ATP DE BUENOS AIRES 

Delbonis dejó escapar una chance notable 

 

En el tercer set, el tenista azuleño vencía  4 – 1 a un Nicolás Almagro grogui y superado en el juego. Pero la reacción del murciano fue notoria, plasmó dos quiebres y al cabo de 2 horas 13 minutos, hizo suyo el pase a cuartos de final del torneo que se juega en el Buenos Aires Lawn Tennis Club.

Adiós a Buenos Aires. Delbonis cayó ante Almagro en octavos de final y quedó eliminado.

INFOBAE.COM
<
>
Adiós a Buenos Aires. Delbonis cayó ante Almagro en octavos de final y quedó eliminado. INFOBAE.COM

Tan cerca que estuvo y tan lejos que se fue ahora la clasificación a cuartos de final del ATP de Buenos Aires. Si incluso pareció que el zurdo repetía la “fórmula” que había empleado ante Fognini el martes, cediendo el primer set y luego engrandeciendo de igual manera su juego y su ánimo para imponerse. Pero no,  pese a que casi sopesó la victoria entre sus manos, Federico Delbonis dejó escapar una chance muy favorable y quedó eliminado del cuadro de singles del certamen porteño.

De nuevo, el azuleño protagonizó un desarrollo extenso, casi dos horas y quince minutos duró el partido que finalmente vio triunfar al español Nicolás Almagro por 6-3, 4-6 y 6-4.

Almagro hizo suya la manga inicial en unos 37 minutos, merced a un quiebre sobre el servicio de Delbonis (4-2) y dominó con su potencia habitual, y una velocidad de pelota mayor que le daba réditos en un partido muy parejo.

Al igual que la dirección que le imprimió a su mano a mano ante el italiano, Delbonis llevó el trámite hacia una circunstancia que alentara no sólo sus ilusiones, sino también su potencialidad. Comenzó a mover al nacido en Murcia  de un lado a otro de la Guillermo Vilas , le restó ángulos de disparo y supo condicionarlo para que su producción se tradujera en una serie de errores no forzados, síntoma del partido que le permitió a “Delbo” ganar por 6-4 con un quiebre de servicio. En ese momento llegó lo mejor de Delbonis, con una derecha muy precisa y una confianza que le permitió ganar cinco juegos seguidos desde el 4-4 hasta que se puso en ventaja por 3-0 en el tercer set, ante un rival desconcertado.

El murciano nos hizo creer que se había desprendido del cotejo, que lo apreciaba desde lejos, como impotente, quizá, ante el carácter y la preponderancia del tenista azuleño. Pero Almagro no se había ido a ningún lado (o a lo sumó, supo cómo volver): ganó cinco games consecutivos –con 2 quiebres (3-4 y 5-4)– y consiguió el pasaje a cuartos de final.

“Pude controlar las emociones cuando peor estaba la situación. El partido se definió por pequeños detalles”, destacó Almagro al cabo del cotejo.

 

 

 

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *