Declaración del Consejo Académico de la Facultad de Derecho de la UNICEN

El Consejo Académico de la Facultad de Derecho – UNICEN expresa su preocupación frente a las decisiones tomadas en los últimos meses por el gobierno nacional en torno al presupuesto y desarrollo del sistema científico argentino.

El presupuesto asignado al sistema científico-tecnológico pasó de representar el 0,75% del PBI en 2015 al 0,59% en 2017.

Algunas de las consecuencias más notorias pueden verse en las decisiones que han tomado las autoridades del CONICET, las que afectan directamente a su personal e indirectamente repercuten en el conjunto de los trabajadores ligados al sistema de ciencia y técnica en este país (en universidades y otros organismos de investigación).

En diciembre de 2016 unos 508 postulantes a ingresar en la carrera de investigador del CONICET, que estaban recomendados por las instancias de evaluación, no fueron designados por decisión del Directorio de dicho organismo. Este hecho no sólo impide la continuidad laboral de estos jóvenes investigadores, sino que también disminuye la performance de los equipos de trabajo en los que se hallan insertos. A su vez, de no brindarse una solución frente a esta negativa, se malogra la inversión realizada por el Estado en la formación de recursos humanos (en su mayoría a través de becas exclusivas por 5 o 7 años).

Por otro lado, también fueron recortadas cerca de 200 becas –entre doctorales y posdoctorales– con relación a las otorgadas en el año anterior, lo que dificulta la continuidad de líneas de trabajo que preveían la inclusión de nuevos becarios.

Todo esto en un marco de menosprecio al acuerdo implementado en 2013 denominado “Plan Argentina Innovadora 2020”, que las autoridades actuales del MINCyT y del CONICET han firmado, y que establece, entre otras cosas, la garantía de un crecimiento anual del 10% de la planta de investigadores hasta 2018. Ello se contradice con la cantidad de ingresos operados en 2016 y con los previstos para este año. En su primera reunión de 2017 el Directorio del CONICET resolvió abrir 450 vacantes para ingreso a Carrera del Investigador (número similar al ingreso efectivo en 2016), aproximadamente un 50% inferior al de los años que van de 2012 a 2015.

También es preocupante la ampliación del porcentaje de ingresos para postulantes con temas considerados “estratégicos y tecnológicos”, lo que reduce el presupuesto destinado a la investigación básica, que pasará de un 70% a un 50% del total de las vacantes. Esta decisión afecta directamente al conjunto de las ciencias sociales y humanas, que en su mayoría dedican su tiempo al desarrollo de este tipo de conocimiento.

La ciencia básica ha sido históricamente la base fundamental del desarrollo tecnológico y social que supimos alcanzar, tanto en este país como en el resto del mundo. Los descubrimientos de leyes científicas fundamentales o de mecanismos sociales ignorados han sido históricamente desarrollados sin un interés por su aplicabilidad práctica inmediata. Las concepciones en torno a muchos temas y problemáticas sociales y las formas para intentar abordarlas tienen, sin duda, su fundamento en el desarrollo de las ciencias sociales. Vemos con preocupación esta confusión entre utilidad y efecto material inmediato.

Finalmente consideramos que para garantizar la práctica democrática al interior del CONICET es necesaria la regularización de la actual composición de su Directorio, a través de la incorporación de los dos colegas elegidos hace ocho meses para formar parte del cuerpo y que aún no han sido designados. (Fuente: Prensa de la Facultad de Derecho de la UNICEN)

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *