EN LA RUTA 226, MIENTRAS REGRESABAN DE UNA CAPACITACIÓN

Destacan el accionar de integrantes de la Patrulla Rural y de Defensa Civil de Azul que socorrieron a un herido

Paola Gaglione (vestida con uniforme) y María Magdalena Aguirre ya trabajan en brindarle los primeros auxilios al hombre que había sido arrollado por una motoniveladora, sufriendo lesiones graves en los miembros inferiores.Julio Figueroa, quien está a cargo del entrenamiento del personal del CPR, destacó la actitud de Paola Gaglione y de María Magdalena Aguirre mediante una publicación en su perfil de Facebook.
<
>
Paola Gaglione (vestida con uniforme) y María Magdalena Aguirre ya trabajan en brindarle los primeros auxilios al hombre que había sido arrollado por una motoniveladora, sufriendo lesiones graves en los miembros inferiores.

Por Augusto Meyer – ameyer@diarioeltiempo.com.ar

Protagonistas del rescate fueron Paola Gaglione, perteneciente al CPR local, y María Magdalena Aguirre, del área de Defensa Civil. Descendieron del móvil en que regresaban a este medio procedentes de Bolívar y le brindaron los primeros auxilios a un hombre que había sido arrollado por una motoniveladora, sufriendo lesiones óseas en las piernas. “Lo fundamental era manejar lo emocional. Yo sabía lo que hacía y una, cuando sabe lo que hace, está tranquila”, expresó Gaglione. En la entrevista participó el subcomisario Mariano Lozano, titular de la fuerza policial con sede en Azul. –

Paola Gaglione y María Magdalena Aguirre, integrantes del Comando de Prevención Rural y de Defensa Civil de Azul, respectivamente, le brindaron los primeros auxilios a una persona que había sufrido un grave accidente al ser arrollado por una motoniveladora a la altura del kilómetro 281 de la Ruta Nacional N° 226. La actitud de ambas merecieron las felicitaciones de compañeros de trabajo y, en el caso de Gaglione, de las máximas autoridades de la ex Patrulla Rural a nivel local, regional y de la provincia de Buenos Aires.

De hecho el subcomisario Mariano Lozano, jefe del CPR con asiento en Azul, en diálogo con este diario resaltó: “Estaría bueno que todos tengan conocimiento de lo que son los primeros auxilios. Esto (la intervención de una subalterno suyo) llegó a oídos del Superintendente nuestro, quien está al tanto de lo que hizo el personal y está orgulloso por la forma en que ella llevó adelante su accionar”.

El destino quiso que la actuación de las dos azuleñas se diera en el mismo momento en que regresaban a esta ciudad procedentes de Bolívar, donde estuvieron participando de una capacitación en RCP (Reanimación Cardio Pulmonar).

Acerca del curso que tiene a Gaglione y Aguirre como dos de sus protagonistas, Lozano explicó que el adiestramiento se inició a principios del mes de octubre por iniciativa del coordinador del CPR con asiento en Olavarría, comisario mayor Mario Busto, y del paramédico Julio Figueroa.

El personal que presta servicios en las ex patrullas rurales de Azul, Rauch, Olavarría, Bolívar, Tandil, Laprida, Lamadrid y Tapalqué, está siendo entrenado para poder dar los primeros auxilios a personas que tienen algún tipo de accidente.

“Nosotros somos los primeros que respondemos a los llamados de la gente de campo, que está aislada de la ciudad. A veces llegamos primero ante casos de accidente o enfermedad y tenemos que tener nociones básicas de primeros auxilios a la espera del arribo de la ambulancia”, indicó el jefe policial, quien admitió que –si bien no forma parte del ámbito de su jurisdicción- los siniestros en ruta pueden eventualmente merecer la atención de los efectivos que están asignados a prevenir y reprimir el delito rural.

Respecto de Paola Gaglione, el subcomisario Lozano dijo que ella fue designada por el comisario mayor Busto para realizar la capacitación en virtud de que ya cuenta con conocimientos básicos previos que la habilitan para ser entrenada y luego compartir los conocimientos con el resto del personal (el CPR Azul tiene una dotación de 42 efectivos).

 De la teoría a la práctica

Paola Gaglione se presentó a la entrevista con EL TIEMPO con la humildad de saber que cumplió con su deber, pero con el orgullo –como servidor público y madre- de asegurar que pudo llevar la teoría a la práctica sin vacilaciones.

La joven lleva doce años dentro de la Policía de la Provincia de Buenos Aires, la mitad de ellos en la ex Patrulla Rural. Indicó que eligió ser policía y que estudió en la Escuela que la fuerza tiene en Chapadmalal, de donde egresó en 2006. Su primer destino fue la comisaría primera de Azul. Además es Técnica Radióloga.

En el marco de la capacitación, Gaglione tiene la enorme responsabilidad de enseñarle a sus compañeros de cómo llevar a la práctica los primeros auxilios. Por eso está viajando a los CPR que tienen asiento en ciudades como Las Flores, Bolívar, Rauch, Laprida, Lamadrid, Tapalqué y General Alvear.

En los adiestramientos paramédicos, la finalidad es capacitar al personal sobre qué acciones se pueden implementar a la espera del arribo –o demora- de la ambulancia y poder llegar con la persona al hospital más cercano.

“Si bien yo sé lo que es hacer un primeros auxilios, el viernes (20 de octubre) fue una prueba de fuego. Así se lo hice saber al comisario mayor Busto y al subcomisario Lozano. Veníamos en el móvil del CPR de Olavarría por la Ruta 226 de la capacitación de Bolívar con mi compañera de Defensa Civil ad honorem Magdalena Aguirre. A cinco kilómetros del peaje nos hacen señas, bajamos del móvil y vemos una persona tirada y una máquina. No dudé en asistirlo; me bajé con los guantes y comencé a asistirlo para darle respuesta inmediata a los primeros auxilios”, expresó Gaglione.

La policía rural dijo que la víctima –identificada como Alejandro  Medici, de 32 años, domiciliado en Sierras Bayas y titular de una empresa logística- había sido arrollada por una motoniveladora que se encontraba realizando la nivelación de un terreno.

“Lo arrastró una motoniveladora, gritaba de dolor y había que contenerlo y sacarlo de debajo de la máquina que le había pisado los miembros inferiores”, explicó la entrevistada, quien se abocó a practicar los primeros auxilios, sin hacer hincapié en las causas del siniestro ni en el tiempo que pasó hasta el arribo de la unidad de asistencia médica. En los días sucesivos, en comunicación con familiares le dijeron que el accidente se produjo mientras se trataba de emparejar el nivel de lo que es una playa de estacionamiento de camiones y esta persona dirigía las maniobras de la maquinaria, marca Jhon Deere, conducida por Marcelino Spinella, de 59 años.

Gaglione afirmó que, como prioridad, ella se planteó cubrir la faz emocional del accidentado.

“El dolor lo tenía de las rodillas para abajo, por lo que traté de inmovilizarlo y contenerlo. Sabía lo que hacía. Una, cuando sabe lo que hace, lo hace tranquila y deja que todo fluya. La ambulancia llegó a término, con lo cual lo único que hicimos fue colaborar con el traslado”, manifestó.

“MANDADAS POR ALGUIEN, EN EL MOMENTO Y LUGAR INDICADO”

Paola Gaglione sostuvo que está preparada para actuar en cualquier situación que se pueda dar mientras esté de servicio, aun cuando desconozca con qué panorama se pueda llegar a encontrar.

“Es como una caja de Pandora. Una, cuando sale a recorrer, no sabe lo que se va a encontrar. En este caso podría decir que estábamos mandadas por alguien en el momento y lugar indicado”, expresó.

Según se informó, Medici –el hombre arrollado por la motoniveladora- sufrió fractura de tibia y peroné, de tobillo izquierdo y pierna derecha, lesiones de las que se estaba reponiendo en un centro asistencial de la zona.

 

 

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *