CON LA PARTICIPACIÓN DE UNA CHILLARENSE

Debates en Chillar sobre naturaleza y desarrollo

Una de las disertantes que participó de la charla-debate en la Biblioteca Popular de Chillar. SILVIA PARRA
<
>
Una de las disertantes que participó de la charla-debate en la Biblioteca Popular de Chillar. SILVIA PARRA

CHILLAR (De nuestra corresponsal) – El sábado 4 en la Biblioteca Popular “Asociación Cultural” de Chillar, se presentó el libro digital “Debates Sobre Naturaleza y Desarrollo”. La charla-debate estuvo a cargo de la Prof. Ana María Fernández Equiza y de la chillarense Micaela Zabalza, Licenciada en Relaciones Internacionales.

“Hay dos caminos al finalizar la carrera, trabajar en lo que cada uno eligió o hacer investigación. Por lo general la investigación se perfila al empezar la tesis, se busca un profesor, se forman grupos y se comienza. Nosotros estamos dentro de Conicet y dentro de Conicet en CIP, que es la comisión de investigaciones de la provincia. Nuestro grupo tiene tres líneas de investigación: una analiza población, otra industria y otra medio ambiente y desarrollo”, expresó Zabalza.

“Yo estoy en la línea de Ana María (Fernández Equiza), que se trata de conflicto ambiental. Todos tenemos una historia atrás que te marca; así supe desde el primer momento que quería hacer soja. Ahí me di cuenta que agricultura es enorme; encontrás agricultura industrial y la familiar, que me encanta. Después me di cuenta que sobre soja se había escrito mucho y Ana me habla del monocultivo de eucaliptos, que me encantó. Así, lo hice sobre Uruguay pero ya el año próximo vamos a hablar sobre Argentina”, explicó.

Zabalza señaló que “todo se relaciona con inversiones extranjeras: la ley dice que se tienen que ubicar en zonas donde no hay otros cultivos o la tierra es menos fértil, pero ninguna empresa quiere eso. Entonces toman las mejores tierras comprándolas o arrendándolas a campesinos de manera ilegal. El trabajo que traen se convierte luego en trabajo esclavo. Se tala árbol por árbol con gente joven con buen estado físico; deben aplicar herbicida árbol por árbol y, cuando se enferman, no se les paga y las mujeres y gente de más edad quedan fuera del circuito”.

La profesional chillarense puntualizó que “el suelo absorbe muchísima agua, que le saca a plantaciones vecinas y luego de la tala queda convertido en arena. En los países de origen no lo tiene permitido, entonces se llevan de acá el producto listo y no tienen costos ambientales”.

El ejemplo de Benito Juárez

En la charla con este diario la entrevistada se refirió al tema de la siembra directa, y para ello tomó como ejemplo la estancia “La Aurora”, situada en el distrito de Benito Juárez, propiedad del Sr. Kielv.

“Esto se trata en el tercer capítulo donde se marca lo que es la agricultura convencional; la que se trata con agroquímicos, fertilizantes, pesticidas y que hay una alternativa. Hace años este señor dijo que no quería dejarle un muerto a sus nietos (refiriéndose a la tierra claro) y comienza con un Ing. Agrónomo a trabajar como antes. Reproduce su propia semilla, permite que crezca el pasto y deja los excrementos de los animales. Hace un sistema de rotación y comprueba que los costos son menores y la ganancia, mayor”, sostuvo.

Agregó Zabalza que “esta comparación la hicieron con un vecino. También comprobaron que el suelo del vecino disminuyó de 5 a 20 centímetros. La importancia de esto está dado también en que no se hizo en una granja sino en un campo de 600 has donde también hace ganadería. En Guaminí hay otra experiencia un poco mas grande de de donde salió luego un molino que hace harina integral y funciona muy bien”.

EL DATO

El libro está organizado siguiendo a un autor, Rolando García, un azuleño que dice que todos los estudios se deben hacer en una escala global, regional y local, advirtió Micaela Zabalza, quien agradeció la colaboración de la Biblioteca Popular, el público y los medios.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *