Daniel Firpo, el entrevistado de una nota que terminó siendo premonitoria sobre la crisis que se avecinaba en FANAZUL


Por Augusto Meyer
ameyer@diarioeltiempo.com.ar
El trabajador y dirigente gremial participó ayer de los cortes de ruta que se realizaron como parte de la búsqueda de “visibilidad” del reclamo para el no cierre y desguace de la planta de explosivos y la reincorporación de los 237 contratados. 
“La política de Mauricio Macri es de ajuste. Nos estamos dando cuenta de que el gobierno pretende que la fábrica se termine estrangulando sola. Y no queremos que nos culpen a nosotros, que la gente se dé cuenta que tiene que ver con la falta de inversión estatal”, le dijo a EL TIEMPO Daniel Firpo en una nota publicada por este diario el 3 de mayo de 2017 y que terminó siendo, lamentablemente, premonitoria de la crisis que se avecinaba para FANAZUL. El trabajador, más allá de los datos que manejaba, hizo una correcta lectura de lo que iba a ocurrir siete meses después. Lectura que, por otra parte, más de un dirigente político local, provincial y/o nacional no supo o no quiso hacer.
Ayer, este matutino se reencontró una vez más con el trabajador. Fue en el corte intermitente que se estuvo realizando en el cruce de las rutas 226 y 51, en el marco de un paro nacional de ATE que, en el caso de Azul, se focalizó en el reclamo por el no cierre de la fábrica militar de pólvoras y explosivos y la reincorporación de los contratados.
“Lo que nosotros pretendemos es que este reclamo se haga visible a nivel nacional, que es lo que va a repercutir con mayor fuerza. Lo que estamos esperando es la reacción de la Gobernadora Vidal y de la presidencia porque acá ni el ministro Aguad nos ha dado ningún tipo de respuesta, que son los que tendrían que ‘cortar el bacalao’. Ya sabemos que en alguna medida se hizo responsable (el interventor Luis) Riva de esta decisión. Si es una decisión equivocada y la gobernadora Vidal no está de acuerdo con que se le metan en la provincia y el ministro Aguad llega a decir que esto fue un error, entonces que se revierta todo y que vuelvan a ingresar los compañeros a la fábrica. Esto creo que estamos todavía a tiempo de hacerlo”, dijo.

“La fábrica está en condiciones porque si los compañeros ingresan no dentro de demasiado tiempo podemos retomar la situación y volver a trabajar como estábamos haciendo, todo depende de que ellos implementen una política adecuada a partir de la instalación de un montón de canteras en la zona. Nosotros estamos en condiciones”, agregó Firpo.
En otro orden el trabajador e integrante de la conducción local de ATE sostuvo que existe predisposición a colaborar con los proyectos que apuntan a la radicación de canteras en el distrito de Azul, al señalar que “nosotros estamos en condiciones de proveer todo el explosivo que necesitan las canteras”, evitando que sean las empresas instaladas en Olavarría y que son parte de multinacionales las proveedoras.
“Esto es un boicot para Fabricaciones Militares; quieren terminar de vaciarla, hacerla desaparecer y que se sigan enriqueciendo las multinacionales y las empresas que deciden saquearnos a nosotros como trabajadores”, advirtió.
El dirigente hizo un llamado para que la ciudadanía “despierte de su letargo y tome conciencia del destino que los gobernantes le quieren dar al país”.
“Nosotros, los que elegimos, a veces nos equivocamos. De ahí que convoco a todos los que se consideren estafados y equivocados en el voto porque eso no quiere decir que no puedan revertir esta situación uniéndose a todos los trabajadores que están en la calle protestando. Todos somos trabajadores. Los que no son trabajadores son ladrones y emisarios del capital. Macri termina siendo el mostruo que representa al capital para terminar de saquearnos como lo hicieron en los 90’”, explicó.
Firpo hizo un análisis de la idiosincrasia del argentino típico, a menudo “un poco complicada”. “Cuando protestamos podríamos hacerlo como lo hacen en otros lugares del mundo, sin molestar a nadie. Acá, si no protestamos y le pisamos los cayos a alguien, la protesta no se hace visible, como sucedió con la carpa docente en Plaza de Mayo, que se habituaron a verla y pasó a ser parte del paisaje. Con los compañeros Wichis pasó lo mismo. A los dirigentes de este país que tenemos, que son de cuarta, debemos molestarlos de alguna manera para que sea la sociedad la que termine reclamándoles”, amplió.
Consultado sobre el desempeño de la dirigencia política local, consideró que “todos salieron un poco tarde”. “Tuvimos que hacer hasta marchas para que el intendente nos escuche. Tendrían que haber hecho lo que están haciendo ahora hace un montón de meses”, dijo, para reconocer el acompañamiento que vienen teniendo de la ciudadanía. “La pueblada que tuvimos eso sí que me enorgullece. La ciudad de Azul tiene que mantenerse en esa posición sea quien sea el sector afectado”, concluyó.
 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *