DAÑOS COLATERALES DE UNA DECISIÓN POLÍTICA


Cristian Oruezabal es un trabajador de FANAZUL que desde el domingo vive, literalmente, en el veredón municipal, luego de haberse quedado sin techo como consecuencia directa de haber perdido su fuente laboral. Frente al palacio comunal, este hombre de 34 años oriundo de Rauch, que está en Azul desde hace cinco años y medio cuando ingresó en la fábrica de pólvoras y explosivos, da su pelea para la reapertura de la planta cerrada desde hace un mes. “Nunca pensé que me iba a pasar una cosa así. Si bien en los ’90 y en 2001 pasamos momentos difíciles, siempre tuve trabajo y un techo”, dijo al hablar con este diario.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *