FALLO DE UN JUICIO ABREVIADO

Dañó un móvil policial y quiso cometer un robo: lo condenaron a un año y ocho meses de prisión

La pena, en suspenso, se la impusieron a modo de condena a un joven que en abril del año pasado había cometido ambos hechos. Durante el intento de robo, el damnificado se enfrentó con el encausado y logró encerrarlo en un galpón hasta la llegada de la Policía.

Un joven está cumpliendo una pena de un año y ocho meses de prisión de ejecución condicional, después de que días atrás fuera condenado en un juicio abreviado por dañar un móvil policial y también por un intento de robo.

Fuentes judiciales informaron a EL TIEMPO que el proceso relacionado con estos hechos se tramitó en el Tribunal Oral en lo Criminal número 2.

El juez que intervino en ese juicio abreviado, Carlos Pagliere (h), halló al encausado autor de los delitos de daño simple y robo calificado por escalamiento en grado de tentativa en concurso real de acciones.El joven condenado fue identificado como Germán Daniel Ibáñez, un azuleño que tiene 19 años.

Los hechos tratados en el juicio abreviado ocurrieron el 6 de abril del año pasado en esta ciudad.

De acuerdo con lo que quedó probado, ese día -cuando era alrededor de la hora dos- el joven se hizo presente en las afueras de una casa ubicada en la calle Mendoza entre Moreno y De Paula, donde “procedió a arrojar una varilla de hierro contra un móvil policial que se hallaba estacionado en el lugar”. La varilla terminó dañando la chapa del patrullero, a la altura de la puerta del conductor.

Posteriormente, intentó cometer un robo en Villa Piazza Sur, en una vivienda ubicada en Calle 63 entre Juan B. Justo y Olavarría.

En ese domicilio, “previo escalar una pared de 2,50 metros de alto, ingresó a través de una ventana al galpón lindero a la casa de Edgardo Luján Barbalarga y se apoderó ilegítimamente de una motoguadaña naftera mara Oleomac color naranja”, señaló el juez en el fallo.

Pero no pudo lograr su cometido, ya que Barbalarga, al escuchar ruidos, “se trenzó en una pelea” con Ibáñez, a quien redujo y encerró en el galpón hasta la llegada de personal policial que lo aprehendió.

“Sentí ruido en el galpón-garaje y al mirar veo a un flaco que quería llevarse la motoguadaña, intentaba sacarla por el ventiluz. Ahora no puede salir porque la puerta de salida y el portón están cerrados”, le dijo aquella noche Barbalarga a los policías que concurrieron a su vivienda.

La falta de antecedentes penales computables fue valorada por el juez que lo condenó como una circunstancia atenuante para el encausado. En tanto, el magistrado del TOC 2 tuvo en cuenta como una agravante para Ibáñez “la nocturnidad de la que se valiera para perpetrar el delito de daño e intentar sustraer mediante violencia y escalamiento la motoguadaña propiedad del señor Barbalarga”.

El dato

Esa pena de prisión en suspenso para el joven implicó que le fueran fijadas como pautas de conducta las siguientes obligaciones: fijar residencia y someterse al control del Patronato de Liberados de Azul.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *