QUINCUAGÉSIMA PRIMERA ENTREGA

Derecho del Trabajo

<
>

El preaviso en la finalización del contrato laboral.

 

Escribe: Dr. Aníbal Bocchio (*)

EL DATO:

El contenido de la sección tiene únicamente carácter informativo y no puede en ningún   caso ser considerado como asesoramiento legal integral y definitivo o de otra naturaleza, debiendo el usuario contactarse personalmente con un profesional abogado o de otra especialidad. Diario EL TIEMPO no se responsabilizará por las respuestas ni garantizará en modo alguno las mismas, como así tampoco será responsable por las decisiones de los lectores tomadas a partir de ellas

DESPIDO SIN CAUSA. PLAZOS.- Como el contrato de trabajo se entiende realizado por tiempo indeterminado no puede ser disuelto por voluntad de ninguna de las partes (ni el empleador ni el trabajador) sin previo aviso, o en su defecto indemnización por falta de preaviso. El preaviso solo es obligatorio cuando el despido es sin causa, mientras que cuando se invoca una inconducta del trabajador, o razones económicas no imputables al empleador, no es necesario preavisar. Y el empleador debe notificarlo con 15 días de antelación en el período de prueba (hasta los 3 meses), con una anticipación de 1 mes cuando el trabajador tenga hasta 5 años de antigüedad, y con 2 meses si la antigüedad fuese mayor.

DESPIDO CON CAUSA.- Cuando el despido es con causa imputable al trabajador (Ej. inconducta grave, abuso de confianza, agresión al patrón o a otro trabajador, etc.) no necesita avisarse con anticipación (es “Sin Preaviso”), basta enviarle la notificación postal directamente dentro del más breve plazo, ya que si se deja pasar tiempo desde la falta (por ejemplo un mes) se considera que se lo ha perdonado (se denomina “Caducidad del Derecho Sancionatorio o Disciplinario del empleador”).

¿PUEDE SUSPENDERSE EL PREAVISO?.- Durante el período de preaviso el contrato laboral sigue vigente, razón por la cual puede suspenderse, por enfermedad o por otras causales que la ley prevé en el desarrollo de la relación laboral (Si durante el período del plazo del preaviso el trabajador enferma y su médico así lo certifica, el empleador además de las remuneraciones correspondientes al plazo del preaviso, deberá abonar las correspondientes al plazo de licencia por enfermedad, pero no excediendo los términos de 3 meses, 6 meses o 1 años que corresponden según la antigüedad del empleado y según sus cargas de familia.

¿SE PUEDE DESPEDIR A UN TRABAJADOR ENFERMO?.- Con ello se concluye, y según lo aclara textualmente la ley que no es que esté prohibido despedir sin causa a un trabajador enfermo, sino que la consecuencia de esta decisión patronal, es, que además de las indemnizaciones que debe pagar por el despido, también deberá hacerse cargo de los sueldos por el período de la enfermedad con los límites de la ley. Si el empleador está dispuesto a pagar mensualmente esas remuneraciones nadie le impide que le comunique el despido, como muchos creen.

LICENCIA DURANTE EL PREAVISO PARA BUSCAR UN NUEVO TRABAJO.- Las obligaciones de las partes durante el preaviso siguen siendo las mismas, por lo que el empleado deberá seguir trabajando y el empleador pagando su remuneración. La única diferencia con la prestación normal es que el empleado tendrá una licencia de 2 horas diarias (que no reduce su remuneración y que el trabajador podrá optar entre las dos primeras o las dos últimas de la jornada o acumularlas para tomarse luego los días enteros que correspondan) a los efectos de conseguir un nuevo trabajo y por ende realizar las entrevistas tendientes a ello. El empleador tampoco está obligado a darle ocupación al trabajador durante el plazo del preaviso, pudiendo relevarlo de prestar servicios pero pagando puntualmente las remuneraciones (ello puede ser conveniente cuando la relación entre las partes es muy mala y resultaría negativa en el desarrollo de la tarea habitual, y se denomina “Dispensa de tareas durante el preaviso”).

PREAVISO DEL TRABAJADOR CUANDO RENUNCIA.- En el caso que la ruptura del contrato la decida el trabajador por renuncia voluntaria, debe preavisar a su empleador con 15 días de anticipación. Si no lo hace, seguramente al pagarle la liquidación final (haberes o sueldos pendientes, aguinaldo proporcional y vacaciones proporcionales) le descontarán la remuneración correspondiente a esos 15 días.

OMISIÓN DEL PREAVISO. SU REEMPLAZO POR DINERO (INDEMNIZACIÓN).- Cualquiera de las partes que omita preavisar la extinción del contrato a la otra o lo haga en un plazo menor al establecido por la ley deberá pagar las remuneraciones que correspondían al plazo de preaviso no dado. Estas remuneraciones se calculan en base al último sueldo percibido efectivamente, con horas extras, adicionales, presentismo, etc. incluidos. Y cuando las remuneraciones fueran muy variables (por horas extras o comisiones por ejemplo), los jueces han resuelto promediarlas en los últimos 6 meses siempre y cuando fueran habituales. Asimismo se debe incluir en estos sueldos la parte proporcional del sueldo anual complementario.

EXTINCIÓN DEL CONTRATO DE MUTUO ACUERDO ENTRE LAS PARTES Y OTRAS.- No es obligación preavisar cuando la extinción del contrato laboral es de común acuerdo entre el trabajador y el empleador (necesariamente por escrito y ante Funcionario Público del Trabajo), o por la muerte del trabajador o por incapacidad absoluta sobreviviente o por justa causa de inconducta cometida por el trabajador de gravedad tal que probada la misma no le correspondería ni indemnización por falta de preaviso, ni indemnización por despido.

CUANDO SE DEBE NOTIFICAR EL PREAVISO? INTEGRACIÓN DEL PREAVISO.- Cuando el despido es sin causa, la ley determina que debe ser notificado el último día del mes; caso contrario, igualmente debe abonarse el sueldo del mes en curso íntegro, denominándose este rubro: “Integración del preaviso”. Aconsejo enviar la comunicación postal dos o tres días hábiles antes de fin de mes, ya que el Correo Argentino demora ese plazo para la entrega, y como para determinar la fecha de comunicación formal de la conclusión del contrato se toma la de entrega del telegrama (o la de la primera visita del cartero al domicilio) y no la de su imposición en el Correo, si llega el día primero del mes siguiente se debe pagar el mes íntegro como “integración del preaviso”.

FORMAS DEL PREAVISO.- Para la ley argentina el despido verbal no existe. Por ello, si a algún trabajador le notifican de palabra que su contrato laboral ha terminado y que no debe presentarse más a trabajar, no debe hacer caso a esta orden patronal porque carece de todo valor. Por el contrario, el trabajador debe seguir presentándose a trabajar en el horario y lugar habitual y si el empleador o algún jerárquico le impide la prestación de tareas, el empleado deber retirarse si es posible con una orden escrita de quien así se lo manifiesta. Luego aconsejo que concurra al Ministerio de Trabajo o a un abogado laboralista para que le redacten un telegrama dirigido a la empresa por el que solicita se le aclare la situación laboral y en su caso que se le confirme por escrito el despido. En efecto, el despido debe comunicarse forzosamente por escrito (se aconseja por carta documento de Correo Argentino o Correo Privado con Aviso de Retorno). En todos los casos aconsejo que la comunicación postal la redacte un abogado laboralista.

A DÓNDE DEBE ENVIARSE LA COMUNICACIÓN DEL PREAVISO?.- Un detalle muy importante a tener en cuenta es que el telegrama o la carta documento que se envíe al trabajador comunicándole el despido, debe hacérselo al domicilio que el mismo ha manifestado en su declaración jurada de ingreso junto con las cargas de familia. Si el trabajador no ha modificado por escrito dicho domicilio, cualquier notificación que se realice en aquel se considera válida aunque realmente no llegue al destinatario. Cuando el empleador no le ha requerido ese dato por escrito a su ingreso, le cabe al mismo, detectar donde vive el trabajador (se considera que donde pernocta -duerme- es su “Esfera de Conocimiento” y allí está bien notificado). La jurisprudencia de la Corte al respecto sostiene que quien elige un medio de comunicación (por ejemplo, el postal de Correo Argentino) corre el riesgo de su éxito o de su fracaso, por lo que es de suma importancia seguir la evolución de la entrega de la pieza postal por intermedio de Internet en la página www.correoargentino.com.ar, hipervínculo: “Seguimiento de envíos”. Allí se puede corroborar si la pieza postal se encuentra en poder del cartero, si ha visitado el domicilio del trabajador y en cuantas oportunidades, y si ha dejado aviso de tales visitas instándolo para que concurra a las oficinas del correo a retirar la misma, así como la constancia de cuando se opera efectivamente la entrega al destinatario o a personas de su entorno que conviven en el domicilio al que se dirige la carta. Se ha resuelto por los tribunales y jueces del trabajo en forma reiterada que no es necesario que el propio trabajador reciba la comunicación, sino que basta con que el cartero haya visitado el domicilio del mismo y dejado aviso para considerarse notificado al trabajador (aunque en la realidad el mismo ignorara el contenido de la notificación y no haya firmado nada). Ello se funda en que si el trabajador recibe un aviso del correo tiene la obligación de ir a retirar la carta del empleador a las oficinas centrales; y si no lo hace incurre en una falta grave (Mora del Destinatario) cuya sanción es considerarlo notificado.

ACLARACIÓN: El autor de este trabajo ha priorizado el entendimiento del mismo por parte de personas corrientes, sin conocimiento del idioma jurídico, razón por la cual en la redacción se a tratado de prescindir de terminología específicamente legal.

 (*) Abogado laboralista.

www.estudiobocchio.com.ar  

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *