COLUMNA DE OPINIÓN

Derecho del trabajo

Conflictos gremiales de actualidad: docentes y futbolistas

Escribe: Dr. Aníbal Bocchio (*) – www.estudiobocchio.com.ar

EN ALGUNOS MEDIOS SE TITULA

Los Docentes requieren un incremento salarial que compense el deterioro que provocó la inflación en el 2016 y acordar sueldos razonables desde el inicio de las clases para el 2017, caso contrario advierten no iniciarán las clases.

Los trabajadores del futbol sostienen que Retendrán Tareas ante la falta de pago de 2 meses de haberes en Primera División y de más de 4 meses en las divisiones inferiores”.

En otros medios se lee la misma noticia con títulos totalmente disímiles y que llevan  al lector (que muchas veces no se interna en el contenido de la nota) a conclusiones totalmente opuestas, por ejemplo:

“Los alumnos tampoco podrán iniciar las clases en tiempo este año, los padres exigen respuestas y critican al sindicalista Baradel que consideran culpable de la situación. Los millonarios futbolistas detienen el inicio del torneo pasión de multitudes y tienen en vilo a medio país”.

Sin duda, con distintos lentes, la misma noticia se distorsiona y de acuerdo al pensamiento del lector se tienen panoramas totalmente opuestos, y a veces no todos son negros o blancos, sino más bien grises y en diversas tonalidades.

—-

Algunas consideraciones sobre el problema docente    —-

La primera observación que hace la población es: Otra vez conflicto al inicio de las Clases? Y la respuesta es: Cuándo sino? Las reglas de lo que se va a pagar de remuneración debe saberlo el trabajador al inicio de su contrato anual y no hallarse al albur de que en medio del año (eso sería mucho más perjudicial para el alumnado) la insuficiencia de su remuneración, lo lleve a trabajar de brazos caídos y adoptar medidas que en esa altura de la cátedra traería  daños mucho más graves a alumnos y padres quejosos. Alguno cree que los políticos en pleno Enero dejarán sus vacaciones para bajar a discutir la paritaria docente? O también esperan a último momento del inicio de clases (cosa que ocurrió desde que yo tengo uso de razón y con todos los gobiernos)?

El gobierno afirma que no sabe cuál será la inflación de 2017 (ignora sus propios índices de lo ocurrido en 2016 y la prospección de sus economistas para 2017)  y por ello no puede proponer una cifra definitiva hoy y solo oferta un aumento de un piso del 18% anual, a abonarse en cuatro cuotas del 4,5%. Mientras que el sindicalista Roberto Baradel en representación del Suteba, pretende que primero se discuta la pérdida del poder adquisitivo del salario del año pasado, que estiman entre un 8 y 10 por ciento, y piden para este año un incremento del orden del 25 por ciento, lo que eleva el reclamo a un 35 por ciento. Alguien cree seriamente que la inflación de este año será menor al 25 %?.

Ahora bien, si el gobierno provincial y sus economistas han establecido casi con exactitud la inflación del próximo año, a tal punto que la consignaron en el  presupuesto que se eleva anualmente a la Legislatura, y la ventilan por todos los medios de comunicación, precisando los porcentajes de crecimiento económico, Producto Bruto Interno, crecimiento del Empleo, ¿no pueden hacer los mismo para fijar salarios? (Puntos más, puntos menos)… sobre todo teniendo en cuenta que el motor de la economía es el crecimiento del consumo interno, y ello solo se logra con mejores salarios (es el ABC de una economía cuya exportación es solo un mínimo porcentaje del ingreso público).

Estos “nuevos procedimientos sucios” de amenazar de muerte al sindicalista y a su familia y denigrarlo gratuitamente diciendo que ni siquiera es docente (cuando ha mostrado su currículum en varios programas televisivos, y es de conocimiento público que además de preceptor de colegio, de tener una larga carrera gremial (recuerdo que fue uno de los impulsores de la Carpa Blanca en 1997 frente al gobierno de Carlos Menem) es abogado recibido el 19 de Diciembre de 2001; o decir que está pasado de kilos y que debe bañarse y cortarse el pelo, suena muy autoritario y discriminatorio no?. Esperamos otros métodos de la discusión paritaria salarial, más respetuosos, más democráticos y más cristalinos.

Vaya un párrafo aparte, para la iniciativa fogoneada desde el mismo gobierno de “boicotear” una medida legal y constitucional como es el ejercicio del derecho de huelga, con la propuesta descabellada de utilizar no docentes voluntarios para reemplazar a los mismos frente al alumnado…algo parecido al ejercicio ilegal de una profesión que requiere idoneidad, título académico, ingreso por concurso, etc., una verdadera irracionalidad…

 

FUTBOLISTAS RICOS Y FUTBOLISTAS POBRES…

Recuerdo que allá por el año 1973, cuando solo tenía 21 años, di mi última materia de Abogacía en la Universidad Nacional de la Plata y mi Seminario versó sobre el entonces novísimo Estatuto laboral del jugador de fútbol. Estallaron las críticas porque se le otorgaban derechos laborales a jugadores que se compraban y vendían en millones de dólares y ganaban mensualmente cifras monstruosas. Y allí hubo que explicar, que el 90 % de los jugadores de futbol ni siquiera son profesionales, que juegan en la B, o en la C, o en el interior del país y ganan menos que un sueldo vital mínimo, y que no tenían obra social ni aseguradora de riesgos del trabajo (cuando están tan expuestos a un accidente en su tarea diaria). Pero que no era posible hacer una ley que discriminara a los trabajadores del futbol dándoles derechos solo a los que ganaban menos de cierta suma…no era legal ni constitucional.

Hoy ese 90 % de trabajadores del futbol tenían más de 4 sueldos atrasados y realmente no sé de qué viven en esa situación, porque les exigen entrenamientos diarios que no les permiten tener otra actividad paralela…

La ley actual es clara, cuando en un contrato bilateral una de las partes no cumple, la otra no tiene tampoco obligación de cumplir su compromiso. Eso dice expresamente el nuevo Art. 1031 del flamante código civil y comercial aplicable a las relaciones laborales según criterio de la misma Corte Suprema de Justicia. Entonces…que el jugador se niegue a prestar tareas no constituye un PARO, sino una retención de tareas legítima, aunque los futboleros nos quejemos egoístamente sin conocer tal vez estos entretelones y digamos: “otro fin de semana sin futbol! Que garrón!”.

Esta semana, apareció el dinero (se supone derivado de la rescisión de la televisación, de los contratos futuros de AFA, de publicidades privadas, etc.) y se pagó gran parte de lo adeudado a los futbolistas…prevaleció la cordura y la justicia, ya que pretender que alguien trabaje sin percibir remuneración constituye solo una quimera en este país que pretendemos justo, igualitario, sin discriminaciones y profundamente democrático…

 

(*) Abogado laboralista

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *