DETENIDA

Una mujer de 44 años había sido detenida el pasado lunes por la Policía en una estancia ubicada en el Partido de Tandil. De acuerdo con lo señalado, está acusada de haber abusado sexualmente de dos sobrinas suyas, hechos ocurridos cuando las presuntas víctimas eran menores de edad.

“Son dos hechos de abuso que denuncian sus sobrinas, aunque uno está prescrito”, le dijo a este diario Germán Senn, el abogado de la acusada.

La causa penal que se inició, tras la primera de las denuncias recibidas en sede judicial en mayo del año pasado, se instruye desde la UFI 13 que está a cargo del fiscal Javier Barda.

Después de que había sido detenida, la mujer fue trasladada a Tribunales para que fuera indagada, ocasión durante la cual se negó a declarar.

Fuentes judiciales indicaron que en principio está acusada del delito de abuso sexual gravemente ultrajante por sus circunstancias de realización (dos hechos).

Pero de acuerdo con la estimación de su abogado defensor, si se toma en cuenta la fecha en que uno de esos presuntos abusos ocurrió hasta que fue denunciado, el tiempo transcurrido implica que esté extinguida la posibilidad de instar acción penal alguna con relación a ese hecho.

“Ese segundo hecho que le imputan quedaría eliminado. Está prescrito, algo que yo pedí a la Jueza de Garantías que está interviniendo que así lo declare”, dijo Senn.

La mujer está detenida en la comisaría segunda de 25 de Mayo, ubicada en la localidad de Norberto de la Riestra. Y su abogado señaló que tiene previsto solicitar en los próximos días su liberación y, más adelante, el sobreseimiento.

En la investigación penal iniciada, uno de los presuntos abusos que le imputan a la mujer se remonta a lo sucedido en una chacra del Partido de Azul entre los años 2006 y 2009.

Según se menciona en la causa, durante ese lapso de tiempo abusó sexualmente “en reiteradas ocasiones” de una sobrina suya.

La presunta víctima tenía entre 12 y 15 años de edad para ese entonces. Y dichos abusos -se describe en la acusación- implicaban que su tía le tocara e introdujera los dedos en sus partes íntimas cada vez que se quedaba a dormir en la casa donde la menor vivía con su familia.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *