El Tiempo - El diario de Azul
Temas de Interés:

Azul

Seguinos Seguinos en Twitter Seguinos en Facebook Seguinos en Instagram Seguinos en YouTube
El Tiempo - El diario de Azul

Temas de Interés:
15-07-2019

ENTREVISTA A JOHANNA PENNELLA

Que la falta de apoyo no marchite lo que lograron el esfuerzo y el talento

La triatleta ganó una plaza en el Campeonato Mundial Ironman 70.3, que los días 7 y 8 de septiembre se concretará en Niza, Francia. Es el cuarto Mundial en el que competirá la azuleña. Pero para costear todo lo que implica esta participación, necesita de un respaldo económico que hoy no posee.


Compartí la nota Compartí esta noticia en Facebook Compartí esta noticia en Twitter Compartí esta noticia en WhatsApp

Un poco de Mundial francés. En Uruguay Johanna Pennella fue escolta en la general de damas y llegó al campeonato que se disputará en Niza. GENTILEZA JOHANNA PENNELLA


Por Silvio Randazzo | 15 de Julio de 2019 09:00hs.

“No sé qué haría si no haría triatlón”. Es una apasionada de lo que hace, es la “loquita” que se impone al clima fulero, que se desentiende de los días que la convención social dispone para el descanso y de los horarios típicos para otras ocupaciones. Si jamás hablaste con ella sobre triatlón o sobre competir en un Medio Ironman, no será necesario mucho tiempo para advertir que Johanna Pennella vive física, espiritual y emocionalmente para este deporte. Claro que no todo es color de risa en el devenir en la vida deportiva de esta azuleña de 28 años, profesora de Educación Física y guardavidas. El amateurismo y el escaso acompañamiento (fundamentalmente económico) que recibe de quienes, según acota, luego se valen de la foto con la atleta triunfante, hacen mella en ese andamiaje de anhelos profundos y ejercitación sin atenuantes. Entonces ahí, la Johanna de bajo perfil y hablar suave da lugar a la joven enojada, algo descorazonada, con algunos temores, aunque –ni se les ocurra dudar– jamás vencida.

Sus dotes como triatleta le permitieron acceder, ¡por cuarta vez!, a un Campeonato Mundial Ironman 70.3. Ya tomó parte de los mundiales de Australia, EE.UU. y Sudáfrica, uno en cada año entre 2016 y 2018. Ahora, el 7 de septiembre, competirá en Niza, Francia. Se prevé una participación argentina aproximada de 110 competidorxs, entre ellxs Johanna. Reconoce que cuando pensó en participar de la prueba uruguaya clasificatoria, “no iba con la idea de tomar la clasificación”; sabía que no le era posible solventar todo lo que implica el Mundial. Su madre, ladera incondicional, fue la que convenció de aceptar lo que el primer puesto en la categoría 25-29 años y el segundo lugar en la general damas le habían dado en muy buena ley.

“Estoy pidiendo ayuda…yo no soy de salir así, a pedir. Salí varias veces y siempre vi que era no”. Pennella habló con EL TIEMPO de un triatlón de sensaciones: alegría, desazón e ilusión.

–¿Cómo describirías tu situación y la de tus pares?

–El triatlón es un deporte individual y es un deporte caro que se compone de tres disciplinas, y cada una tiene su indumentaria, que es algo que muchas veces hablamos y no se cuenta.

–Ante esta situación general, ¿cómo reaccionan las personas o los estamentos que por “oficio” debieran actuar en pos de mejorar esa circunstancia?

–Es así para todos, se ve mucho en Buenos Aires, donde hay gente que anda muy bien y del Estado nunca reciben apoyo. Hace cuatro años que vengo clasificando al Mundial y cada año llegos hasta fines de agosto pidiéndole al Intendente y llega el momento en que decís “¡basta!”. Porque todos te dicen “insistí, insistí”. Antes del último viaje, era también agosto, y cuando voy me dicen “¿y a qué venías?”. Es ya una tomada de pelo…Y si no, no me digas cuando voy con el trofeo –porque a todos nos sirve la foto con la medalla y el trofeo– que me vas a ayudar.

Desde el primer año que clasifiqué al Mundial, el Intendente me prometió un trabajo. El segundo año, nada. Insistí e insistí. Al año siguiente, lo mismo, insistí, insistí, hasta agosto. Yo viajo en septiembre, los primeros días. No te estoy pidiendo un subsidio, como me dijo la directora de Deportes; me dijo “hay mucha gente que está pidiendo subsidios”. Yo no te pido un subsidio, soy profesora de Educación Física, estudié y puedo trabajar. No te pido que me regales plata.

–En Azul no se puede decir “Ah, pero yo no sabía que Johanna es buena y llega a mundiales”. ¿Por qué crees que sólo está la foto?

a ellos les sirve! Es obvio. La foto en el momento y nada más. Se ha visto en los últimos cuatro años. Con lo único que me han ayudado desde el Municipio es con la combi de ida y vuelta a Ezeiza. De eso no puedo quejarme.

–Es una circunstancia circular: de nuevo estás en vísperas de un Mundial, esta vez en Francia, y el apoyo relevante no aparece.

–Estoy pidiendo ayuda…yo no soy de salir así, a pedir. Salí varias veces y siempre vi que era no. Hay gente que sí me apoyó: Jorge Ferrarello siempre me ayudó, otros años me ayudó Expreso TAS, Nicolás Miri con su empresa, y otros más…Farmacia Peroggi, con suplementos me ha ayudado. Pero llega un momento en que ya…soy perfil bajo. Este año hice rifas de nuevo, hay mucha gente que me ayudó con eso. Y, después, trabajar.

–Inserta en ese contexto, ¿cómo hacés para enfocarte en lo deportivo, en la nueva posibilidad de competir en un Mundial que tenés?

–Trato de no bajar los brazos, de seguir entrenando, porque si no entreno el rendimiento baja. Estamos a menos de dos meses de la competencia y en cada entrenamiento pensar cuándo vamos, dónde vamos a parar, si llevo o no llevo la bicicleta. Es un circuito con muchas subidas y bajadas, no es la bicicleta que normalmente usamos, es más de ciclismo y no de triatlón. El objetivo está ahí… ¡con lo que costó conseguir la clasificación!

“Estaba convencida que no iba” 

–Fue un resultado histórico en Uruguay, ganaste tu categoría y fuiste segunda en la general damas.

–Cuando fui a Punta del Este, era una carrera preparatoria para un Ironman, no iba con la idea de tomar la clasificación. Es más, cuando termina la carrera me dicen que quedo segunda en la general. ¿Qué vas a decir, que no agarrás la clasificación? La llamo a mi mamá y me dice “¡agarrala!”. Yo estaba convencida que no iba, Niza es muy caro, entonces la decisión era no ir. Pero estás ahí, estás en el segundo puesto de la general y te dicen “ganaste la categoría”. Y, bueno, ¡vamos, ya está!

“Hace cuatro años que vengo clasificando al Mundial y cada año llego hasta fines de agosto pidiéndole al Intendente”. GENTILEZA JOHANNA PENNELLA

–Tu cabeza decía “no vamos” y tu cuerpo, en competencia, dijo “sí, vamos”.

–Sí, claro. Estás ahí con el segundo puesto, con el trofeo, el otro trofeo de primer puesto, en otro país, la argentina mejor clasificada.

También era no ir porque estaba preparando un Ironman. Una vez que tomo la clasificación tuve que bajarme del Ironman y a 20 días había otra competencia, un medio de la misma distancia pero no de la marca Ironman. Se charló con el entrenador, era Niza o el Ironman que estaba preparando. Me tuve que bajar de esas dos carreras para poder ir al Mundial.

Hay que aclarar que cuando clasificás, la organización te da solo la plaza, y en el momento en que vos tomás la plaza tenés que pagar la inscripción, el aéreo, el alojamiento, todo.

–¿Sabés exactamente cuánta plata necesitas?

–La inscripción me salió 450 euros. Después, el aéreo me salió 55.000 pesos, el alojamiento otros 400 y pico de dólares más, y hay que ver si llevo la bicicleta, porque si la llevo te cobran una valija especial, elemento deportivo, que son otros 150 dólares de ida y de vuelta, euros. Bueno… ¡sumá! (risas). Es un muy buen número.

–En tu emoción de recién, parecías una chica que está a punto de abordar su primer Mundial, siendo que es el cuarto. Se podría decir que sos una experimentada mundialista. ¿Qué tiene de particular el cuarto?

–Cada Mundial tiene su cosa. Igual, a mí me da terror (risas). Clasificar a un Mundial es quedar primera en la categoría. El primer medio que corrí para clasificar fue en Buenos Aires; no quedo primera en la categoría, quedo segunda y la chica que termina primera no agarra la plaza. Yo ni enterada qué era un Mundial, que estaba Australia. Los miro y les digo “¿qué es un Mundial?”. Viste que te decía que pagás una vez que tomás la plaza. Bueno, yo no había llevado documento ni tarjeta; me ayudaron Mario y Javier (Pereira). Cada Mundial es único, ya sea por el lugar, la gente…En otros lugares el triatlón se vive como una fiesta: estás corriendo y te están alentando, vas pedaleando y tenés gente con música, ven en el dorsal tu nombre y te van gritando. Yo lo veo como un logro, cada Mundial es un logró que sé que trabajé mucho para conseguirlo.

–¿Sospechás que hubieras viajado tanto de no haber sido por el deporte?

–¡Yo pensé que nunca iba a salir del país! No tenía pasaporte, después empezar con visa. Bueno, Australia era visa aparte, EE.UU. otra visa, Sudáfrica no y en este, supongo que tampoco. El primero fue un caos, no tenía nada. Era la primera vez que viajaba en avión. “¿Cómo llevo la bicicleta?”. Me prestaron una valija especial para eso. Son pequeñas cosas que ayudan un montón, hay gente que ayuda mucho. Eso sí debo remarcarlo.

La mamá, la compañera, la que “apoya un montón” 

Con el apoyo de su mamá: “No me podía perder el Mundial”. MARTÍN LABORDA

Puede que al momento de espejar su tesón y dedicación para con el triatlón, Johanna Pennella ponga por delante de todas las personas a su mamá. Su compañera permanente, ex atleta y trabajadora doméstica, motivadora cuando ve que su hija pulsea con la fiaca para entrenar y socia de millas en avión en esto de ser mundialista. En Francia será de la partida con un apoyo que para Johanna es fundamental.

–¿Cómo se relaciona tu familia con lo que haces, con estas experiencias nada comunes para tantísimxs deportistas?

–Tengo una mamá que me apoyó un montón…

–¡Ella fue la que te dijo “usá la plaza”!

–Sí, cuando le dije que no la iba a usar, lo pensó un ratito y me dijo que la agarre. No me podía perder el Mundial.

Me acompaña mucho. Hay domingos en que digo que tengo que salir a correr y enseguida me dice “bueno, vamos”. Me ve que no tengo ganas y viene conmigo. Se sube a la bicicleta y me acompaña. Hay que estar con el frío, el viento, una hora y media acompañándote. También me acompaña con las comidas, que eso es algo muy importante.

–Muy sensible con tus necesidades, incluso si éstas pasan por ir a un Mundial.

–Sí, por suerte. Viajar sola a un país desconocido es complicado. Son grandes viajes y a veces se pone un poco duro todo. Pero lo que siempre veo es que cuando hay un objetivo, eso se va. Yo, por ejemplo, me tomo algo así como vacaciones cuando está el Mundial, porque después trabajo todo el año y no paro. Soy guardavidas y en el verano hago temporada, y durante año trabajo de profe. No siempre se ve el esfuerzo que hacemos día a día para ver hasta dónde podemos llegar.

VIDA DE TRIATLÓN 

“Es lo que elijo, no sé qué haría si no haría triatlón “ 

GENTILEZA JOHANNA PENNELLA

–¿Podés resumir con facilidad qué significa para una azuleña llegar a un Mundial por cuarta vez consecutiva?

–Hay que estar ahí para vivirlo. Es difícil de explicarlo, porque tenés que vivir el día a día. Muchas veces estás en la largada, parada con la gorrita, las antiparras y el traje y…se te viene el mundo abajo…de la emoción (a Johanna le cuesta mucho hablar).

–Pareciera ser que nunca se está del todo preparado o preparada para una experiencia semejante. ¿En tu caso fue un sueño de toda la vida?

–No…yo empecé de grande. Cuando empecé a estudiar, yo lo vivía mucho de afuera por la pareja de mi mamá que corría. Un día dije que quería correr triatlón, hablé con Luis Lozano y Nicolás Cachenaut. El primer año entreno con ellos, luego vienen tres años que entreno sola; así como decir hoy estoy en mi casa y salgo a correr. Muchas veces hemos ido a Mar del Plata al Medio Ironman, se hacía todos los años. Yo dije “yo quiero correr ahí”. Hablo con Mario Pennella y le dije “quiero correr en Mar del Plata, ya me anoté”. Pero no tenía la bici adecuada. 15 días antes me avisa de alguien que vendía una en Tandil. Fuimos a verla y dije “ya está, la compro”. Y ahí empecé a entrenar con Mario.

–Fue una meta propia, no te la sugirió el entrenador de acuerdo a tu rendimiento.

–Yo fui y le dije que me había anotado (risas). Creo que fue en 2013. Ahí quedo… décima me parece.

–Hasta ahí eras una competidora de triatlón…

–Era una competidora amateur de triatlón, que iba con mi bicicleta mountain bike. Lo veía de afuera y decía “¡Estos están locos! Mirá la bicicleta que tienen, la plata que se están gastando y se levantan a las 4.30 de la mañana para ir a un carrera”. Hasta que, como vos decías, cuando estás en el Mundial: “¡Mirá dónde estoy! Hasta dónde llegué”. También…pensando cómo empecé…Me compré el traje, cambié la bicicleta, y siempre buscando mejorar. Decís “no me voy de vacaciones, me compro la rueda que necesito. Junto plata, no me voy de vacaciones, trabajo. Tengo que ir a esta carrera, listo, en lo único que pensamos es en eso. O como me pasa ahora: “Tengo que ir a Francia. Listo, juntar plata como sea”. Trabajo, meto muchas horas, no hay feriados. Hay gente que me ha visto a la nochecita, con frío y dice “esta loca está corriendo”. O un domingo al mediodía…gente que me mira como diciendo “¡qué haces corriendo!”. Bueno, es lo que elijo, no sé qué haría si no haría triatlón.

–Es tu decisión, tu apuesta para intentar edificar los sueños.

–El año pasado cambié de entrenador. Es de Buenos Aires, se llama Gabriel Della Matia. Costó un montón empezar porque paré cerca de un mes y medio. Y me pregunta qué quería correr. “Punta del Este”, le digo. “Bueno…dale…dale”. Me parecía que no me veía condiciones para eso. “¿Y después qué querés hacer?”, me pregunta. “Ir a Brasil”. Es un objetivo que tengo, y lo voy a hacer. Es un Ironman. Y cuando me vio en competencia se asombraba. Y el objetivo siempre fue Punta del Este.

–Da la sensación que los entrenadores deben decir “esta piba viene y me pone las metas de pura cabeza dura que es”.

–Sí, algo así. (risas). Me pedía que me tranquilizara. Al principio los entrenamientos eran cortos, yo pensaba que no me tenía fe. Después se dio cuenta que sabía dónde quería ir.






Ryd Sorteo


Maxi Promo

Compartí la nota Compartí esta noticia en Facebook Compartí esta noticia en Twitter Compartí esta noticia en WhatsApp

Dejanos tus comentarios


Tentaciones Desktop
TIENDA LA GOLONDRINA DESKTOP PREVIA A MAS LEIDAS
Neumáticos Arena Desktop
Neumáticos Arena Mobile
Solisan Desktop
CÁMARA DE DIPUTADOS DESKTOP
BIN BAIRES DESKTOP 300X250 PREVIA A TAPA
Electro Respuestos Desktop
IMAC PC
REHAB PC
PARRILLA 307 PC
OSDE PC

Tapa Impresa

Diario El Tiempo - Tapa Impresa - 18 de Agosto de 2019 Diario El Tiempo - Tapa Impresa - 17 de Agosto de 2019 Diario El Tiempo - Tapa Impresa - 16 de Agosto de 2019
RCA Desktop
AG SWEATERS PC
CASINO TANDIL PC
GUÍA DE PROFESIONALES MÉDICOS
CREDITOS MASSI PC
Tentaciones Mobile
CEAL PC Y MOBILE
DAVILA ABOGADOS
CASINO MOBILE
Neumáticos Arena Mobile
OSDE MOBILE
asasaas