Desde hoy y hasta el miércoles no se atiende en Azul y la región a los afiliados al IOMA

La protesta que se llevó adelante en la sede central del Instituto Obra Médico Asistencial (IOMA).


Por Augusto Meyer
ameyer@diarioeltiempo.com.ar
Juan Carlos Polo, tesorero de la Federación de Clínicas, Sanatorios, Hospitales y otros establecimientos de la Provincia de Buenos Aires (FECLIBA) Distrito VIII, confió que sólo se brindarán prestaciones en casos de emergencias. La obra social provincial, que desde hace años arrastra inconvenientes, debe a la entidad que agrupa a clínicas y sanatorios de la zona 24.000 millones de pesos por el vencimiento del pago de los meses de noviembre y diciembre. 
Desde hoy y hasta el miércoles, de acuerdo con lo que se anunció en las últimas horas, clínicas y sanatorios agrupados en la Federación de Clínicas, Sanatorios, Hospitales y otros establecimientos de la Provincia de Buenos Aires (FECLIBA), Distrito VIII, no le brindarán atención a los afiliados al Instituto Obra Médico Asistencial (IOMA). El tesorero de la institución con sede en la calle Belgrano, entre Arenales y Rauch de esta ciudad, Dr. Juan Carlos Polo, advirtió que en ese lapso sólo se darán prestaciones en casos de emergencias. El médico trazó un panorama sombrío, ya que informó que a clínicas y sanatorios de la jurisdicción que comprende al Distrito VIII, IOMA debe alrededor de 24 millones de pesos.
“Nosotros tenemos un plan de lucha en el sentido de que si no nos pagan, no podemos trabajar porque no se puede cumplir con el personal, los insumos y los proveedores. La decisión del Distrito es que si para esta semana no se recibe más cantidad de dinero de lo que nos deben de noviembre y diciembre, vamos a restringir las prestaciones a partir de lunes, martes y miércoles para atender exclusivamente las emergencias”, indicó.
Polo, luego de aclarar que el pago correspondiente al mes de enero vencerá el 20 de marzo, ratificó la gravedad de la situación toda vez que “IOMA es la obra social más importante de las que se trabaja en ese sector de la provincia”.
Consultado sobre las razones que la obra social estatal bonaerense alega para no estar al día con los pagos, el vocero de FECLIBA comentó que argumentan “que tienen problemas de organizar los pagos producto del nuevo sistema contable que tienen”.
“Esto –el cambio de sistema– lo podrían haber hecho en paralelo mientas seguían con los pagos habituales y, una vez que lo tenían probado fehacientemente, avanzaban con su implementación”.
Impacto directo de los incumplimientos 
Según expresó el tesorero de la delegación regional de FECLIBA con sede en Azul, el daño que produce el no pago por parte de la obra social estatal provincial no sólo golpea a los afiliados que están requiriendo de los servicios prestacionales de salud.
“Muchas clínicas no han pagado los salarios y tenemos el problema grave de que a algunas clínicas le han dado el 70 por ciento de la facturación y otras no han cobrado absolutamente nada. La Clínica San Martín de Azul; el Instituto Médico de Las Flores; y el Instituto Oftalmológico de Olavarría, no han recibido un solo peso de las prestaciones de noviembre y diciembre”, precisó Polo.
Las últimas informaciones dadas a conocer por el matutino platense El Día, desalientan alguna posibilidad de resolución en el corto plazo. “Psicólogos, cuidadores domiciliarios, kinesiólogos, empresas de ambulancias y otros prestadores del Instituto Obra Médico Asistencial (IOMA), realizaron ayer (por el viernes) una protesta en las escalinatas de la sede central de la obra social por la falta de pago de sus servicios que prestan a los afiliados. La protesta comenzó a las 10, y se extendió hasta pasadas las 13.30. Los trámites que se realizaban en esa sede se interrumpieron, y muchos fueron a las oficinas de la regional La Plata, en 7 entre 41 y 42, pero otros volvieron a sus casas con las manos vacías. En plena protesta de prestadores -acompañados por un grupo de empleados de la obra social- aparecieron efectivos de Infantería con la intención de disuadir a los manifestantes, pero no lo lograron porque el reclamo callejero se mantuvo y la cuadra de 46 entre 12 y 13 se transformó en un caos”, publicó el periódico.
Los médicos enrolados en el Cemibo y la Agremiación Médica Platense, en tanto, cumplieron medidas de fuerza con alto acatamiento y sus referentes quedaron en mantener reuniones a fin de determinar los pasos a seguir.
Según informaron empleados de la obra social que intervinieron en la protesta a los cronistas de El Día, el IOMA tiene un enorme y complejo movimiento de órdenes de pago. Sin entrar en mayores detalles, se firman por mes cerca de 30.000 órdenes de pago, lo que suma en un año más de 350.000 expedientes. Desde el 1º de enero pasado se puso en funcionamiento un nuevo sistema informático, bloqueando el esquema anterior.
“No hubo transición. Se pasó de un régimen a otro sin escala y con escasos empleados capacitados para ejecutarlo. Ese embudo está provocando esta situación”, confió uno de los agentes del Instituto. “Todos estamos afrontando un periodo difícil, porque recibimos numerosos reclamos de los afiliados y la mayoría lo hace con una bronca tremenda, porque se trata de una cuestión compleja como es la salud”, agregó.
Señales de advertencia
En una nota fechada en Azul el 21 de febrero de 2018 dirigida al presidente de FECLIBA central, Lic. Néstor Porras, el contador Carlos Petraglia, titular del Distrito VIII de esa entidad, indicó que “ante la mora producida y la falta de confirmación de los pagos mencionados se ha decidido iniciar un plan de lucha y declararse en sesión permanente”.
El cronograma de protesta, explicó, incluía la “suspensión de servicios por 24 horas para el día 26 de Febrero de 2018, excepto urgencias. Si no se efectivizaron los pagos de las prestaciones de Noviembre de 2017 al día 23 de Febrero de 2018, el plan de lucha continúa con suspensión de servicios para los días 5, 6 y 7 de Marzo de 2018 si no se efectivizaron los pagos de las prestaciones de Noviembre y Diciembre de 2017 al 2 de Marzo de 2018”.
La carta dejó en claro que, llegado el caso, la regional local profundizaría las medidas de protesta de manera unilateral, sin esperar una postura de la central ni del resto de las filiares del interior.
“Solicitamos a ese Consejo Central pueda adherir a esta medida a todos los Distritos de la Provincia de Buenos Aires. De no ser así, este Distrito lo cumplirá en forma individual”, se aclaró en la nota que firmó el Contador Petraglia.
Unos 40.000 afectados
El 15 de febrero, la Federación informó que estaba “en estado de alerta por la gravísima y acuciante situación que atraviesan los establecimientos médicos por la falta del pago de haberes”. “La falta de pago total por parte del IOMA de las prestaciones brindadas a sus afiliados durante el mes de noviembre/17 conlleva la imposibilidad de las instituciones sanatoriales de cumplir con el pago de los salarios a su personal, de las obligaciones impositivas y previsionales, pago a proveedores, etc. La participación del IOMA en la economía de las instituciones sanatoriales, al ser la principal obra social a nivel provincial y la segunda a nivel nacional, impacta sobremanera en su subsistencia, problemática que afecta a más de 40.000 familias, sin contar proveedores, médicos y demás dependientes. La situación compromete la eficiente atención a los afiliados del IOMA, a la vez que una demora en la resolución, implicaría el colapso del sector”, sostuvieron desde la Mesa Directiva de FECLIBA.
En primera persona
Gastón Quintans, médico clínico radicado en La Plata, le puso cifras concretas a la situación que atraviesan los centros de salud adheridos a FECLIBA y profesionales que son proveedores de servicios para el IOMA.
“El principal pago de un médico es lo que recibe de la Agremiación, y entre el 70 y el 80% de ese dinero proviene de prestaciones al IOMA. Por lo cual, para un profesional que cobra 25 mil pesos al mes, el IOMA representa tal vez unos 20 mil. Si a eso le restas los gastos fijos del monotributo, la caja previsional, la matrícula y el alquiler de un consultorio, que nunca suman menos de 10 mil pesos, ya de por sí te queda la mitad. En otras palabras, que el IOMA se retrase tres meses para pagarte las consultas y hasta seis meses para pagarte las visitas por internación o prácticas, como ocurre hoy, no es una pavada. Es un retraso injustificable que afecta sensiblemente la economía de tu familia. Me cuesta creer que las autoridades del IOMA no se den cuenta de eso, que no vean que los médicos somos laburantes de la salud y que no a todos les sobra para estar meses esperando cobrar por su trabajo. Porque además, si se trata de un problema de sistema de pago, y no de fondos como aseguran, por qué entonces no buscan alguna otra modalidad para pagar hasta que resuelvan su situación”, señaló Quintans.
Compensación por cobros indebidos
“IOMA compensará a sus afiliados por las prestaciones cobradas indebidamente durante el corte de servicios de los médicos”, anunció la obra social estatal en su sitio web. “Si tuviste que pagar la consulta o práctica médica, los días en los que algunos profesionales realizaron medidas de fuerza, te informamos que está garantizada la devolución de los montos abonados”, agregó y puntualizó que son requisitos para tramitar la solicitud, “dirigirse a tu delegación con la documentación básica (fotocopia del DNI, de la credencial y del último recibo de sueldo o recibo de pago en caso de afiliados voluntarios); la nota de solicitud de reintegro, en este caso aludiendo al corte de servicios; factura original o recibo profesional equivalente (B o C), cumpliendo los requisitos exigidos por normas de facturación emanadas de la AFIP, debidamente conformado (la fecha debe coincidir con las del corte del servicio) y el ticket emitido por cajero automático, donde conste el número de cuenta y sucursal bancaria o constancia de CBU”.
MALDITA BUROCRACIA 
Otro caso, que trascendió ayer a través de las redes sociales, no pudo terminar peor. Mientras esperaba una medicación del Instituto Obra Social de la Provincia de Entre Ríos (Iosper), murió Tiziano Cáceres. El nene sufría Atrofia Muscular Espinal (AME) Tipo 1, y según le habían dicho los médicos a su familia, el modo de mejorar su calidad de vida era mediante la utilización de un medicamento costosísimo. El deceso lo anunció el abogado de la familia en Tribunales y se constituyó en el peor final para una batalla que se había iniciado en la Justicia en agosto de 2017. El reclamo judicial apuntó a lograr que el Iosper brinde “cobertura integral al 100% de la medicación Nusinersen (Spinraza) 12 mg/5ml por cuatro aplicaciones, que fuera prescripto por su médica, la neuróloga infantil Lilia Edith Mesa, a los fines de tratar el padecimiento del niño consistente en atrofia muscular espinal tipo 1”. Un fallo en primera instancia resultó adverso, pero luego la Sala Penal y de Procedimientos Constitucionales acabó dándole la razón a los papás de Tiziano y condenó al Iosper a brindar esa medicación. Pero antes de que se efectivizara el fallo, la obra social y la Fiscalía de Estado promovieron un recurso extraordinario, y llegaron hasta la Corte. Ese incidente no se ha resuelto todavía y, en el medio, se produjo el fallecimiento del niño.
SIN SISTEMA NI CORAZÓN

Son historias repetidas e igualmente se suceden sin solución de continuidad. Es cuando, detrás de una obra social o lo que es peor, de un “sistema informático”, no hay corazón. Algunas prestadoras, tanto públicas como privadas, caen en lugares comunes: dejan de atender hasta casos de “vida o muerte”. Es más; desoyen órdenes judiciales donde se los intima a dar aquellos servicios para los cuales fueron previamente contratados. En esa situación se inscribe el caso de un futbolista de Bahía Blanca, enfermo de cáncer, a quien IOMA le negó la operación de un tumor. Recién luego de resoluciones judiciales y –sobre todo- de la presión mediática, la obra social asumió la situación. Víctima del caso resultó el defensor del Club Liniers bahiense, Hugo Iubatti, quien enfrenta un tratamiento contra un cáncer de fémur en la pierna derecha (Sarcoma de Ewing). Su tratamiento comenzó en noviembre y, hace algunas semanas, se llegó a un punto crucial.
“No puede pasar más de 15 días sin estar operado porque la enfermedad se puede extender”, explicó su madre. “Por eso el apuro que tenemos, es un combo de cosas que no dejan en claro todos los trámites”, enfatizó la mujer cuando aún el IOMA no había aceptado cumplir con sus obligaciones. Mientras tanto el club, inició una colecta de dinero para ayudar a la familia de Iubatti. “¡TODOS PODEMOS AYUDAR! Tu aporte, por mínimo que sea, suma para que Nicolás Iubatti pueda realizar su intervención en Buenos Aires. La suma a recaudar es de $ 250.000. Acercá tu colaboración a la sede de Av. Alem o comunicate al 291-4424461. ¡Contamos con vos!”, publicaron en su página de Facebook los aurinegros bahienses.
 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *