TIENE 20 AÑOS

Detuvieron a otro joven que está acusado de haber cometido un violento intento de robo

Le imputan haber sido uno de los autores de un intento de arrebato ocurrido en noviembre pasado en cercanías al frigorífico EFASA. Durante el hecho, dos sujetos que andaban en una moto quisieron sustraerle la cartera a una mujer. Para eso, la hicieron caer al piso, provocando que la víctima sufriera una grave lesión en el cráneo. Por el mismo caso, a principios de este año habían arrestado a otro joven. Y días atrás, a ese primer detenido la Cámara Penal le confirmó la prisión preventiva.

Un segundo acusado de cometer un violento intento de robo mediante un arrebato, hecho que se había producido en esta ciudad en noviembre del año pasado, está detenido desde el jueves último, día en que policías hicieron efectiva la medida cautelar en Villa Fidelidad, según se informó.

Además, la causa penal que por el caso se está instruyendo tiene -desde los primeros días del pasado mes de enero- privado de la libertad al otro presunto autor del hecho, a quien recientemente la Cámara Penal le confirmó la prisión preventiva que le había sido dictada en primera instancia desde un Juzgado de Garantías.

Pero esa medida cautelar aún no tiene rango de firmeza, ya que los abogados de ese joven apelaron ante Casación lo dispuesto desde la Cámara, según informó ayer a EL TIEMPO uno de los defensores del inculpado (ver cuadro aparte en esta misma página).

De acuerdo con lo sostenido por la Defensa, el joven es ajeno al ilícito que se le atribuye, por lo que han solicitado -sin que el pedido haya prosperado hasta el momento- que se impugne una rueda de identificación de personas que por el caso había sido llevada a cabo en sede policial.

Durante esa rueda, un testigo había reconocido al joven como uno de los coautores de lo que, en formato de una causa penal, se continúa instruyendo desde una fiscalía local como un robo agravado en grado de tentativa.

Otro detenido

Volviendo al segundo de los acusados que tiene esta Investigación Penal Preparatoria, voceros policiales informaron que había sido detenido el jueves pasado.

Contando con un pedido formulado por el fiscal a cargo de la causa –el Dr. Luis Palomares, titular de la UFI 13-, desde el Juzgado de Garantías número 1 la Dra. Mariana Irianni había avalado la detención.

De esa manera, el jueves pasado en horas de la tarde fueron efectivos pertenecientes al Gabinete Externo de la Seccional Primera los que llevaron a cabo la medida cautelar en una vivienda situada en San Carlos entre Bolívar y Chaves de este medio.

El detenido fue identificado por fuentes policiales y judiciales como José Manuel Agüero, un joven que tiene 20 años.

Al día siguiente de que se hiciera efectiva su detención, es decir, el pasado viernes, Agüero fue llevado a Tribunales para ser indagado. Y hasta ayer, continuaba privado de la libertad en la sede de la Seccional Primera local.

 Un violento intento de arrebato

Agüero es desde el jueves pasado el otro coimputado que tiene esa causa penal relacionada con un violento intento de arrebato que una mujer había sufrido en esta ciudad en noviembre del año pasado.

De acuerdo con lo que en su momento había sido informado desde estas mismas páginas con relación a ese hecho, la víctima se llama María Isabel Mayo y tiene 56 años.

El pasado 3 de noviembre, en el Barrio del Carmen, a la mujer habían intentado sustraerle una cartera que llevaba colgada.

Los autores del hecho fueron dos sujetos que se movilizaban en una moto. Durante la maniobra, al intentar apoderarse uno de ellos de la cartera que la mujer tenía colgada, hicieron caer a la víctima, que sufrió un fuerte golpe en la cabeza por el que tuvo que ser trasladada al Hospital Pintos, el centro asistencial municipal donde permaneció internada varios días.

Cuando el hecho se produjo la víctima estaba parada en la calle charlando con una conocida y tenía la cartera colgada sobre uno de sus hombros.

En la maniobra para intentar arrebatársela, los delincuentes cayeron de la moto en la que circulaban, aunque rápidamente se levantaron, subieron nuevamente al vehículo y se dieron a la fuga sin poder concretar el robo.

Mientras tanto, Mayo quedó tendida en el piso y al lugar tuvo que ser convocada una ambulancia que la trasladó al hospital.

Al golpear su cabeza contra el asfalto cuando intentaron arrebatarle la cartera, la mujer sufrió la pérdida del conocimiento. Y una vez atendida en el Pintos, se comprobó que había sufrido una fisura en el cráneo.

La investigación iniciada por ese hecho ocurrido en la intersección de las calles Castellar y Guaminí, en cercanías al frigorífico EFASA, derivó tiempo después en las realizaciones de allanamientos, teniendo en cuenta que varios arrebatos se habían registrado en el mismo barrio donde la empleada municipal resultara gravemente lesionada.

También se consiguieron las grabaciones de las cámaras de seguridad del frigorífico, a modo de uno de los elementos de prueba que desde la Fiscalía actuante en el caso se han utilizado para llegar hasta los ahora dos detenidos que tiene este intento de arrebato.

El dato

Durante la detención de Agüero, en la vivienda donde fue hallado la Policía incautó un teléfono celular, elemento que -según se presume- podría estar relacionado con el episodio delictivo que se está investigando.

 

EL OTRO IMPUTADO, CON PRISIÓN PREVENTIVA

A principios del pasado mes de enero hubo un primer detenido por este violento intento de robo. Se trata de un joven que todavía hoy continúa privado de la libertad en la Unidad 7, la cárcel de varones del Servicio Penitenciario Bonaerense que está en Azul.

Identificado como Darío Ezequiel Ward y de 20 años, a principios de este mes la Cámara Penal de Azul le confirmó la prisión preventiva como uno de los presuntos coautores del delito robo agravado en grado de tentativa.

Más allá de lo que sostienen sus abogados defensores, la principal prueba que lo involucra en el hecho se relaciona con una rueda de identificación de personas llevada a cabo en sede policial, medida durante la cual un testigo lo reconoció como uno de los ocupantes de la moto en la que iban los autores del intento de robo que sufriera la empleada municipal.

A Ward lo habían detenido el pasado 6 de enero, después de realizada esa rueda de reconocimiento. Tiempo después, le dictaron la prisión preventiva, medida cautelar que el pasado 1 del corriente mes confirmaron en segunda instancia desde la Cámara Penal los jueces José Luis Piñeiro y Eduardo Uhalde.

En la causa penal que está llevando adelante el fiscal Palomares al joven lo están representando los abogados Pablo Pando y Fernanda Giménez.

La Dra. Giménez, ayer en diálogo con EL TIEMPO, explicó que la ratificación de la medida cautelar por parte de la Cámara aún no tiene rango de firmeza, ya que han decidido acudir a Casación para que se revea la situación procesal de su defendido.

La abogada sostiene que hubo falencias en la investigación del caso, las mismas que tendrían que dejar sin efecto la privación de la libertad de su defendido. Según afirmó también, Ward no era uno de los sujetos que iban en la moto cuando se produjo este intento de arrebato.

Tal como fuera señalado al momento de apelar la prisión preventiva del joven ante la Cámara, aunque sin que la decisión de primera instancia se revirtiera por parte de los jueces, la abogada dijo que la rueda de identificación que se hizo en sede policial carece de validez.

“La rueda de reconocimiento se realizó con miembros del personal policial administrativo de la Seccional Primera, lo cual es nulo desde todo punto de vista”, sostuvo ayer la abogada en diálogo con este diario.

Pero la Cámara no avaló lo sostenido por la Defensa de Ward, que también había objetado que lo dicho por un único testigo fuera elemento de prueba suficiente para detener al joven como uno de los presuntos autores del intento de robo, otro argumento que tampoco fue considerado por los jueces.

Al contrario, en la Cámara dieron plena credibilidad a la identificación positiva que del encausado hiciera ese testigo, lo que terminó confirmando la prisión preventiva del joven que actualmente está en la Unidad 7.

Los abogados sostienen también que las filmaciones de las cámaras de seguridad de EFASA sirven para demostrar con claridad que el joven que está preso no era uno de los ocupantes de la moto el día que quisieron sustraerle la cartera a la empleada municipal.

En ese sentido, la Dra. Giménez afirmó que lograron obtener capturas de esas grabaciones, las mismas que traducidas en fotos son lo suficiente visibles para demostrar que fueron otros sujetos los autores del hecho.

En ese contexto, han solicitado ahora en la Asesoría Pericial de La Plata un dictado de rostro, partiendo de esas imágenes obtenidas de las cámaras de seguridad.

Ward había declarado en sede judicial ni bien fue detenido, indicando que era totalmente ajeno al hecho que se le atribuye en carácter de coautor.

Es por todo esto que, tras lo dispuesto por la Cámara el pasado 1 de marzo, los abogados del joven han decidido recurrir la medida de coerción ante Casación, en La Plata.

Además, la Dra. Giménez dijo que han vuelto a solicitar que el joven sea excarcelado. Según sostuvo, al igual que ya lo había dicho al apelar ante la Cámara, su defendido no representa en libertad peligro procesal alguno, “ya que él no tuvo nada que ver con el hecho”.

Para los jueces de la Cámara, en cambio, el tipo de delito que se le imputa al joven y la sanción que podría caberle son factores que conllevan a que, de ser condenado, la pena que le impongan sea de prisión a cumplir.

Esos aspectos, sumados a la violencia que los autores demostraron durante el hecho, hacen que resulte adecuado que siga preso, a la espera del juicio al que deberá ser sometido por lo sucedido con la empleada municipal en noviembre del año pasado.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *