EN BASE A CONTROLES PROPIOS, DE TERCEROS Y DEL ENTE REGULADOR

Desde CEAL Agua ratificaron que la presencia de arsénico en el agua de red está dentro de los parámetros permitidos por ley

EL TIEMPO conversó con el titular del área de Planeamiento de la entidad, arquitecto Héctor García, y con la ingeniera química María Eugenia Peralta Reyes, responsable del monitoreo en la calidad del líquido. Los entrevistados hicieron algunas aclaraciones respecto de un informe publicado semanas atrás por un matutino de alcance nacional.

El mapa que publicó el matutino La Nación al que hicieron referencia voceros de la compañía encargada de extraer y distribuir el agua de red en Azul. El informe que el ente regulador (OCABA) elaboró luego de una inspección realizada en esta ciudad en febrero de 2016, donde se declarar un nivel de arsénico que está dentro de los parámetros permitidos por la legislación vigente. El pozo N° 7 de CEAL Agua está en calle Olavarría casi Lavalle.  El arquitecto Héctor García está a cargo del área de Planeamiento de la división Agua de la Cooperativa Eléctrica de Azul Limitada. Representantes de CEAL Agua ratificaron la potabilidad del agua de red durante una nota donde fueron consultados acerca de un informe periodístico referido a la presencia de arsénico en el líquido que consumen los azuleños.
<
>
El informe que el ente regulador (OCABA) elaboró luego de una inspección realizada en esta ciudad en febrero de 2016, donde se declarar un nivel de arsénico que está dentro de los parámetros permitidos por la legislación vigente.

El arsénico viaja en el agua de red que CEAL Agua distribuye en la ciudad de Azul, pero su presencia está dentro de los parámetros permitidos que establece la legislación vigente en la provincia de Buenos Aires. Esa es la principal conclusión que surgió de la entrevista que este diario tuvo con dos referentes del área, el arquitecto Héctor García y la ingeniera química María Eugenia Peralta Reyes.

La consulta de este diario surgió a partir de la difusión que tuvo un informe que publicó un matutino de alcance nacional, donde se daba cuenta de la presencia de arsénico en el agua de red de 31 localidades bonaerenses –incluyendo Azul- “por encima de los 10 microgramos por litro que aconseja la Organización Mundial de la Salud (OMS)”.

En esa publicación se señalaba puntualmente el caso de Bolívar, donde “se detectaron niveles de hasta 100 mcg/l, mientras que en Suipacha, Lobos y Chivilcoy los valores superan los 100 mcg/l. y, en regiones de Santiago del Estero, se superan los 1000 mcg/l”.

En el periódico La Nación también se afirmaba que las conclusiones surgían de “los resultados de la primera revisión de investigaciones y registros de los últimos 15 años”.

Los voceros de CEAL Agua aclararon que los parámetros en los que se basa la OMS no son los que toma en cuenta la legislación vigente y el organismo de control estatal en el territorio bonaerense y que la presencia de arsénico en el agua de red para la ciudad de Azul, se mantiene en promedio constante desde hace más de tres décadas. De algún modo señalaron la importancia de llevar tranquilidad a la población en cuanto a que la existencia del arsénico en el agua no es algo novedoso para buena parte de Buenos Aires y otras provincias del país y, si bien su consumo no es aconsejable para la salud, las cantidades presentes en la red en Azul no son –según las leyes actuales- para generar pánico en nuestra comunidad.

Características y efectos

En su sitio web, desde el mes de junio de 2015, la organización internacional

señala al arsénico como “una de las 10 sustancias  más preocupantes para la salud pública”.

“Los esfuerzos de la Organización por reducir la exposición al arsénico incluyen el establecimiento de valores guía, el examen de los datos científicos disponibles y la formulación de recomendaciones para la gestión de los riesgos. La OMS ha definido un valor guía para el arsénico en sus Guías para la calidad del agua potable cuya finalidad es servir en el mundo entero de base para las tareas de reglamentación y normalización en esta esfera. En estos momentos, el límite recomendado para la concentración de arsénico en el agua potable es de 10 μg/l, aunque este valor de referencia se considera provisional dadas las dificultades de medición y las dificultades prácticas relacionadas con la eliminación del arsénico del agua de bebida”, se indicó.

Datos preliminares

CEAL Agua cuenta con 23 pozos de extracción de agua subterránea de un promedio de 80 metros de profundidad, de los cuales funcionan 21. Se producen 8 millones de metros cúbicos anuales, pero se comercializan 6 millones a causa de pérdidas u otros factores. La red cuenta con capacidad para abastecer a 90.000 habitantes, un valor sensiblemente superior al índice poblacional que tiene la ciudad cabecera del distrito.

Se realizan tres tipos de controles. Uno propio, en el laboratorio de CEAL Agua; otro privado, a cargo de Laboratorio Azul; y el que realiza en el moderno laboratorio que ha montado el Instituto de Hidrología de Llanuras “Eduardo Usunoff”.

Los monitoreos son físicoquímicos -donde está el arsénico- y microbiológicos, que es donde están las bacterias. Siguiendo la reglamentación, los fisioquímicos son semestrales y los bactereológicos trimestrales.

“La diferencia entre uno y otro estudio radica en que mientras los parámetros físicoquímicos demoran mucho en cambiar, en los bactereológicos hay muchos factores que pueden incidir y se hace necesario realizarlos con mayor frecuencia. Los primeros se hacen en cada pozo de extracción y en las nueve zonas en las que está dividida la ciudad. Los segundos también se efectúan en cada zona, siendo validados por Laboratorio Azul; además se analizan los diferentes pozos y muestreos adicionales a nuevas ampliaciones de red o a puntos de limpieza que se determinaron realizar”, explicó Peralta Reyes.

A estos controles se le suma la inspección sorpresiva que realiza el OCABA (Organismo de Control de Aguas de la provincia de Buenos Aires), agregó la ingeniera química, “que viene sin aviso previo y hace sus propios análisis en su laboratorio con sede en la ciudad de La Plata”.

Por su parte el Arquitecto García sostuvo que “dentro de los valores regulados estamos bien. De hecho, desde el año 80’ a esta parte, el valor promedio histórico se mantiene”.

“Nuestros padres y abuelos vivieron con indicadores superiores. Recordemos que el antiguo marco regulatorio, en el caso del flúor, tenía 2,73 como parámetro; hoy nos piden 1,5 y nosotros tenemos 1,7, por lo cual hay que hacer mejoras para alcanzar el parámetro máximo permitido”, amplió el responsable de CEAL Agua.

En Chillar y Cacharí, se aclaró, la extracción del agua de red y su distribución es responsabilidad de las cooperativas que funcionan en esas localidades.

Regular la calidad del agua

En otro tramo del diálogo con este matutino, García se refirió a la importancia que tiene el desarrollo de monitoreos constantes para certificar la extensión en el tiempo de la calidad del agua que se distribuye por la red.

“Cuando hay sequía es más proclive el daño en la calidad del agua porque los pozos se desmoronan, los minerales se descomponen, los acuíferos se saturan. Ese panorama de situación conlleva la necesidad de hacer un manejo responsable del acuífero para que los pozos no se agoten ni se estresen. En ese sentido hay muchas formas de regular la calidad del agua: usando bien el recurso y rotando los pozos porque los otros mecanismos artificiales (de separación del arsénico) como la ósmosis inversa, tiene un costo muy alto”, expresó.

En este punto informó que, si bien han tenido que desafectar de la red algunos pozos que ponían en riesgo la calidad del líquido que se distribuye, eso no fue debido a la presencia de arsénico sino de nitrato.

“En nuestra función hay cuatro cosas que se controlan. El flúor, que lo echamos nosotros para la desinfección; el arsénico, el nitrito y el nitrato. Éste último termina siendo el más peligroso, porque es una contaminación con residuos orgánicos de un basural o un cementerio. Ese pozo no sirve más; tuvimos que dar de baja dos bocas de extracción, una de ellas situada en el cementerio, y próximamente estaremos cambiando otros dos pozos por la misma causa”, aclaró.

Precisó que la detección de nuevos pozos de extracción están avanzados, al punto que “tenemos hecho un estudio del Instituto Nacional del Agua y también por Hidrología de Llanuras, que cuenta con un laboratorio de arsénico con instrumental de primera línea. Se trata de sondeos geoeléctricos en Villa Piazza, cerca de la Ruta 3, para ubicar seis nuevos pozos. No serán pozos de superproducción sino que la idea es que trabajen en red, alternándolos, para que no se estrese el acuífero. Hemos preparado un plan director para realizar una ampliación del servicio, que conlleva la mejora en la calidad del agua y en el uso racional del recurso”.

“Sin hándicap para descuidarnos” 

“A la comunidad le damos tranquilidad en cuanto a que el agua que estamos sirviendo a la red es potable, pero no significa que descuidemos los acuíferos y los agentes contaminantes. Es un trabajo contínuo el que hay que hacer. Es necesario hacer un planeamiento de la ciudad porque no puede funcionar un cementerio en el medio de la ciudad ni se puede rellenar una tosquera con basura. El hecho de que estemos medianamente bien, dentro de lo que está regulado, no significa que tengamos hándicap para descuidarnos. Además no estamos hablando de un recurso inagotable”, expresó el titular de CEAL Agua.

Consultado García sobre el estado de la Planta de Tratamiento de Residuos Sólidos Urbanos EcoAzul, de cara a una eventual contaminación de las napas permeable al acuífero, aseguró que comparten la misma preocupación que tiene la actual gestión de la Municipalidad.

“Nosotros tenemos estudios hechos desde la localización del relleno y estamos por enviar documentación a la comuna para que la tenga en cuenta de cara a una planificación de la ciudad; el municipio está preocupado por este tema”, señaló y esbozó una comparación en materia de manejo de residuos con otras ciudades bonaerenses.

“En Olavarría el relleno no sólo parece una mesa de billar sino que usan el gas metano (que se extrae de la misma descomposición de la basura) para otros fines. En tanto ciudades chicas como Tapalqué o Laprida, usan el sistema de reciclado”, mencionó.

Terceros interesados

A consulta de este diario, los informantes de CEAL Agua emitieron su opinión respecto de la publicación del informe en el matutino porteño.

“Esto es repetitivo. De vez en cuando, cuando hay un conflicto sobre otro tema, como el caso de las protestas por recortes en el CONICET y demás, aparece el tema. No hay que olvidar un detalle: a menudo aparece como parte interesada una multinacional de agua envasada. La calidad del agua es un tema estratégico. No solamente para el que la tenga la pueda usar, sino que el recurso sea sustentable y de calidad”, dijo García.

“En julio de 2016 el mismo diario publicó un artículo haciendo mención a posibles tratamientos de arsénico en el agua, hablando como valores límites lo que establece la reglamentación vigente actual. Lo hizo nuevamente cuatro meses después cuando, a mediados de año, los valores que dispone la Organización Mundial de la Salud ya estaban establecidos”, intervino Peralta Reyes.

“El martes 20 de diciembre –recordó la profesional- el diario La Nación publica un informe que está basado en datos que proporciona el Instituto de Efectividad Clínica y Sanitaria. En esa noticia hablan de 31 localidades de la provincia de Buenos Aires, dentro de las que se encuentra Azul, que tienen valores de arsénico que superan los 10 microgramos por litro. Ese es un parámetro que establece la Organización Mundial de la Salud. Ese valor no coincide con el valor de la reglamentación vigente, que es la ley 11.820 y sus modificaciones, que es en la que se basa el ente regulador, el OCABA, que es el organismo que control de aguas de la provincia de Buenos Aires que establece un valor de 50 microgramos por litro. La localidad de Azul tiene valores de arsénico que están entre 0,02 miligramos por litro y 0,03 miligramos por litro, dependiendo del pozo de extracción. Esto quiere decir que los niveles de arsénico en Azul están por debajo de lo que establece la reglamentación vigente.

Peralta Reyes informó que en el mes de febrero de 2016, el OCABA certificó los valores de arsénico que CEAL Agua determinó en el laboratorio propio y que un tercero –Laboratorio Azul- establece de modo particular.

“En el año 2007 el Código Alimentario Argentino se adecúa a lo que establece la Organización Mundial de la Salud y, cuatro años después, esa normativa es derogada hasta hacer un estudio de hidroarsenicismo y saneamiento. Todavía no hay análisis ni estudios que avalen la necesidad de llegar a esos valores para lo que son los niveles de arsénico en el agua, a punto que Estados Unidos tiene la misma reglamentación que nosotros”, amplió.

El hidroarsenicismo es una enfermedad que se va generando con los consumos de dosis muy bajas de arsénico durante un tiempo prolongado; principalmente, produce ciertos tipos de cáncer. “La realidad es que, con los niveles que establece la reglamentación vigente, con un consumo gradual en el tiempo no se detecta ningún tipo de afección o enfermedad generada por esos niveles de arsénico”, indicó la profesional bioquímica.

Dentro de las localidades que sí están fuera de lo que establece la reglamentación vigente están Bolívar, Junín y Tapalqué.

 

¡Deja un Comentario!

3 Comments

  1. Ana

    enero 12, 2017 at 8:25 am

    NO HAY QUE CREER NQDA!!!EL AGUA eS CLORO PURO.m.y del fluor?NADIE DICE NADA…EL AGUA ES VENENO. A LAS 6 DE LA MAÑANA ELNOLOR A CLORO LOS DELATA…VENENO.

  2. Jose

    enero 12, 2017 at 10:49 am

    Tenemos legisladores. O no? Que los legisladores se fijen qué es mejor para nuestra salud: si lo que dice la ley vigente o lo que afirma la OMS. En Azul hay cada vez más casos de cáncer. Si sumamos el arsénico del agua con la contaminación del basural, qué podemos esperar?.
    No es lo mismo tener los niveles de arsénico que dice una ley ARGENTINA -con todos los negociados que hacen-, que tener lo que establece la Organización MUNDIAL de la salud!!!!!!!
    LOS LEGISLADORES DEBEN TOMAR CARTAS EN EL ASUNTO

    • Ana

      enero 12, 2017 at 1:36 pm

      Legisladores?donde?cuando?…sólo pasan por el cajero.todos son lo mismo

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *