“Desmentimos que las autoridades hayan intimidado al personal para los trabajos en la Planta de Azul” 

El interventor de Fabricaciones Militares, Luis Riva, remitió ayer a este diario un comunicado a propósito de la nota publicada en la edición del último domingo, en la que se informó -a partir de declaraciones de trabajadores y dirigentes sindicales- que los operarios de Villa María habían sido “intimidados” para venir a Azul a desmantelar la fábrica de explosivos. De acuerdo a lo que sostuvo el funcionario nacional, “los equipos de trabajo designados para el desarrollo de estas tareas se han mostrado en todo momento comprometidos y con un muy buen nivel de predisposición en cuanto al cumplimiento de los objetivos, por lo que reconocemos y apreciamos su colaboración”.

El desmantelamiento de FANAZUL implica también el retiro de toda la señalética de la planta, tal como se observó el domingo último.

Desde la intervención de Fabricaciones Militares, enviaron ayer a este diario un comunicado firmado por Luis Riva en el que, entre otras cosas, desmintió que las autoridades de las fábricas hayan intimado a trabajadores para desmantelar FANAZUL y aseguró que, por el contrario, el personal designado para ese fin demostró “muy buen nivel de predisposición”. De esa manera pretendió responder a la nota publicada por EL TIEMPO en su edición del último domingo, firmada por el periodista Marcial Luna, en la que se informó que trabajadores de Villa María se habían negado a desmantelar la fábrica de explosivos de Azul.

Además, el interventor ratificó la desactivación de la fábrica de explosivos y el retiro de equipos para ser utilizados en otras instalaciones.

Riva ratificó “la decisión tomada”

El comunicado remitido ayer a EL TIEMPO, Riva hizo referencia a “diversas versiones periodísticas que circularon durante los últimos días en medios gráficos, digitales y redes sociales de la localidad de Azul, Provincia de Buenos Aires, provenientes de referentes gremiales”.

En ese marco, aseguró que “se ratifican los términos de la carta de la Intervención del 17 de abril del corriente que indicaba que luego de “…una muy estudiada y analizada respuesta a la propuesta de reapertura … las conclusiones de este análisis confirman la decisión tomada de cierre definitivo de la Planta Azul … Asimismo ratificamos que…Fabricaciones Militares garantiza la libertad de trabajo y utilizará todos los instrumentos legales que imperen en un Estado de derecho, para proteger a las personas y los bienes de dicha institución”.

En otro párrafo, el funcionario nacional remarcó que desmentimos categóricamente que las autoridades de las fábricas hayan intimidado al personal para llevar adelante los trabajos relacionados a la Planta de Azul.

En este punto cabe señalar que en la edición del último domingo se informó que los trabajadores de Fabricaciones Militares de Villa María se negaron a viajar a Azul para proceder al desmantelamiento de la planta de dinamita. La información publicada surgió de los propios operarios consultados por el periodista Marcial Luna y de declaraciones que recogió de los delegados sindicales de esa ciudad cordobesa y también de Río Tercero.

“Muy buen nivel de predisposición”

Asimismo, el interventor de Fabricaciones Militares aseguró en el comunicado que envió a este diario que “también es inexacto afirmar que el día 8 de junio del corriente se llevó a cabo una reunión del Sr. Interventor, y/o del Sr. Director de Gestión de Personas, Lic. Fernando Speranza con el Sr. Director de la Fábrica Militar Villa María, Ing. Miguel Toselli para tratar temas vinculados con esta problemática”.

En este sentido, lo que se informó en la misma nota del último domingo fue que los delegados sindicales de Villa María y Río Tercero, luego de una asamblea que se realizó con carácter urgente, el viernes se movilizaron hasta la fábrica militar. Allí, ante las autoridades, ratificaron que no volverían a participar de tareas de desguace en Azul.

“La decisión ya se ha tomado: de aquí no va a ir nadie”, aseguraron a este diario dirigentes gremiales, quienes además indicaron que le solicitaron a Toselli que transmitiera tal decisión a Riva o a Speranza, “sea con quien fuere que Toselli planeaba reunirse” el viernes por la tarde.  Es decir, en ningún momento se informó que la reunión se había llevado adelante.

Por otra parte, el interventor de Fabricaciones Militares reconoció que “sí, estamos avanzando en la desactivación, desmontaje, retiro de equipos y máquinas que puedan ser utilizadas productivamente en otras instalaciones de la empresa. Para este proceso que se inició a finales de 2017 contamos con la colaboración permanente e inestimable de las autoridades y personal de fábricas militares Villa María, Fray Luis Beltrán y Río Tercero.

En el último párrafo, Riva advirtió que “en tal sentido, los equipos de trabajo designados para el desarrollo de estas tareas se han mostrado en todo momento comprometidos y con un muy buen nivel de predisposición en cuanto al cumplimiento de los objetivos, por lo que reconocemos y apreciamos su colaboración”.

Luis Riva, interventor de Fabricaciones Militares, ratificó una vez más el cierre definitivo de FANAZUL. ARCHIVO EL TIEMPO/ NACHO CORREA

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *