“Desierto y Agua”: una propuesta que reinterpreta la música folclórica


“La particularidad sonora del dúo se da en la interacción de elementos electrónicos con instrumentos ancestrales” señaló Andrea Feiguin integrante de la formación que el próximo jueves 22 estará presentándose en el espacio cultural La Criba.   
El próximo jueves 22 de febrero a las 21hs, en el Espacio Cultural “La Criba”, ubicado en  Bogliano 628, estará presentándose nuevamente en Azul el proyecto musical Desierto & Agua. La formación  integrada por Dany Riaño en voz, ronroco, guitarra, zampoña y quena y Andrea Feiguin, en bombo legüero, sampler  y Trutruca video, brindarán un recorrido por su tercer álbum denominado  “Peña Pop”, donde muestran un drástico giro hacia un sonido electroandino, psicodélico con aires folklóricos.  Canciones de autoría propia, líricas con compromiso social y ecológico en un despliegue de instrumentos autóctonos latinoamericanos envueltos en electrónica psicodélica.
En contacto con EL TIEMPO, Andrea Feiguin contó sobre esta propuesta musical que “la trashumancia se define como un tipo de pastoreo en continuo movimiento, adaptándose en el espacio a zonas de productividad cambiante. Nosotros seríamos unos trashumantes del sonido, la itinerancia del dúo tiene como fin acercar la música de desierto y agua a la mayor cantidad de públicos posible. Estamos viajando mucho a Chile y aprendiendo de los trovadores, que tienen una dinámica de viajar constantemente, dándose a conocer de esa manera. Nosotros buscamos lo mismo. En Capital Federal está todo, pero nosotros queremos llegar a todos lados, ser más federales musicalmente. Tratamos de ir a lugares pequeños donde a lo mejor no están acostumbrados a escuchar estos sonidos”.
 
Una mezcla de sonidos
Una curiosidad del proyecto es el uso de instrumentos nativos como trutrucas mapuches, el instrumento de cuerda llamado ronroco y bombo legüero mezclados con aires digitales, analógicos y sampler. Sobre esta búsqueda Feiguin señaló que “la particularidad sonora del dúo se da precisamente en la interacción de elementos electrónicos con instrumentos ancestrales, como zampoñas, quenas y trutrucas. Dany armó el proyecto en 2013 con un formato más folk, solista, pero ya incorporando algunos instrumentos autóctonos. Después en 2015 lo fusionó con rock en formato banda, y en 2017 arrancamos con este formato de dúo con aires más folklóricos, en donde Dany compone las melodías y dentro de eso jugamos un poco con la mezcla de la electrónica y sonidos latinoamericanos, así como vamos juntos componiendo las letras. Es un juego de disfrute que se ve en escena, fluye naturalmente y eso lo hace divertido y atrapante visualmente también”.
A su vez remarcaron la importancia de la soberanía de los recursos naturales y del sentido del amor a la tierra, temática en la que se centra la mayoría de las líricas.
Bajo esa plataforma musical, desarrollan líricas “con un contenido netamente ecológico y social, hablamos sobre la desertificación de las tierras, las bases militares que están poniendo en el país y en toda Latinoamérica para llevarse el agua. Hablamos sobre los pueblos originarios, sobre la problemática de la tecnología, de los niños y las pantallas. Es muy amplio, pero siempre hablando un poco de lo que le hace la modernidad a nuestro planeta, a nuestra cabeza, a nuestra conciencia. Necesitamos decir esto, sentimos que es lo que nos pasa. Pero en nuestras letras no apuntamos a la bajada de línea sino más bien a la reflexión, es generar preguntas sobre los temas que nos tocan a todos”.
 
La llegada a la gente
El resultado de esa combinación es bien recibido por el público, y esto ocurrió en su primera presentación en Azul durante el pasado mes de noviembre. Sobre aquel primer contacto con el público local, la artista señaló que “la gente nos empieza a escuchar sorprendida y después en la mayoría de los casos se deja llevar y entra como en un trance, transitan situaciones que nunca antes habían escuchado. Se acercan mucho a preguntarnos cómo llegamos a este sonido. Nos llegaron a decir que éramos como un Massive Attack pasado por La Pampa. El público se sorprende mucho, y nos agradece que hablemos de estas cosas, aun cuando no está habituado a este tipo de mixturas”.

Desierto & Agua

 Actualmente en formato dúo, DYA está lanzando su 3° material titulado Peña Pop, grabado en el estudio Superloop de la ciudad de Buenos Aires, de la mano de Gaspar OM como productor artístico, invitado también a cantar en el tema “La base militar”. Fueron   además   invitados   a   la   grabación  Mariana Macchiarola en coros, Daniel Giménez en batería y Juan Vila en charango, quena y sikus.
Durante 2017 realizaron  giras por Brasil y el sur de Chile junto al cantor chileno Kaskivano,
brindando un total de 15 fechas en diferentes ciudades.  En plan de federalizar su música   comenzó a realizar shows en diferentes ciudades del país tales como Rosario, San Pedro, San Nicolás, Olavarría, Azul, San Juan, Campana,  San Justo, Ramos Mejía, Martín Coronado, La Plata, Merlo, San Antonio de Padua.
El 2018 comenzó en una extensa gira por el norte de Chile y Argentina, incluyendo una gran fecha en el enero Tilcareño ante más de 20.000 personas abriendo el show de “Los Cafres” (https://www.youtube.com/watch?v=yC3kJvwHQRc).

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *