EN LAS FLORES Y CALLE 8

Delincuentes robaron ayer en un taller de herrería que está en el Barrio El Sol

 

El ilícito se produjo en uno de los galpones de un predio donde actualmente varios emprendedores que forman parte de la CAMME están desarrollando sus actividades. Un hijo del herrero damnificado por el robo contó que a su papá le sustrajeron todas las herramientas, valuadas en su totalidad en unos 80.000 pesos.

 

“Mi papá ahora no puede seguir laburando. Para trabajar necesita todas estas herramientas que le llevaron”, dijo Joaquín Raffaelli sobre este ilícito ocurrido en una herrería que está en uno de los galpones situados en Las Flores y Calle 8.
FOTOS: JOSÉ BERGER
<
>
“Mi papá ahora no puede seguir laburando. Para trabajar necesita todas estas herramientas que le llevaron”, dijo Joaquín Raffaelli sobre este ilícito ocurrido en una herrería que está en uno de los galpones situados en Las Flores y Calle 8. FOTOS: JOSÉ BERGER

Un herrero se quedó prácticamente sin todos sus elementos de trabajo, después de que durante las primeras horas de ayer delincuentes desvalijaron el taller que posee en el Barrio El Sol de esta ciudad.

El lugar donde este ilícito se produjo es uno de los galpones perteneciente al predio donde actualmente varios emprendedores que forman parte de la Cámara Azuleña de Micro Mediana Empresa (CAMME), entre ellos el hombre damnificado por este robo, están desarrollando sus actividades desde hace aproximadamente un año.

Roberto Raúl Raffaelli tiene 46 años y, según contó uno de sus hijos en diálogo con este diario, hace algo más de ocho meses que posee su taller metalúrgico en uno de los galpones que están en Las Flores y Calle 8.

Ayer a la mañana, cuando Raffaelli concurrió a su lugar de trabajo, descubrió que un candado que con una cadena cerraba el portón de chapa de ingreso al lugar estaba violentado.

Al abrir esa puerta corrediza, descubrió la existencia del ilícito que después denunció en sede policial, hecho que ahora -en formato de una causa penal caratulada como robo– se está investigando, con el fin de dar con los autores del hecho y recuperar esas herramientas que le impiden al herrero desarrollar normalmente su trabajo.

Joaquín Raffaelli, un joven de 23 años que es hijo del herrero, contó que ayer su papá llegó al taller “como a las ocho de la mañana y se dio cuenta de que el candado estaba roto”.

“Cuando abrió la puerta, se encontró con que le habían desvalijado todo el lugar”, agregó el joven que también se convirtió en damnificado por este robo, ya que en el taller tiene un automóvil Ford Falcon al que los autores de este hecho le sacaron el estéreo y los parlantes.

“Yo guardo el Falcon acá porque vivo cerca. Y también le sacaron varias cosas”, señaló uno de los hijos del herrero afectado por lo que fue este robo.

A través de las redes sociales, en su cuenta de Facebook una de las hijas de Raffaelli dio a conocer ayer el robo en el taller de su papá, indicando que los elementos de los que los autores de este ilícito se apoderaron fueron dos herramientas eléctricas, dos amoladoras, una agujereadora, un compresor, un televisor de 20 pulgadas, un cajón con varios elementos y el estéreo y los parlantes del Falcon.

Joaquín Raffaelli mencionó durante el diálogo mantenido con EL TIEMPO que en la denuncia que su papá hizo en la comisaría primera por lo sucedido valuó la totalidad de las herramientas robadas en “unos 80.000 pesos”.

“Se llevaron todo, no dejaron nada”, comentó el joven también, indignado y con bronca por lo ocurrido.

Con relación al hecho, sostuvo que “es imposible que este robo lo haya hecho una sola persona. Tienen que haber sido varios los que entraron al taller. Además, todo lo que se llevaron lo tienen que haber cargado en una camioneta, porque en un auto no entra”.

“Mi papá ahora no puede seguir laburando. Para trabajar necesita todas estas herramientas que le llevaron. Ahora no le quedó nada y tiene que arrancar de cero de nuevo” dijo también, al tiempo que esperaba que la Policía pueda dar con los autores de este ilícito.

Al ser consultado sobre la existencia de otros hechos similares en los galpones donde están ahora los trabajadores que forman parte de la CAMME, el joven recordó que tiempo atrás en uno de esos lugares “robaron del patio unos ladrillos. Pero un robo así grande como éste hasta ahora nunca había pasado en este lugar”.

El dato

Tras la denuncia radicada ayer por lo sucedido en la sede de la comisaría primera, efectivos pertenecientes a la Policía Científica concurrieron al taller, con el fin de realizar pericias tendientes a identificar a los autores de este robo.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *