PANORAMA RELIGIOSO NACIONAL

Desacuerdos internos y rumores por visita de Macri al Papa, aún sin fecha

La intención de Macri de mantener cuanto antes una audiencia privada con Francisco, causó desacuerdos entre sus colaboradores en el primer mes de Cambiemos en el poder.
<
>
La intención de Macri de mantener cuanto antes una audiencia privada con Francisco, causó desacuerdos entre sus colaboradores en el primer mes de Cambiemos en el poder.

En un primer momento se especuló con que el jefe del Estado haría una escala en Roma para visitar al pontífice, en el marco de su viaje de fines de este mes a Europa para el Foro Económico Mundial de Davos, Suiza. Pero la idea fue desestimada. La versión, fogoneada por el propio entorno presidencial, se fundamentó en un intercambio epistolar entre ambos, e inclusive transcendió que la audiencia había sido fijada para el 22 de enero.

Por Guillermo Villarreal – Agencia DyN

El deseo del presidente Mauricio Macri de mantener más pronto que tarde una audiencia privada con el papa Francisco, tras algunos malentendidos, provocó desacuerdos entre sus colaboradores en el primer mes de Cambiemos en el poder.

En un primer momento se especuló con que Macri haría una escala en Roma para visitar al pontífice, en el marco de su viaje de fines de enero a Europa para el Foro Económico Mundial de Davos, Suiza. Pero la idea fue desestimada.

“Trascendido periodístico”  

La versión, fogoneada por el propio entorno presidencial, se fundamentó en un intercambio epistolar entre Macri y Francisco, e inclusive transcendió que la audiencia había sido fijada para el 22 de enero.

La canciller Susana Malcorra se encargó de aclarar que el dato era un “trascendido periodístico”, e insistió en no dar precisiones sobre la eventual fecha de la audiencia papal.

“En algún momento en los próximos meses, el Presidente viajará a Italia para encontrarse con el Papa”, estimó hace una semana en declaraciones a la prensa.

Las idas y vueltas para confirmar el encuentro de Macri con Francisco surgieron por lo que algunos consideraron “diferencias de apreciación”, y otros calificaron como “cruce picante”, entre el jefe de Gabinete, Marcos Peña, y el nominado embajador argentino ante la Santa Sede, Rogelio Pfirter.

Desencuentros   

Peña apoyó la idea de que la audiencia de Macri fuera cuanto antes, mientras que Pfirter consideró que el primer encuentro del jefe de Estado con su compatriota el pontífice no podía ser “de paso” a otro viaje, sino que había que programarlo al detalle.

“Las relaciones están fluyendo normalmente después de algunos malentendidos, lo mejor es que Macri viaje especialmente al Vaticano para reunirse con el Papa, tal vez en marzo o abril”, se le escuchó decir al diplomático en los pasillos de la cartera exterior del barrio de Retiro.

Finalmente, y sin dar muchas explicaciones del caso, el gobierno macrista dio a entender en sus declaraciones que primó la postura de Pfirter, un diplomático de carrera que conoce bien a Jorge Bergoglio, dado que el jesuita fue en 1964 profesor suyo en el Colegio de la Inmaculada Concepción de Santa Fe.

Buscando descongelar la relación 

La idea de una audiencia privada con el Papa comenzó a tomar forma apenas Macri ganó el ballottage y después de la comidilla política sobre si el pontífice debió o no, más allá del protocolo, llamarlo por su llegada a la Presidencia.

La estrategia gubernamental apuntó desde el vamos a reencaminar la relación de Macri con Francisco, al menos congelada desde septiembre de 2013, cuando el entonces jefe de Gobierno porteño fue a visitarlo al Vaticano junto con su esposa Juliana Awada y su hija Antonia.

Macri dio el primer paso y rompió el hielo al llamar a Francisco el 17 de diciembre para saludarlo por su cumpleaños número 79.

El gesto descomprimió la situación de tirantez y diluyó, de algún modo, las desconfianzas mutuas que datan de los años en que convivieron en Buenos Aires. Y la gentileza no tardó en tener respuesta desde el Vaticano.

Francisco apeló, como prefiere, a una vía no institucional para contactarse con el jefe de Estado argentino: una carta que le hizo llegar a través de Adriana Triaca, amiga de Bergoglio y madre del ministro de Trabajo, Jorge Triaca.

La misiva tuvo su respuesta desde la Casa Rosada y, según allegados al mandatario, sirvió para comenzar a hablar sobre un posible encuentro.

El escenario relacional entre Macri y Francisco cambió, por lo que tanto en Roma como en Buenos Aires aseguraron que la reunión será “pronto”, aunque sin especificar una fecha.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *