DISTINCIÓN DE LA GOBERNACIÓN

De proyecto escolar a posible microemprendimiento en Azul

“Mica” tuvo una doble distinción en la EST N°1: fue abanderada y “mejor compañera”.Silvia Micaela Andrada estuvo en la redacción de este diario junto con la docente Margarita López para dar cuenta de los alcances del proyecto “Naranjas de Azul” y la importancia de haber recibido el premio “Abanderados 2016”, que otorga la provincia para resaltar el valor del esfuerzo y del mérito.María Eugenia Vidal, junto con los ministros de Educación y de Trabajo de la provincia, rodeados de algunos de los 137 alumnos que fueron distinguidos el 28 de diciembre en la Gobernación. Entre ellos estuvo la azuleña Silvia Micaela Andrada.
<
>
Silvia Micaela Andrada estuvo en la redacción de este diario junto con la docente Margarita López para dar cuenta de los alcances del proyecto “Naranjas de Azul” y la importancia de haber recibido el premio “Abanderados 2016”, que otorga la provincia para resaltar el valor del esfuerzo y del mérito.

Días pasados se informó sobre el reconocimiento que recibió Silvia Micaela Andrada, egresada de la Escuela Secundaria Técnica N° 1 “Coronel Pedro Burgos” de Azul, a partir de un proyecto sobre las naranjas que visten algunas calles del centro y macrocentro de la ciudad. En compañía de una docente del citado establecimiento, la joven conversó con EL TIEMPO sobre la interesante vivencia. 

Silvia Micaela Andrada está viviendo semanas especiales en sus incipientes 18 años. La joven, que es egresada de la Escuela Secundaria Técnica N° 1 “Coronel Pedro Burgos”, recibió la distinción “Abanderados 2016” de la Gobernación de la provincia de Buenos Aires, a partir del proyecto que junto con otras dos compañeras y un profesor que se desempeña como ingeniero químico presentó vinculado con las naranjas que caracterizan calles céntricas y del microcentro de esta ciudad. El hecho, sobre el que se informó en una edición anterior, es motivo de orgullo no sólo a la comunidad educativa del citado establecimiento situado en la Avenida 25 de Mayo Norte sino para la comunidad local en general, ya que la iniciativa de Andrada y sus compañeras pasó a representar a la región que comprende a otros distritos del centro bonaerense, más allá de Azul.

Premio al mérito y al esfuerzo de los mejores alumnos

Según el portal ABC, donde se da parte al acto realizado el pasado 28 de diciembre, se indica que “en el marco del proyecto ‘Abanderados 2016’, el gobierno de la provincia de Buenos Aires entregó a 137 estudiantes secundarios medallas y un reconocimiento por su entrega y esfuerzo durante la trayectoria escolar”.

El acto, que se desarrolló en el salón de Usos Múltiples de Casa de Gobierno, estuvo encabezado por la gobernadora María Eugenia Vidal; el ministro de Trabajo, Marcelo Villegas; el ministro de Educación, Alejandro Finocchiaro y la ministra de Desarrollo Social de la Nación, Carolina Stanley.

En la oportunidad, Vidal resaltó: “El valor del esfuerzo, del mérito, de que no da lo mismo hacer las cosas bien que no hacerlas. Eso es lo que queremos transmitir desde el Gobierno y compartir con todos los vecinos de la Provincia. Este programa apuesta al esfuerzo y al mérito. Vale la pena destacar al que es sobresaliente”.

Por su parte, Villegas indicó: “Este programa va a permitir que 25 de estos jóvenes trabajen en el Estado. El objetivo es revalorizar el empleo y la función pública como servicio a la comunidad, en el marco de una administración profesional, que reconoce el esfuerzo y los valores solidarios como parte fundamental de la carrera en la administración de la provincia de Buenos Aires”.

En tanto, Finocchiaro señaló que: “Estamos premiando el mérito de nuestros buenos alumnos. El mérito no es solamente sacarse excelentes notas sino también es esforzarse día a día, superar las dificultades y luchar para progresar en la vida”. “En el Estado tenemos que imponer la lógica del mérito y de que entran los mejores”, finalizó el titular de la cartera educativa.

Cabe señalar que los 137 alumnos representan a cada uno de los 135 municipios de la provincia y 3 al Partido de la Matanza. Todos ellos serán puestos a consideración de un jurado conformado por destacadas personalidades del mundo académico, empresario, religioso y cultural, entre los que se encuentra el ministro Alejandro Finocchiaro; Estanislao Bachrach; el Padre José María Di Paola; Facundo Manes, Lalo Creuss, Ariel Cohen Sabban, María Figueras y Néstor Noccetti.

El comité evaluará a los estudiantes por su compromiso con la sociedad bonaerense, quienes elegirán a los 25 Abanderados de la provincia de Buenos Aires (cumpliendo con el requisito de representar las 25 regiones educativas). Los ganadores tendrán la oportunidad de trabajar en el sector público en el territorio bonaerense.

 

Sustituir un producto que se importa

“Mica”, como familiares y amigos conocen a Andrada, comenzó relatando cómo llegó a participar de este proyecto que, tras ser premiado, está siendo considerado por un jurado de notables para representar a la región educativa que entre otros distritos comprende al de Azul.

“Un profesor nos planteó qué podíamos hacer con las naranjas; empezamos a buscar información en Internet para ver qué productos podíamos hacer y surgió la idea de sustituir un producto de importación, que es pectina cítrica. De ahí en más comenzamos a buscar diferentes métodos para poder sacar ese producto” de las naranjas que “visten” calles del centro y macrocentro de esta ciudad, indicó.

Margarita López, docente que tuviera a la joven como alumna, explicó que “la provincia lanza el programa ‘Abanderados’, que llega vía correo electrónico a través de nuestra Inspectora, María Laura Salvador, y de jefatura distrital. Como Micaela fue mejor promedio y mejor compañera y piensa seguir estudiando en la Facultad de Ingeniería Agronómica, la idea era postularla para que pueda acceder a una beca. Resolvimos participar del programa, mandamos los datos de Micaela más el proyecto en el que participaron dos alumnas más y así fue seleccionada”.

La profesora detalló que, antes de viajar, Andrada tuvo una entrevista en Jefatura Distrital, donde se le confirmó que iría a La Plata representando al distrito.

“El 28 de diciembre le hicieron entrega a un chico por cada distrito de un diploma y una medalla. Ellos, más allá de ser abanderados, habían trabajado en un proyecto de interés comunitario o solidario y, de esa primera selección, van a ser seleccionados 25 trabajos, uno por cada región educativa. Vamos a ver; tenemos puestas todas las ‘fichas’ en Micaela…”, expresó López, quien mencionó que en el mes de febrero se resolverá la instancia final del certamen.

 

Un proyecto y sus alcances

En otro tramo de la nota con este diario, la docente dio a conocer los alcances que la idea inicial del proyecto elaborado en la EST N° 1 “Coronel Pedro Burgos” puede tener. “Mica es muy buena alumna y el tema de las naranjas era buscar un uso redituable a algo que está en la vía pública; si bien quedan hermosas cuando están en la planta, ensucian en el piso o están para que las pateen o que caigan sobre los autos. A través de un muestreo llegaron a determinar la cantidad de naranjas que se pueden llegar a producir. La idea es mejorar las plantas que están, porque hay muchas que están enfermas, y darle participación a otros organismos para suplantar las que son irrecuperables. Ellos tienen hasta el proyecto calculado para poner una planta piloto de procesamiento de naranjas para obtener dulces, jaleas, aceites esenciales”, afirmó.

López advirtió que, entre otros factores, el proyecto del que participa Micaela propicia la sustitución de la pectina, un producto que se está importando. La pectina es un azúcar que se encuentra en las plantas y que puede usarse como agente gelificante, especialmente en mermeladas y jaleas. Aunque muchas plantas la tienen, la piel de los cítricos como las naranjas es particularmente rica en pectina.

También señaló que en las pruebas de laboratorio se llegó a la conclusión que todo el producto del fruto se puede aprovechar.

“Con el desecho, los chicos de sexto año empezaron a trabajar en un fermentador para obtener alcohol. Ese alcohol lo podemos utilizar en el laboratorio de la escuela porque usamos en la tecnicatura en química un montón de alcohol, lo cual genera un gasto constante”, explicó.

 

Una siembra de dos años

Estefanía Chaves y Rocío Gutiérrez completan el equipo que integró Silvia Micaela Andrada y que coordinó el Profesor Héctor Ortiz, egresado de la misma EST N° 1 como Técnico Químico y hoy Ingeniero Químico.

“Es un proyecto que no se conoce y sobre el que se lleva trabajados dos años. Ellas empezaron en Sexto Año a investigar y finalizaron en Séptimo. La idea es que sea un microemprendimiento para Azul. Es un proyecto a mediano o largo plazo que se puede seguir mejorando”, dijo López sobre la iniciativa que está a consideración de un jurado convocado por la Gobernación.

De todas maneras la docente recalcó que, más allá de todo, existe un propósito superior en esta instancia que es lograr que “Mica” –integrante de una familia muy humilde- tenga una beca para poder seguir estudiando. “Ojalá la bequen y, si no, buscaremos alguna otra beca para que ella pueda seguir estudiando porque realmente se lo merece”, resaltó.

“Tanto de este grupo como de la mayoría de los chicos que tengo en la escuela digo lo mismo. En la Escuela Técnica el chico aprende a trabajar y el valor del esfuerzo porque cursan de mañana y de tarde; tienen 2.000 horas más de cursada que cualquier otro colegio secundario, y es la diferencia en el título. Ella, cuando le llegue el título, puede ir al Colegio de Técnicos de la Provincia, matricularse como Técnica Química y ejercer su profesión. Es la diferencia que hace una técnica de una secundaria y eso se nota desde el primer año, cuando en los talleres los chicos trabajan con la madera y ves las cosas hermosas que hacen”, indicó.

Agregó que “todos los años, de primero a séptimo, la escuela trabaja por proyectos; se desarrolla un proyecto principal y subproyectos. De primero a tercero aprenden las técnicas en ciclo básico lo que es taller y en cuarto año arrancan con técnicas en el laboratorio. Así, Cuarto Año hizo tizas; Quinto, con pep plástico, obtuvo una serie de revestimientos que están en proceso de investigación; Sexto el fermentador y Séptimo el proyecto que se llama ‘Naranjas de Azul’”.

 

LA OTRA COSECHA DE FRUTOS

La docente Margarita López admitió que en la EST N° 1 “Pedro Burgos” existen, de la misma manera que hay en otros colegios, casos de deserción pero que éstos están asociados a la carga horaria. “Hay deserción porque no todos los chicos ‘aguantan’ la carga horaria que conlleva una técnica pero, el que la soporta, tiene sus frutos. A dos ex alumnos los llamaron del CONICET porque concursaron para ser ayudantes; todavía no sabemos los resultados, pero el hecho de que hayan logrado participar, es todo un logro”, significó, para mencionar que el establecimiento tiene firmados convenios de pasantías con Laboratorio Azul, CEAL y el Instituto de Hidrología de Llanuras “Eduardo Usunoff”.

“Siempre recalco el sentido de la responsabilidad que tienen estas chicas. El Día del Estudiante, mientras otros jóvenes disfrutaban en el parque, ellas fueron a trabajar y al pic nic fueron a la tarde. Para nosotros es un orgullo que hayan logrado participar de este programa ‘Abanderados’”, finalizó López.

 

UNA ELABORACIÓN CERVANTINA

El proyecto que nació de la Escuela Secundaria Técnica N° 1 “Coronel Pedro Burgos” no es el primero que está enfocado en las naranjas que caracterizan el arbolado de, por ejemplo, la calle Belgrano de Azul. En el marco del II Festival Cervantino que se desarrolló en noviembre de 2008, se realizó un concurso gastronómico “Buscando a Dulcinea, el sabor dulce para Azul”, organizado por la comerciante Agustina Bauché y el Centro Empresario de Azul. La propuesta consistía en encontrar un postre que, con el tiempo, fuera reproducido de tal manera que se convierta en la opción tradicional dulce de la ciudad tanto para sus habitantes como visitantes, combinando en una receta alguno de los productos típicos de Azul: las naranjas amargas, la miel o el dulce de leche. La receta ganadora fue la de María Gabriela Vergara, quien propuso una mousse de queso y naranjas amargas, combinando amarettis, almendras, miel, y naranjas amargas. La receta fue donada al Comité Directivo “Azul, Ciudad Cervantina” (CODACC) para que sea compartida con toda la comunidad y el sector gastronómico.

 

“POR MUCHOS RECONOCIMIENTOS MÁS”

La publicación donde se dio cuenta de la distinción recibida por Micaela Andrada generó varios comentarios en el perfil de Facebook de EL TIEMPO. A continuación transcribimos algunos de ellos.

Verónica Berón: Felicitaciones Mica!!!! Mi alumna de 6 año en EP 64!!!!! Siempre se esforzó por crecer y superarse!!!! Acompañada de su familia!!!!!! Me siento muy orgullosa de vos!!!!!

Claudia D’Alessandro: Felicitaciones micaela!!! Por muchos reconocimientos más!!

Mariana Orellano: Felicitaciones Micaela!!!!Merecido por tu esfuerzo y por lo linda persona que sos. Me alegra muchísimo!

Silvia Chiniquini: Q bueno!!! Felicidades. Te mereces eso y mucho más por tu esfuerzo… Te dese lo mejor y seguí adelante. Besos

Inés Pacheco Gárderes: Felicitaciones. Digna de imitar!!!!

Nazareth Torres: Felicitaciones Mica Andrada!!!

Lucina Piccini: Felicitaciones! Qué orgullo! A seguir así!

Stella López: Felicitaciones Micaela!!!

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *