ENFOQUE

Derecho del Trabajo

Como se hace un acuerdo de desvinculación entre un trabajador y su empleador?.

Escribe: Dr. Aníbal Bocchio (*)

www.estudiobocchio.com.ar

Los acuerdos que se celebren entre empleador y trabajador con relación a créditos y derechos laborales que pudieren corresponderle a éste último, únicamente son válidos cuando se celebran ante el Ministerio de Trabajo o ante el Juez o Tribunal del Trabajo.

Estos conceptos surgen de la ley vigente y por tanto son obligatorios y significa que todos los acuerdos realizados en forma particular, incluso con la intervención de un escribano público carecen de todo valor, y el trabajador después de firmarlos podría tranquilamente iniciar un juicio en Tribunales reclamando lo que le corresponde según la ley, y el empleador no podría oponerse alegando que firmó el empleado ante un escribano, porque dichos funcionarios públicos no tienen autoridad para conciliar y acordar derechos laborales.

Necesidad de que la Autoridad del Trabajo interviniente apruebe el acuerdo celebrado por escrito y lo plasme en una resolución 

Pero ello no es todo. No basta que el acuerdo que celebren el empresario y el trabajador para acordar deudas salariales o desvincularse del contrato laboral, sea realizado ante una Autoridad del Trabajo expresamente autorizada para tales fines, como el Ministerio de Trabajo o los Tribunales del Trabajo del Poder Judicial. Tampoco basta que el acuerdo celebrado sea presentado ante estas autoridades, sino que es necesario que las mismas analicen el contenido de los derechos que se acuerden y lleguen a la conclusión que se ha logrado una justa composición de los derechos de las partes. En otras palabras que no se ha abusado de un trabajador en estado de necesidad, sino que si la suma es inferior a la que fijaría la ley, es porque no están probadas las afirmaciones del trabajador y no está tampoco en condiciones de probarlas en el futuro, o porque los derechos que le corresponderían son dudosos, o porque el tiempo que lleva un proceso judicial y la inflación existente le resultarían perjudiciales si espera un juicio de 2 o 3 años, etc. etc.

Pero ello no es todo. La ley también exige que esa conclusión a la que arriban las autoridades del Ministerio de Trabajo o del Tribunal del Trabajo Judicial, sean volcadas en una Resolución Administrativa o en una Sentencia, que Declare “Homologado” (aprobado) el acuerdo celebrado entre las partes exponiendo que implica una justa composición de los derechos de ambas partes y que nada más tienen que reclamarse las partes recíprocamente derivado de la relación laboral que las uniera.

Una forma alternativa de presentar un acuerdo    

La ley también ha previsto, para evitar los traslados, las esperas burocráticas y que sea necesario que el empresario y el trabajador a veces enfrentados por diferencias que  ambas partes consideran irritables,  que las partes puedan celebrar un acuerdo sin verse siquiera las caras. Para ello ha implementado un sistema por el cual la firma del acuerdo por cada una de las partes debe ser certificada por un abogado matriculado, que da fe que la firma pertenece a quien dice ser o representar en el convenio. Ese convenio escrito firmado por las partes en distintos momentos y sin que ambas estén presentes juntas en un momento dado (trabajador y empleador o representante de la sociedad empleadora, y firmado también debajo por cada uno de sus abogados patrocinantes (asesorantes), cobran plena validez cuando son presentados ante las autoridades administrativas o judiciales del Trabajo habilitadas para homologar o aprobar estos acuerdos.

Condiciones obligatorias para los pagos al trabajador en los acuerdos.

La ley establece en forma obligatoria, que para tener validez, La totalidad de los pagos acordados en el convenio y que se realicen al trabajador deberán ser por medio de depósito en el Banco de la Provincia de Buenos Aires a la orden del Ministerio o del Tribunal del Trabajo, quienes ordenan el pago bancario al trabajador en forma exclusiva con presentación de DNI, no pudiendo ser representado por nadie. Todos los pagos que se realicen en forma directa (aunque intervengan abogados o escribanos) son nulos y sin valor, y no liberan al empresario, permitiendo que en un futuro el trabajador pueda volver a reclamarlos.

El Pago realizado ante escribano público   

La ley establece que si el pago al trabajador se deja asentado en una escritura pública, ante escribano, previa a la celebración de un convenio ante el Ministerio de Trabajo o a un Tribunal del Trabajo Judicial, no libera al empleador de un futuro reclamo, pero si se considera que el monto recibido debe ser tomado a cuenta de lo que una sentencia posterior le acuerde al trabajador.

Pero en cambio, si el pago ante escribano se realiza después de haber celebrado un acuerdo ante el Ministerio de Trabajo o el Tribunal, este pago carece de toda eficacia.

(*) Abogado laboralista

 

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *