto”, se indicó en el fallo.

Aquel día, cuando era alrededor de la hora 21, quedó probado que el encausado y otro varón, un adolescente menor de edad, se hicieron presentes con fines de robo en ese inmueble en momentos que no había nadie.

Esa vivienda es propiedad de un hombre llamado Alfredo Alejandro Cejas, quien se convirtió en el damnificado del ilícito tratado en este debate.

Para ingresar a la casa quinta, se ejerció con una barreta por parte de los autores del hecho “violencia sobre una ventana lateral de la vivienda”.

Una escopeta de dos caños, cuchillos y cuchillas, alrededor de doscientos pesos, un cinto de cuero con veinte cartuchos calibre 16 mm, una moto de 110 cc, un par de estribos y “un animal ovino de aproximadamente 30 kilos de peso con una herida en la oreja” -el que después fue carneado, hallando posteriormente el cuero del lanar el damnificado por este robo- fueron sustraídos durante este ilícito.

Según el propio Cejas señalara en el debate, una vez denunciado el robo personal policial recuperó la moto, que estaba en Olavarría, y algunos otros elementos.

Entre los allanamientos que por el caso se hicieron, hubo uno en el domicilio del menor sindicado como el coautor del ilícito, que para la fecha en que el hecho se produjo tenía catorce años. En ese lugar, la Policía halló un par de estribos sustraídos al propietario de la casa quinta.

También había sido allanada la casa donde vivía el joven condenado en este proceso, ubicada en un campo donde trabajaba. Allí se recuperaron otros elementos considerados de interés para la Investigación Penal Preparatoria que la semana pasada derivó en la condena de Figueroa.

Para demostrar la autoría del acusado en el ilícito, el juez que intervino en este debate citó diferentes indicios probatorios.

En ese contexto, mencionó en el fallo “el indicio de oportunidad que se extrae de la circunstancia de haber sido visto Ángel O. Figueroa en la localidad de Crotto en la fecha de ocurrencia del hecho”.

“Tengo en cuenta además para acreditar la autoría, el indicio que se extrae de haberse procedido al secuestro de una cuchilla tipo Esquiltuna cabo blanco propiedad de Cejas, en el interior de la casilla que ocupaba el imputado en el campo donde laboraba”, agregó el juez Abudarham.

También, como otro indicio de autoría, se hizo alusión a la actitud posterior de Figueroa, “quien después de acontecer el ilícito trató de deshacerse de los elementos sustraídos”.

“Si el conjunto de evidencias indiciarias mencionadas se valora en forma conjunta y se trata de relacionar unas con otras y se tiene en cuenta que el encartado fue visto en Crotto poco antes del hecho y que, luego de ocurrir el ilícito, fueron encontrados en poder del nombrado y en los lugares que éste ocupaba parte de los efectos sustraídos, todo ello conduce lógica y directamente a vincular al imputado Ángel O. Figueroa como uno de los autores del hecho que se le imputa”, concluyó el juez antes de pronunciarse a favor de un veredicto condenatorio para el encausado.

El dato

Para el hombre condenado en este juicio se valoró como una circunstancia agravante “la inexistencia de antecedentes penales”. Y como una única agravante se tuvo en cuenta que cometió el robo “con la participación de un menor de edad”.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *