El Tiempo - El diario de Azul
Temas de Interés:

Azul 10º

Seguinos Seguinos en Twitter Seguinos en Facebook Seguinos en Instagram Seguinos en YouTube
El Tiempo - El diario de Azul

Temas de Interés:
17-06-2019

"Yo no voy a parar"

Ignacio Deluca: un azuleño subcampeón del Mundo de futsal, pero que ha ganado las medallas más preciadas en cada día que se propuso divertirse y nunca perder: ganar o aprender.


Compartí la nota Compartí esta noticia en Facebook Compartí esta noticia en Twitter Compartí esta noticia en WhatsApp

NICOLÁS MURCIA

Junta sus manos por delante, apoya ambos brazos sobre sus piernas y habla pausado, mirando fijo. Cada tanto, y así lo ha sido siempre, busca con la mirada los ojos de su amigo y entrenador. Cuando los encuentra, pareciera, lo que recibe es una confirmación de que todo está bien porque están juntos. Como cada día, sin importar el contexto. Cuando algún asunto le parece relevante, antepone un “mirá” y luego responde.

Ignacio Deluca (26 años, “hasta agosto”, asegura) ha despertado en Azul una admiración repentina en escala masiva. La salida a las calles de cientos de azuleñxs en la noche del jueves 6 cristalizó el contagio que produjo el inmenso logro deportivo que “Nacho” logró como integrante de la Selección Argentina de Futsal Síndrome de Down, equipo subcampeón en el Mundial disputado recientemente en Brasil. Un logro deportivo que es consecuencia de muchos, muchos pequeños logros propiciados en un fuero más íntimo. Y es entonces donde adquiere relieve el trabajo (y el cariño) de Lucas Maletta. Ambos conversaron con EL TIEMPO durante una mañana soleada en la casa del profesor de Educación Física, charla matizada con mates, bizcochos, sesión de fotos y emociones de esas que en el formato gráfico puede costar tanto trasmitir.

–Cuando charlamos antes del viaje a Brasil, me dijiste que en el Mundial el resultado no era demasiado importante, y que tenía más valor el poder jugar, compartir con los chicos del plantel, vivir la experiencia. ¿Seguís pensando lo mismo ahora que tenes la medalla de subcampeón del Mundo en tus manos?

–Sí, sí, porque cuando llegamos a la final dejamos todo, dejamos todo, nos matamos. Si era transpirar la camiseta, la transpiramos.

–¿Hablaron sobre la posibilidad de perder, de que esta campaña no fuera del modo en que finalmente fue?

–Mirá, hay una bandera, una bandera que es nuestra, de la selección, que la hizo un padre y dice: Nunca perdemos, ganamos o aprendemos. Eso pensamos nosotros. No podíamos estar preocupados por una final, hay que estar con la cabeza en alto. Festejamos igual, fotos con todos, Brasil, Chile, Portugal, éramos un equipo de selección.

–Supongo que de chico has mirado partidos de Argentina en mundiales, y ahora fuiste vos un jugador mundialista. ¿Qué tenés ganas de contar sobre esa experiencia a gente como yo, que jamás podrá lograr eso?

–Para llegar a Brasil y jugar un Mundial, primero hay que estar metido en el partido, pensar las jugadas. Cuando llegamos a Brasil era: a la mañana íbamos a entrenar, luego al hotel para comer y dormir la siesta; llegábamos a la cancha, hacíamos un poco de piernas y después el partido. Todo el tiempo metido en el mundial, metido en el fútbol.

La Selección mayor, los jugadores no cantan el himno, ni Messi canta el himno. Nosotros lo cantamos fuerte, como es una Selección Argentina que uno representa. Hay que estar con la cabeza alta, pensando en el partido, metidos y hay que romper todo para llegar.

–¿Ese momento, el de cantar el himno, te generaba una emoción especial?

–Cuando yo iba a la escuela lo cantaba, siempre me gustó cantarlo. Y en el Mundial, para mí era lo mismo. Algunos, si lo quieren cantar lo cantan, otros no. Es una selección.

–¿Los chicos que integraron el plantel son tus amigos? ¿O tan sólo compañeros?

–No, son mis amigos. Yo me rompí armando el grupo que tenemos en el WhatsApp. Lo armé yo.

–¿Cómo se llama el grupo y cómo se llamaba antes?

–Ayer lo cambié, ahora se llama “Selección Subcampeón”. Antes se llamaba “Selección Argentina Down”. Son mis amigos, porque para hacer un grupo hay que conseguir todos los números. Y no sólo jugadores: entrenadores, médicos, psicóloga, todos. Falta el presidente.

“Me sentía que era un Mascherano, un Almeyda” 

–Perdieron en el debut con Brasil, pero luego se recuperaron y dieron forma a una extraordinaria. ¿Te gustó la manera en que jugó el equipo?

–Eso se llama presión, presión y tocando. Si nosotros no jugamos al fútbol y no tocamos, íbamos a perder. Brasil tiene buen equipo…Hicieron trampa: ellos tenían tres arqueros y nosotros dos. El árbitro era brasilero, cobró todo para ellos; los dos penales nuestros no los cobró y eran penalazo. Y no los cobró.

–¿En qué partido no cobró esos penales?

–¡En todos!

–LM: ¡Llorón! (risas).

–Antes de viajar hacia el Mundial, ¿tenías confirmado si ibas a jugar de titular?

–No, no sabía nada. Cuando me fui de acá pensaba que iba a ser suplente. Y cuando llegué a Brasil, me llamó el “Chiqui” (NdR: Juan Manuel Velárdez, DT del seleccionado) y me dice: “’Gringo’, hoy te vamos a dar una sorpresa: vas a jugar de titular. Vas a jugar y romperla’”.

Cuando jugué de titular me sentía que era un Mascherano, un Almeyda. Cuando me dieron la 5, no como Mascherano, me sentí con las mismas técnicas que hacía Matías en la selección.

–¿Eso te achicó o te hizo todavía más fuerte?

–No, para mí fue lo mejor que me digan que iba a ser titular.

–Nacho, vos hiciste cinco goles….

–(Interrumpe). No, pará. En el primer partido metí dos, contra Chile metí dos…

–LM: No. Metiste uno a Brasil, uno a Portugal

–¿Y a Chile?

–LM: Uno. Italia no, y dos en la final.

–Ah.

–¿Cuál de los cinco es el que te puso más contento?

–El del partido contra Portugal. Ese gol fue el gol de mi historia. Es más importante que el de la final.

–LM: El 6-5 de la final fue tremendo. Aparte cómo lo gritaste.

–En la final, cuando terminó el primer tiempo perdían por goleada 5 a 1. ¿Qué hablaron en el vestuario?

–Cuando llegamos al vestuario, y ahí Lucas me va a decir que tengo razón, el “Chiqui”…y no a mí y al arquero, no, a todos nos cagaron a pedo.

“Metí más gente que River y que Boca” 

“Nacho”, su ejemplo, su inclaudicable pulsión de superación, sus ganas de divertirse, tienen que servir. No sé si es un gran verbo servir, pero debemos todxs saber leer y luego poner en práctica lo que este subcampeonato encierra. Hay muchxs “Nachos” y “Nachas” y si queremos al menos rozar la integración, empecemos por dejar de creer que son inferiores, “pobrecitxs”, infelices. No todxs van a ganar una medalla de plata, no todxs van ser requeridxs para fotos y notas de ocasión. No habrá un autobomba atronador para pasearle, ni por todxs Tinelli y Almeyda grabarán un video. No podemos alimentar la integración con cucharadas de exitismo. De hecho, quien suscribe se pregunta qué cabida le hubiera dado a este mundial y a esta selección (y a estas palabras) si Deluca fuera santafecino o misionero.

–Cuando volviste te recibió muchísima gente en las calles, y el veredón estaba lleno. Algo así le sucedió a pocos deportistas azuleños. ¿Te sorprendió esa caravana y la multitud?

–La llegada…subo a la camioneta y no sabía dónde estaba. Después sí me di cuenta, la gente que fue a apoyarme. La gente, Piazza, la policía, hasta la hinchada de Cemento fue. Mirá, cuando vino Fede, la plaza no la llenó tanto como yo. Cuando vino Matías, tampoco. Como yo llené la plaza, ni River la llena (risas). Van 9, o 4. Metí más gente que River y que Boca.

–Todo Azul ahora es hincha tuyo. ¿Es raro eso?

–Lucas es profe y sabe de esto. Los chicos con discapacidad, en la plaza me pidieron fotos, algunos. Cuando me sacaba la foto, veía que los chicos estaban llorando de la emoción por verme a mí como jugador.

–¿Ellos son tus compañeros de Los Dragones?

–Ahí, en Los Dragones, ahí chicos mezclados.

–LM: Diferentes discapacidades. Hay con PC, intelectual, Down. No es un equipo de una sola discapacidad.

–Fijate. Una mamá tenía el hijo con discapacidad. Me dice “¿te podés sacar una foto con mi hijo?”. “Sí, que venga”. Y me saqué. Me emocionó, obviamente (“Nacho” se emociona mientras lo cuenta); una madre que te diga “¿te podés sacar una foto con mi hijo?”…La madre hace todo por el hijo.

–En los ratos libres sin fútbol, podías comunicarte con tu familia, amigos…

–A veces. Mensaje o videollamada. Para la final, los mismos profes mandaron diciendo que no nos manden mensajes, queremos que estén concentrados. En general, todos le dieron los teléfonos al profe.

–Uh, se lo tuviste que dar

–¡Yo no! (risas). Me lo guardé. Solamente me decían “poné música, mensajes nada”. Igual, yo me hacía el boludo (risas).

–¿Con quién te daba más ganas de hablar? ¿Tu familia, Lucas?

–En general, con todos.

–¿Con tu novia?

–Lucía fue y es una buena persona. Me cambió. Hace seis meses que estamos juntos.

–¿Cómo fue que te cambió?

–Ella misma me decía “andá, disfrutá”. Siempre me apoya, me acompaña. A Lucía la conozco desde que era así (señala una altura cercana al piso).

La medalla que se ganó en el Mundial, la remera del certamen que le regaló un allegado y la camiseta albiceleste que le obsequió Cemento. El subcampeón del Mundo no tuvo regalos oficiales. NICOLÁS MURCIA

LUCAS MALETTA 

“Veo que cada vez se supera más” 

Quiere sacarse el sayo de protagonista en todo esto. Lo dice explícitamente. Suena creíble, pero no menos creíble es (mal que le pese) que su constante trabajo junto a Ignacio Deluca aportó y mucho al desarrollo –no sólo deportivo– que ha tenido “Nacho”. Lucas Maletta también busca la mirada de su amigo, y muchas veces la encuentra tan vidriosa como la suya.

–Lucas, yo vi dos videos tuyos que me parecieron muy especiales. El abrazo eterno con “Nacho” en el reencuentro en Ezeiza y cuando quisiste hablar en el veredón y la emoción te lo impidió. ¿Qué simboliza este momento, siendo un vos un testigo de cada día?

–Cuando me han preguntado, vengo diciendo lo mismo. La gente ve esto ahora y quizá a mí no me pasa. Es un triunfo grandísimo de él, claro. Los logros de él, yo los voy viendo en el transcurso de la vida cotidiana que llevamos juntos, y son muchos, cosas mínimas. Sí, obvio que verlo ahí está buenísimo, pero lo que yo veo es que cada vez se supera más. Llegamos el fin de semana pasado. Viernes, día de descanso, sábado, domingo. El lunes fuimos a hacer una nota, habló con Fabio Reyno y el miércoles arrancó boxeo. ¡Impresionante! En realidad, lo que comenzó fue el entrenamiento físico del boxeo, la gimnasia, no pelear. Todas esas cosas, que son mínimas y la mayoría no las sabe, son metas nuevas, superaciones. Yo veo esos triunfos. Y son emocionantes.

–Creo que justamente esa colección de pequeños “triunfos” es la base de lo sucedido en Brasil.

–Sí, son las metas de él, que se las propone y las cumple. Lo del Mundial fue terrible. Verlo llegar…yo estaba muy triste porque no pude viajar por mi laburo, tendría una hora para contarte cómo viví cada partido. Sin ir más lejos, el primer partido de la selección fue el mismo día de la final de la Recopa Sudamericana. Estaba a punto de entrar a la cancha, muy apretado por la gente, y quería mirar a “Nacho” y se trataba. En los partidos grandes, en River siempre hay problemas con la señal. No podía ver el resultado, menos el partido, hasta que me llega un mensaje de un amigo: “Van perdiendo 4 a 2. Gol de Nachito a Brasil”. ¡No!, cuando leí ese mensaje, chau…Y después me manda el video del gol. Con mis amigos seríamos diez, todos gritando el gol que mirábamos en el video. “¡Gol de Nacho!”. La gente en la cola no entendía nada.

–El primero al que abrazó en Ezeiza fue a vos.

–Llegamos y estaban dando notas, los estaba entrevistando TNT Sport. Fotógrafos, noteros, camarógrafos. Nosotros atrás de un alambrado. Cuando nos dejan pasar, le digo al chofer de la Muni que nos llevó: “Cuando venga filmá, porque nos vamos a dar un fuerte abrazo”. Y fue así, nos dimos un abrazo impresionante (se toman de la mano, los dos muy emocionados).

Yo a éste lo quiero mucho…estoy muy orgulloso de él por todas las cosas que te nombré recién. Por lo que es él como persona. Te puedo asegurar que…si vos le decís algo de mí…te mata.

–Esa es tu medalla, Lucas.

–Sí, la verdad que sí.

Quedó afuera del grupo 

La imagen no te desfiguró. “Si hay sol, entreno; si llueve, voy igual”. NICOLÁS MURCIA

–¿Cómo sigue el fútbol para vos?

–Yo no voy a parar, voy a seguir entrenando. Dónde sea y cómo sea. Si hay sol, entreno; si llueve, voy igual. Hay un video que hizo Lucas que fuimos a entrenar lloviendo.

–LM: Se largó a llover con todo y le digo “¿Qué hacemos, nos vamos?”. “¡Sigamos!”. Y seguimos. ¿Ayer con quién entrenaste?

–Con Piazza.

–Está muy bien Piazza. Mejor que Cemento en la tabla.

–LM: Cemento está en un traspaso.

–Igual, Cemento…cuando se hizo la cena en la Liga, mi reconocimiento, me dijeron si me podía poner la remera de Alumni para la foto.

–LM: El martes lo agasajaron en la liga. Le dieron una plaqueta y Ridao se anticipó, dijo “yo también le quiero dar un presente” y le regaló una camiseta de Alumni.

–Digo “me la pongo”. A los chicos de Cemento no les gustó mucho, estoy en un grupo de WhatsApp y me sacaron. Es de los jugadores, pero el que me sacó, justo no es un jugador. Una pavada. Después me volvieron a poner.

–Pero Cemento acaba de nombrarte Socio Honorario. Todos saben que sos hincha.

–Mirá, yo en Cemento nunca voy a dejar de ir a ver todos los partidos.






Alarsol Mobile


Maxi Promo

Alarsol Desktop

Compartí la nota Compartí esta noticia en Facebook Compartí esta noticia en Twitter Compartí esta noticia en WhatsApp

Dejanos tus comentarios


Tentaciones Desktop
TIENDA LA GOLONDRINA DESKTOP PREVIA A MAS LEIDAS
Neumáticos Arena Desktop
Neumáticos Arena Mobile
IMAC PC
Solisan Desktop
CÁMARA DE DIPUTADOS DESKTOP
BIN BAIRES DESKTOP 300X250 PREVIA A TAPA
Electro Respuestos Desktop
REHAB PC
PARRILLA 307 PC
OSDE PC

Tapa Impresa

Diario El Tiempo - Tapa Impresa - 18 de Septiembre de 2019 Diario El Tiempo - Tapa Impresa - 17 de Septiembre de 2019 Diario El Tiempo - Tapa Impresa - 15 de Septiembre de 2019
RCA Desktop
AG SWEATERS PC
CASINO TANDIL PC
GUÍA DE PROFESIONALES MÉDICOS
CREDITOS MASSI PC
Tentaciones Mobile
CEAL PC Y MOBILE
DAVILA ABOGADOS
CASINO MOBILE
OSDE MOBILE
Neumáticos Arena Mobile
asasaas