REUNIÓN EN EL CONCEJO POR LA EXPOMIEL

Detalles de un encuentro que terminó con varios compromisos de las partes

: Productores apícolas estuvieron reunidos en la sede del Concejo Deliberante con un representante del Ejecutivo, dos ediles, el secretario del cuerpo y un abogado.
<
>
: Productores apícolas estuvieron reunidos en la sede del Concejo Deliberante con un representante del Ejecutivo, dos ediles, el secretario del cuerpo y un abogado.

“Los hemos convocado a este Concejo para que nos puedan explicar qué es lo que sucedió y qué posibilidades de revertir esto que parece una decisión tomada. Nos sorprendió a todos los concejales y a mí en lo personal, que presido la comisión de Producción”, expresó Guillermo Vieta, presidente de la comisión de Producción del Legislativo. Así comenzó la reunión que anteanoche se llevó a cabo en el recinto de sesiones del Concejo Deliberante, a fin de tratar de impedir el traslado de la edición del año en curso de la Expomiel a Olavarría. Tal como se informó en la anterior edición, no fue posible evitar la mudanza de la exposición a la vecina ciudad. Al menos, y en eso sí hubo acuerdo entre las partes, se pudo hacer tomar el compromiso a los integrantes de la comisión directiva del Centro de Apicultores de Azul para que, el capítulo 31 de la muestra, se concrete nuevamente en esta ciudad.

Con la presencia del subsecretario de Producción y Empleo, Juan Arruti, en representación del Municipio y del edil Roberto Gayani, las partes aceptaron reunirse varios meses antes de la fecha de la expo, a fin de avanzar con detalles de la organización para que la actividad cuente con toda la infraestructura que requiere para su desarrollo.

 

El “desafío” del Intendente

El encuentro entre los integrantes del Centro de Apicultores, los concejales de Cambiemos –únicos que asistieron, junto con el secretario del cuerpo, Leandro Fissina y el abogado Juan Sempé- y Arruti, se llevó a cabo en un clima de respeto mutuo. Sin embargo, los primeros minutos del cónclave hubo algunos cruces entre los presentes. Con el paso de los minutos los decibeles fueron bajando hasta que, luego de casi una hora, fue el tiempo de los consensos.

Guillermo Franco, por ejemplo, a la introducción que hizo Vieta respondió: “Estamos cansados de explicar esto. El intendente hizo una puesta en escena de desafío, de amenaza, en vez de conciliar. La decisión se tomó definitivamente el lunes que pasó. Si ustedes ven el tiempo que queda, no hay margen suficiente. Las empresas, que el año pasado no se fueron conformes, deben programar su logística con mucha anticipación”.

El dirigente apícola reclamó que “el Intendente nunca nos atendió”. “La reunión fue con (el secretario de Gestión y Gobierno, Alejandro) Vieyra y con Lucas Gaillur. Acá debe haber un cambio de concepto. Más que empezar a trabajar, hay que empezar a conversar”, agregó.

La respuesta del presidente de la comisión específica del Concejo no se hizo esperar. Entre otras cosas, Vieta subrayó que “la Expomiel es un derecho adquirido de Azul. La fiesta es del partido de Azul, no es de una comisión. Hace 30 años que se hace” y que había un impedimento legal para hacerla en otra ciudad, a lo que Franco le aclaró que el decreto en cuestión está referido a la Fiesta Nacional de la Miel, no a la exposición con ronda de negocios que se hace.

El mismo Franco se refirió a cuestiones de logística no resueltas para poder realizar la Expomiel en esta ciudad. “Juan (Arruti) interviene por un llamado mío preocupado por los plazos.  Nos dijeron que vendiéramos los stand en el CEF. ¿Qué hubiera pasado si cedíamos los stand y no hay nada. Vos, Juan, dijiste que a los municipales no los podían hacer trabajar (para reacondicionar el predio situado en el barrio Del Carmen), dijo el productor apícola. Agregó: “El año pasado nos iban a dar cosas que después no nos terminaron dando. Teníamos stands en piso de tierra cuando nos prometieron asfalto negro y la declaración de interés nacional es un logro que tuvimos nosotros que nos movimos”.

 

El dilema del lugar posible

Cuando sobre la mesa se analizó la cuestión del lugar posible para realizar la exposición –el predio de la ex Curtiduría Azul-, los apicultores presentes sostuvieron las falencias que presentaría el sitio. “Hay murciélagos, hay que destapar las canaletas. Estamos trabajando sobre lo inseguro, sobre una utopía de lo que se puede hacer ahí. La Municipalidad no firmó ningún convenio con el dueño de la ex curtiduría. No entra la exposición completa, hay que tirar una pared y hacer salidas de emergencia. Hay que presentar un plano con la firma de un ingeniero civil que ratifique que la estructura está en condiciones”, señalaron casi al mismo tiempo el presidente del Centro de Apicultores, Juan Pedro Echeverry, y Franco.

Acaso en el momento de mayor tensión de la reunión, Arruti afirmó: “La sociedad nos castiga porque se está yendo la fiesta de Azul. La curtiduría es un excelente lugar. No será el ideal, pero es el doble de la carpa. Era la posibilidad de tener un lugar para distintos eventos”.

El subsecretario de Producción y Empleo negó que se fuera a trasladar a la organización de la Expomiel alguno de los costos que conllevara la puesta en valor de la ex Curtiduría.

“A mí me dijeron que la muestra la diseñara en el CEF y le pedí a Vieyra que me dejara avanzar en un plan B. En ningún momento le dijimos que le iban a pasar algunos de los costos. Si el Municipio tenía que poner 500.000 pesos, es problema del Municipio, que asumiría el costo. Si había que armar la carpa, armábamos la carpa. Muchachos: no están dimensionando lo que implica llevarse la muestra a Olavarría. Sé lo que son los negocios. Desde hace 29 años todos los azuleños invertimos en la exposición. Yo tomo el compromiso de que el lugar (ex curtiduría) va a estar. Creo que si nos poníamos las pilas, la hacíamos en Azul”, explicó.

 

“Nos tildan de fiesta privada”

Al promediar la reunión, los productores apícolas expresaron que, si había que hacer una erogación de dinero, en función del monto que se menciona ellos recibirían críticas aun cuando no fueran quienes aportaran la plata. “Es una locura que una entidad como la nuestra haga un salón para un evento anual. No sólo hace falta infraestructura sino hacer algo que sea habilitado. Nos critican porque nos tildan de fiesta privada que hacemos negocios impresionantes. Vos (dirigiéndose a Juan Arruti) no ves las notas que nos envían las empresas. El año pasado adjuntamos nota al Intendente de las críticas que nos hizo la Cámara de Empresas Apícolas. Nosotros estamos trabajando con anticipación. Ustedes no nos escucharon”, expresó Franco.

Roberto Gayani tomó la palabra para emitir su opinión respecto del rol que jugó la comuna. “Hubo una falta de respuesta del Poder Ejecutivo. Yo creo que este año, que la Expomiel se haga en Azul, es imposible. Hay que trabajar con compromiso para la próxima edición”, manifestó. “No hay que seguir perdiendo tiempo porque ellos tienen sus razones y hay que empezar a trabajar para la próxima edición”, agregó.

Las condiciones en el CEMO

A consulta de Leandro Fissina sobre las diferencias en cuanto a la infraestructura local y lo que les ofrecen en Olavarría, los apicultores presentes señalaron que, declarando la Expomiel “de interés municipal”, el uso del Centro de Exposiciones Municipal de Olavarría “no tiene costo”.

“En Olavarría no hacemos feriantes ni elección de la reina. Pusimos en la nota al intendente que le dábamos un año de oxígeno para que puedan prepararse. El año pasado cortamos clavos y se terminó armando una estructura deficiente (la carpa municipal que hubo que rastrear y reacondicionar). Ellos vienen a hacer sus negocios pero no les importa dónde se hace. Hoy esos negocios los están haciendo en Maipú. No tenemos cómo demostrar que vamos hacia adelante en materia de infraestructura. Si Chillar o Tapalqué hubiesen tenido la estructura íbamos ahí. No es un capricho ni tantas otras cosas que se dijeron. Si es por la infraestructura que le ofrecemos, las empresas no vienen más. Hemos tenido discusiones en los pasillos”, puntualizó Franco.

Paso por el tamiz

De lo que este diario pudo resumir en base a lo conversado en el Concejo Deliberante, se puede señalar que según afirmaciones de los integrantes del Centro de Apicultores, “Bomberos dijo que es la última vez que habilitaban la carpa”. También fue tema de análisis algo que la actual gestión conoce, y que es que la administración de José Inza dejó deudas que le fueron reprochadas al Centro de Apicultores. “La gestión anterior nos dejó un descubierto por 100.000 pesos”, fustigó uno de los productores.

A su turno Guillermo Franco cuestión a la Cooperativa Eléctrica de Azul Limitada y al Municipio. A los primeros porque “nos cobra la bajada” en el predio donde se hicieron las últimas ediciones, y a la comuna porque nunca intercedieron para que la CEAL no avance con esa acción. “Golpeamos las puertas al municipio para que interceda y nos dejen de golpear por una bajada que sigue estando ahí, en el balneario. Lo que no vamos a tolerar es que digan que extorsionamos a otros intendentes; eso no es verdad. Tampoco es cierto que el Municipio haya pagado el consumo de energía”, expresó.

 

Trabajar por anticipado

Superada la discusión esencial que motivó el encuentro, las partes no descartaron la posible realización, en forma conjunta, de la Fiesta Nacional de la Miel, con elección de la reina, para dentro de algunos meses.

“En octubre o en noviembre me vienen a ver, lo vamos a ver al ‘Gaucho’ (apodo con el que se conoce a Juan Arruti) y empezamos a laburar para la Expomiel. Hay que encontrar un espacio físico que pueda albergar todos los eventos”, dijo Vieta.

“Nosotros siempre estuvimos predispuestos. Siempre estuvo el compromiso. Dijimos que una vez terminada la fiesta nos poníamos a laburar. Golpeamos puertas y nos cansamos; nosotros tenemos nuestras ocupaciones personales”, respondió Franco.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *