Escribe: Dr. Aníbal Bocchio.

Derecho del Trabajo

<
>

Del Trabajo Agrario.

Escribe: Dr. Aníbal Bocchio.

Habrá contrato de trabajo agrario, cualquiera sea su forma o denominación, siempre que una persona física se obligue a realizar actos, ejecutar obras o prestar servicios en el ámbito rural, mediante el pago de una remuneración en favor de otra y bajo su dependencia, persiguiera ésta o no fines de lucro, para la realización de tareas propias de la actividad agraria en cualquiera de sus especializaciones, tales como la agrícola, pecuaria, forestal, avícola, apícola, hortícola u otras semejantes.

Este régimen legal no se aplicará:

– a) Al personal afectado exclusiva o principalmente a actividades industriales, comerciales, turísticas, de transporte o servicios.

– b) A los trabajadores que fueren contratados para realizar tareas ajenas a la actividad agraria.

– c) Al trabajador del servicio doméstico, en cuanto no se ocupare para atender al personal que realizare tareas agrarias;

– d) Al personal administrativo de los establecimientos;

– e) Al personal dependiente del Estado nacional, de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, provincial o municipal;

– f) Al trabajador ocupado en tareas de cosecha y/o empaque de frutas, el que se regirá por la ley de Contrato de Trabajo.

 

Modalidades Contractuales del Trabajo Agrario

Se ha establecido tres tipos de contratos:

Permanente: es el que se toma por tiempo indeterminado, pero el nuevo régimen establece que se elimina la posibilidad de tenerlo a prueba, lo que es razonable, ya que cuando se toma por ejemplo un puestero, el mismo se desarraiga de su lugar natural y viaja con toda su familia y se establece en un nuevo campo (a veces muy distante del anterior) y en una nueva vivienda, lo que implica nueva escuela para sus hijos, etc. y todos esos cambios no pueden estar sujetos a un prueba por parte del patrón, lo que justifica la eliminación del período de prueba que tienen los demás trabajadores de 3 meses.

Temporario: que solo hace una temporada y no la repite. El trabajador agrario puede ser tomado temporariamente sólo cuando el trabajo sea transitorio y se termine.

Trabajador permanente discontinuo: y esta es una nueva categoría que integran los trabajadores que hacen trabajo por más de una temporada y a ellos sí les corresponde una indemnización por despido que equivale a un mes por año efectivamente trabajado. Pero, cuando se lo vuelve a contratar en una segunda oportunidad, adquiere estabilidad y se considera un trabajador permanente discontinuo que se debe llamar obligatoriamente cada vez que se repita la misma tarea (por ejemplo para la cosecha, o para la esquila). Y se suman las antigüedades de cada período laborado.

 

El preaviso y la indemnización por despido

Las indemnizaciones por despido se rigen por la Ley de Contrato de Trabajo. Es decir que ahora habrá que preavisar con antelación el despido o pagar en su caso 1 mes de sueldo por cada año de antigüedad.

Prohibición de intermediación de Empresas Proveedoras de Mano de Obra.

Se ha prohibido la intervención de las empresas de personal temporario o de cualquier otro intermediario que provea  mano de obra.

 

Nueva Jornada

La jornada del trabajador agrario es de 8 horas diarias de lunes a viernes y 4 hs. los sábados hasta las 13 hs. Las tareas que excedan ese horario deben ser abonadas como horas extras con un adicional del 50 % (de lunes a viernes) y del 100 % (sábados, domingos y feriados).

 

Responsabilidad de los grupos económicos que exploten el campo

Asimismo, y dado el avance en el área de negocios ha crecido en tamaño y modalidades, se ha previsto la solidaridad frente a la deuda que se le deba al empleado de todas las sociedades que integren el grupo económico que resulte ser la explotadora del campo y se ha dejado expresamente de lado al propietario del campo para el caso de que éste sólo se dedique a alquilar la propiedad para que otro la explote.

Esta situación es interesante ya que ha habido varios juicios contra propietarios de campos que no tenían ninguna injerencia en el negocio agrícola-ganadero y que se veían envueltos en un problema que le era completamente ajeno.

 

Remuneraciones mínimas

Las remuneraciones mínimas serán fijadas por la Comisión Nacional de Trabajo Agrario, las que no podrán ser inferiores al salario mínimo vital y móvil vigente. Su monto se determinará por mes, por día y por hora. Se le agrega un plus por antigüedad del 1 al 1, 5% dependiendo la misma.

 

Vacaciones

Anteriormente, los trabajadores tenían una licencia menor que la de la ley de contrato de trabajo, actualmente tienen las mismas licencias por lo que tendrán algún día más de vacaciones.

 

Licencia por Maternidad

Las trabajadoras agrarias tendrán una licencia por embarazo de 90 días (45 días antes y 45 días después del parto).

 

Licencia por paternidad

En ese sentido la nueva ley ha sido novedosa, ya que otorga una licencia al padre, ante el parto de 30 días, lo que no parece muy atinado, ya que en ese caso puede darse la situación de que el “puesto” quede totalmente abandonado, al tomarse ambos cónyuges la licencia por el nacimiento de un bebé.

 

Edad especial para jubilarse.

La edad para acceder a los beneficios jubilatorios en el trabajador agrario es de 57 años y se requieren 25 de aportes, sea varón o mujer igualmente. Esta reducción de la edad resulta justa, dado lo esforzado de la tarea rural que envejece al trabajador en forma prematura.

 

Traslados y gastos

Si el trabajador fuere contratado para residir en el establecimiento, el empleador tendrá a su cargo el traslado de aquél, el de su grupo familiar y las pertenencias de todos ellos, desde el lugar de contratación al de ejecución del contrato cuando se iniciare la relación y de regreso al extinguirse el vínculo.

Cuando entre el lugar de prestación de las tareas y el de alojamiento del trabajador mediare una distancia igual o superior a tres (3) kilómetros y no existieren medios de transporte público, el empleador deberá proporcionar los medios de movilización necesarios, los cuales deberán reunir los requisitos de seguridad que determinen las  normas vigentes.

 

Agua potable

El empleador deberá suministrar agua apta para consumo y uso humano, en cantidad y calidad suficiente, alcanzando esta obligación a su provisión en las viviendas de los trabajadores y lugares previstos para el desarrollo de las tareas.

 

Vivienda. Requisitos mínimos

La vivienda que se provea al trabajador deberá ser sólida, construida con materiales adecuados que garanticen un adecuado estándar de confort y habitabilidad, debiendo reunir los siguientes requisitos mínimos:

– a) Condiciones de seguridad, higiene, abrigo y luz natural, y prevención de riesgos sanitarios, epidémicos o endémicos según la zona de que se trate;

– b) Ambientes con características específicas que consideren el tipo y el número de integrantes del núcleo familiar, con separación para los hijos de distinto sexo mayores de ocho (8) años;

– c) Cocina-comedor;

– d) Dormitorios, en función de la cantidad de personas que la habiten;

– e) Baño para cada grupo familiar, dotado de todos los elementos para atender las necesidades de higiene básica de la familia y que deberá como mínimo contener: inodoro, bidet, ducha y lavabo; y

– f) Separación completa de los lugares de crianza, guarda o acceso de animales, y de aquellos en que se almacenaren productos de cualquier especie

 

Órganos que controlan el trabajo agrario

Continúa su función la Comisión Nacional de Trabajo Agrario, dependiente del Ministerio de Trabajo e integrada por empresarios, representantes de los trabajadores y el Estado.

El gran cambio que se ha dado es el pase del Renatre a la creación del Renatea ya que con anterioridad a esta ley, era el Renatre quién extendía la libreta de trabajo y cobraba al empleador el 1,5% del salario mensual del trabajador, a los fines de crear un fondo para desempleo.

Pero aparentemente ese dinero que es una gran cantidad mensual, era administrado básicamente por representantes sindicales y patronales, y en la actualidad quedará en manos del Ministerio de Trabajo, teniendo un consejo asesor que integrarán empleadores y empleados, pero que en definitiva será el Estado quién maneje ese monto.

 

Mayor control en el empleo en negro

Desde ya el trabajo agrario es generador de trabajo no registrado por su modalidad y por su difícil control. La ley actual expresamente pena el empleo no registrado con la aplicación de toda la normativa que impone multas al respecto, por lo que los empleadores ahora deberán tener más cuidado al contratar ya que en el caso de un reclamo, las multas serán cobradas por los empleados engrosando hasta 5 veces su indemnización por despido, por el sólo hecho de no tenerlos debidamente registrados en su fecha de ingreso y/o su salario.

ACLARACIÓN: El autor de este trabajo ha priorizado el entendimiento del mismo por parte de personas corrientes, sin conocimiento del idioma jurídico, razón por la cual en la redacción se ha tratado de prescindir de terminología específicamente legal.

EL DATO:

El contenido de la sección tiene únicamente carácter informativo y no puede en  ningún   caso ser considerado como asesoramiento legal integral y definitivo o de otra naturaleza,  debiendo el usuario contactarse personalmente con un profesional abogado o de otra especialidad. Diario EL TIEMPO no se responsabilizará por las respuestas ni garantizará en modo alguno las mismas, como así tampoco será responsable por las decisiones de los lectores tomadas a partir de ellas.

(*) Abogado laboralista.

www.estudiobocchio.com.ar   

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *