CUADRAGÉSIMA QUINTA ENTREGA

Derecho del trabajo

Si un Trabajador Cesa en su Trabajo por Cualquier Causa y reingresa posteriormente con el mismo empleador, como se computa su antigüedad?.

 

Escribe: Dr. Aníbal Bocchio (*)

EL DATO:

El contenido de la sección tiene únicamente carácter informativo y no puede en ningún   caso ser considerado como asesoramiento legal integral y definitivo o de otra naturaleza, debiendo el usuario contactarse personalmente con un profesional abogado o de otra especialidad. Diario EL TIEMPO no se responsabilizará por las respuestas ni garantizará en modo alguno las mismas, como así tampoco será responsable por las decisiones de los lectores tomadas a partir de ellas.

Al reingresar con el mismo empleador el trabajador mantiene su antigüedad, que es igual a la suma de todos los períodos trabajados. No importa la razón por la cual haya cesado en su momento (que puede ser por renuncia, despido, abandono, etc.). Esta antigüedad se computa a los efectos de los beneficios que la ley establece según los años de trabajo cumplidos, como el adicional por antigüedad, las vacaciones, la licencia por enfermedad, etc. En cuanto a la indemnización por despido si en algunos de los ceses el empleador le hubiera pagado una indemnización por antigüedad, la misma debe deducirse actualizada de la indemnización a pagarse por la antigüedad total determinada, según lo referido anteriormente. Por ello, los pequeños empresarios deben tener en cuenta que al retomar un empleado que se fue, su reingreso implica un costo adicional en cuanto a la antigüedad se refiere, y por ello solo se justifica la reincorporación cuando el trabajador es un elemento humano muy valioso para la empresa.

La Ley de Contrato de Trabajo establece al respecto:

 

ART. 18. — TIEMPO DE SERVICIO

Cuando se concedan derechos al trabajador en función de su antigüedad, se considerará tiempo de servicio el efectivamente trabajado desde el comienzo de la vinculación, el que corresponda a los sucesivos contratos a plazo que hubieren celebrado las partes y el tiempo de servicio anterior, cuando el trabajador, cesado en el trabajo por cualquier causa, reingrese a las órdenes del mismo empleador.

En el caso del despido de un trabajador que haya reingresado a las órdenes del mismo empleador, la ley determina que para establecer la antigüedad del trabajador se aplica la regla del artículo 18 citado (acumulación de la antigüedad anterior a la actual) pero se permite al empleador deducir de la indemnización por despido (artículo 245) lo percibido por igual concepto por despidos anteriores, disponiendo como garantía para el trabajador que el importe de la indemnización resultante no podrá ser inferior a la que hubiera correspondido al trabajador si su período de servicios hubiera sido sólo el último y con prescindencia de los períodos anteriores al reingreso (LCT, artículo 255) Una excepción a esta regla es el caso del despido del trabajador jubilado que ha reingresado a prestar servicios para el mismo empleador. La ley dispone que “En caso de que el trabajador titular de un beneficio previsional de cualquier régimen volviera a prestar servicios en relación de dependencia, sin que ello implique violación a la legislación vigente, el empleador podrá disponer la extinción del contrato invocando esa situación, con obligación de preavisarlo y abonar la indemnización en razón de la antigüedad prevista en el artículo 245 de esta ley o, en su caso, lo dispuesto en el artículo 247. En este supuesto sólo se computará como antigüedad el tiempo de servicios posterior al cese” (LCT, artículo 253, texto modificado por la Ley 24347) Por lo tanto, la norma acota la antigüedad que será tenida en cuenta para el preaviso y la indemnización por despido.

 

Antigüedad y Contratos sucesivos de carácter Eventual de Plazo Fijo  

Cuando se trata de contratos sucesivos de carácter eventual o de plazo fijo, no se suman las antigüedades cuando existe una causal extraordinaria que justifica el plazo o el cese, por  ejemplo cuando se trata de reemplazar personal enfermo o de vacaciones. Pero cuando estos contratos sucesivos con el mismo empleador no se encuentran debidamente justificados la misma ley pena al empresario, considerando al contrato laboral como de plazo indeterminado y le otorga estabilidad al trabajador que no se puede despedir sin abonarle las indemnizaciones por antigüedad que prevé la ley y suma la antigüedad de todos los períodos trabajados. Este principio general lo recepciona la ley en el Art. 90 al disponer:

 

ART. 90. — INDETERMINACIÓN DEL PLAZO

El contrato de trabajo se entenderá celebrado por tiempo indeterminado, salvo que su término resulte de las siguientes circunstancias:

  1. a) Que se haya fijado en forma expresa y por escrito el tiempo de su duración.
  2. b) Que las modalidades de las tareas o de la actividad, razonablemente apreciadas, así lo justifiquen.

La formalización de contratos por plazo determinado en forma sucesiva, que exceda de las exigencias previstas en el apartado b) de este artículo, convierte al contrato en uno por tiempo indeterminado.

 

ANTIGÜEDAD Y PERÍODO DE PRUEBA: El mismo temperamento adopta la ley cuando el empresario abusa de contratar al mismo operario en varios períodos de prueba, y en ese caso le transforma el plazo del contrato en indeterminado o sea hasta su jubilación. Así expresa la ley:

Art. 92 Bis:

1) “Un empleador no puede contratar a un mismo trabajador, más de una vez, utilizando el período de prueba. De hacerlo, se considerará de pleno derecho, que el empleador ha renunciado al período de prueba”.

 

ANTIGÜEDAD Y EMPLEADORES SOCIEDADES DE HECHO: Los fallos se han encargado de aclarar que en una sociedad de hecho (denominadas por la ley también como irregulares) dá lo mismo que el empleado esté inscripto a nombre de cualquiera de los socios o de ambos a la vez, igual se suman las antigüedades de los tiempos trabajados.

Fallo Cámara del Trabajo: “Antigüedad en el empleo. Servicios prestados para una sociedad de hecho: “De conformidad a lo dispuesto en el art. 18 de la Ley de Contrato de trabajo, a los efectos de computar la antigüedad de un trabajador que prestó servicios para una sociedad de hecho – o sea con Personalidad Jurídica Restringida en tanto no posee existencia autónoma de los socios que la integran – resulta irrelevante la renuncia de aquél en un determinado período laboral con relación al socio demandado. Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo, sala VI, 25/08/00”.

—-

¿El Trabajador que se jubila, puede volver a prestar servicios para la misma empresa? ¿Cómo se computa su Antigüedad en este caso?  

En caso de que el trabajador jubilado vuelva a prestar servicios (con el mismo empleador o con otro) se computará como antigüedad únicamente el tiempo de servicios posterior al cese por jubilación. Al empleado jubilado también le hacen descuentos previsionales, pero los mismos no van a su cuenta personal ni le mejoran el monto de la jubilación en el futuro. En cambio no se le hacen descuentos para obra social, porque se halla cubierto por el PAMI.

En nuestro sistema legislativo la celebración y ejecución del contrato de trabajo no es incompatible con la condición de jubilado del trabajador. Si bien la ley al referirse al contrato por tiempo indeterminado dispone que dura hasta que el trabajador esté en condiciones de gozar los beneficios que le asignan los regímenes de seguridad social, por límites de edad y años de servicio, salvo que se configuren algunas de las causas de extinción previstas en la norma legal (LCT, artículo 91) en el marco contractual, el ordenamiento no impone la extinción del contrato por haber logrado el trabajador las condiciones para obtener el beneficio jubilatorio, sino que faculta al empleador a intimar al trabajador para que inicie el trámite previsional, entregándole la documentación correspondiente (LCT, artículo 252) Este artículo en sus dos primeros párrafos establece que: Cuando el trabajador reuniere los requisitos necesarios para obtener una de las prestaciones de la Ley 24241 (Previsionales), el empleador podrá intimarlo a que inicie los trámites pertinentes extendiéndole los certificados de servicios y demás documentación necesaria a esos fines. A partir de ese momento el empleador deberá mantener la relación laboral de trabajo, hasta que el trabajador obtenga el beneficio y por el plazo máximo de un año.
Concedido el beneficio, o vencido dicho plazo, el contrato de trabajo quedará extinguido sin obligación del empleador del pago de la indemnización por antigüedad que prevean las leyes o estatutos profesionales”.
Del texto normativo surge que es el empleador quien provocará la futura extinción de la relación laboral en virtud de la intimación cursada al trabajador que está en condiciones de jubilarse, intimación que se complementa con la entrega de la documentación necesaria para el trámite jubilatorio y que la relación laboral finalizará cuando el trabajador obtenga el beneficio o transcurra el plazo de conservación del empleo indicado en la norma. Pero puede ocurrir que el empleador no intime al trabajador, en cuyo caso la
relación proseguirá sin que suceda su extinción.
Desde la perspectiva de las normas previsionales, la posibilidad de la continuidad de la relación laboral con el trabajador jubilado está acentuada en el contexto actual, pues la ley favorece la posibilidad de que el trabajador jubilado vuelva a la actividad remunerada ya que establece la compatibilidad entre ambas situaciones sin suspensión del beneficio previsional . La ley jubilatoria establece que “Los beneficiarios de las prestaciones del régimen previsional público podrán reingresar a la actividad remunerada tanto en relación de dependencia como en carácter de autónomos” (Ley 24241, artículo 34, texto sustituido por el artículo 6° de la Ley 24463), pero se mantiene en el texto actual la incompatibilidad entre el goce de la prestación de retiro por invalidez y el desempeño de cualquier actividad en relación de dependencia y veda el reingreso a la actividad cuando se trate de tareas penosas, riesgosas o insalubres, que hubieran dado origen al beneficio previsional obtenido al amparo de regímenes previsionales establecidos para los que prestaren servicios en ese tipo de tareas.

 ACLARACIÓN: El autor de este trabajo ha priorizado el entendimiento del mismo por parte de personas corrientes, sin conocimiento del idioma jurídico, razón por la cual en la redacción se a tratado de prescindir de terminología específicamente legal.

 

(*) Abogado laboralista.

www.estudiobocchio.com.ar   

 

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *