LA JURISPRUDENCIA EN EL CASO DE LA “TRIPLE A”

Delitos de lesa humanidad, en Azul

La “Triple A” que, entre otros, produjo el atentado con trotyl contra el abogado laboralista azuleño Claudio Minellono en diciembre de 1975, es, sin duda, uno de los problemas centrales de la historia política y, aún más, de la actuación judicial, de los últimos años.

En 2006, se determinó que los delitos cometidos por esa organización ilegal se consideran de lesa humanidad. Es decir, por tratarse de crímenes contra la Humanidad resultan “imprescriptibles”. Implica que este tipo de delitos no pierde vigencia.

Un segundo aspecto en el caso de la “Triple A” es que fue liderada por un ministro de un gobierno constitucional: José López Rega (Bienestar Social). Asumió en el mandato del presidente Héctor Cámpora, en 1973, y dejó el cargo a mediados de 1975.

Precisamente, la actuación de la “Triple A” (Alianza Anticomunista Argentina) se desarrolló, sobre todo, los años 1974 y 1975. Una de sus últimas acciones fue, casualmente, el atentado contra el azuleño Minellono, por entonces, además de abogado laboralista, concejal por el Partido Socialista.

Causa inicial  

La causa N° 1075/2006 caratulada “Triple A” tuvo una resolución el 26 de diciembre de 2006. Fueron declarados delitos de lesa humanidad aquellos hechos cometidos en el marco de la actuación de la asociación denominada “Triple A”. Esa resolución la adoptó el juez federal que llevaba el caso por entonces, doctor Norberto Oyarbide.

Se recordó, en los fundamentos, que “la investigación se inició el 11 de julio de 1975 por denuncia del Dr. Miguel A. Radrizzani Goñi contra José López Rega –por entonces ministro de Bienestar Social y Secretario Privado de la Presidencia de la Nación–, y los comisarios Almirón y Morales –Jefes de las custodias de la Sra. Presidenta de la Nación [Isabel Perón] y del Sr. Ministro de Bienestar Social [López Rega], respectivamente–.”

Como resultado de la investigación judicial, “el proceso avanzó hasta lograr la detención del ex-ministro de Bienestar Social, quien fue acusado como organizador y jefe de una asociación ilícita.”

El siguiente punto es también determinante: “[…] de la lectura del sumario surge claramente que la organización denominada ‘Triple A’ fue una organización criminal gestada desde el mismo Estado.”

La acusación contra López Rega fue realizada por quien entonces se desempeñaba como fiscal general de la Fiscalía Nacional de Investigaciones Administrativas, el doctor Ricardo Molinas. Aseguró, a la hora de solicitar la pena: “[Que] la condición de Ministro de un Gobierno democrático importa una mayor responsabilidad en el ejercicio funcional y por el contrario la forma en que ésta se llevó a cabo –decididamente para delinquir– exterioriza por parte del autor una prostituida predisposición hacia el aprovechamiento de los bienes del Estado con beneficios espúreos [sic]: montar una máquina para matar. Paradoja del destino: precisamente se instituyó en el Ministerio de Bienestar Social.”

Tres puntos claves   

La resolución de 2006, que declaró de lesa humanidad los ilícitos de la “Triple A”,  incluyó tres aspectos que pueden destacarse particularmente:

1.- “[…] la existencia de la Triple A y los distintos hechos cometidos por sus miembros, obedecieron a circunstancias políticas, enmarcadas en cuestiones ideológicas y montada desde el aparato del Estado, bajo cuyo amparo y garantía de impunidad actuó la asociación, en una práctica generalizada que de por sí constituyó una grave violación a los derechos humanos justamente porque fueron implementados y llevados a cabo desde el Estado y por sujetos que respondían a ese poder.”

2.- “[…] los hechos que aquí se investigan encuadran entre los que han sido descriptos en el derecho público internacional como ‘delito de lesa humanidad’ dado que nos encontramos frente a diversos hechos de extrema gravedad –secuestros, homicidios, etc. – orquestados desde el Estado, y por lo tanto, delitos que atentan contra los derechos humanos y que resultan imprescriptibles a la luz de las normas legales vigentes.”

3.- “[Los hechos ejecutados por la Triple A] fueron motivados en cuestiones de persecución ideológicas y políticas, que sirvieron de antesala e inicio del plan sistemático que desde el aparato del Estado se desarrollara en el período comprendido entre el 24 de marzo de 1976 y el 10 de diciembre de 1983.”

Todos estos elementos son los que, anteriores al golpe de Estado de 1976 y relativos a la “Triple A”, ha podido determinar fehacientemente la Justicia argentina, hasta el momento.  M.L.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *