ESTÁ PRESO EN LA COMISARÍA PRIMERA

Detuvieron a un joven que tiene que cumplir tres años de prisión

La medida cautelar se hizo efectiva después de que quedara confirmado un fallo de un juicio donde al azuleño lo habían condenado por hurtar energía eléctrica. Si bien en ese proceso le fue impuesta una pena de dos meses de prisión, un antecedente de una condena de tres años de prisión que registraba por otros delitos derivó en el dictado de esa pena única de tres años de cárcel que comenzó a cumplir desde anteayer.

Héctor Torrens, magistrado a cargo del Juzgado Correccional 2 que había ordenado la detención del joven que desde anteayer está preso en la comisaría primera local. 
NICOLÁS MURCIA/ARCHIVO/EL TIEMPO
<
>
Héctor Torrens, magistrado a cargo del Juzgado Correccional 2 que había ordenado la detención del joven que desde anteayer está preso en la comisaría primera local. NICOLÁS MURCIA/ARCHIVO/EL TIEMPO

Un joven fue detenido en esta ciudad, medida cautelar que se hizo efectiva a través de una orden dictada por un Juez Correccional.

Según lo señalado ayer a EL TIEMPO por fuentes policiales y judiciales, el azuleño que fue arrestado el martes último debe cumplir tres años de prisión, después de que en un juicio llevado a cabo durante el pasado mes de marzo había sido condenado en primera instancia a esa pena única por hurtar energía eléctrica.

Un mes después esa resolución había adquirido rango de firmeza, situación que el pasado martes en horas de la tarde se tradujo en que el hombre fuera detenido.

A la espera de un cupo para que fuera trasladado a un establecimiento carcelario del SPB, hasta anoche permanecía privado de la libertad en la comisaría con sede en Belgrano y Las Flores de este medio.

El joven detenido anteayer fue identificado por voceros policiales y judiciales como Carlos Eduardo Vera y tiene 27 años.

El martes que pasó, poco antes de la hora 21, su detención se hizo efectiva en esta ciudad, medida cautelar que llevaron a cabo policías del Gabinete de Investigaciones de la Seccional Primera y de la Local en la vía pública. Concretamente, en Prat entre De Paula y Moreno, según lo que fue informado.

Dicha detención había sido dispuesta por Héctor Torrens, funcionario judicial a cargo del Juzgado Correccional número 2 que tiene sede en el edificio central de los Tribunales de Azul.

Tres años de prisión a cumplir

En marzo de este año, el juez que ahora ordenó su detención le había impuesto a Vera en un juicio oral una pena única de tres años de prisión de cumplimiento efectivo.

Específicamente, en ese debate el joven había sido condenado a dos meses de prisión a cumplir como autor del delito de hurto, ilícito cometido en perjuicio de la Cooperativa Eléctrica de Azul Limitada.

Pero un antecedente penal computable que registraba, de tres años de prisión en suspenso y por los delitos de privación ilegal de la libertad agravada en concurso ideal con coacción agravada en concurso real con tenencia de arma de guerra sin la debida autorización, había sido lo que finalmente se tradujo -en aquel debate llevado a cabo en marzo pasado- en la imposición de esa pena única de tres años de prisión que desde anteayer el joven está cumpliendo.

En el mismo Juzgado Correccional 2 Vera había sido juzgado y condenado en febrero del año 2014 por esos otros delitos que, ante una segunda condena por hurtar energía eléctrica, implicaron -además del dictado de la pena única- que le fuera revocada la condicionalidad de aquella primera sanción.

Los delitos de “privación ilegal de la libertad”, “coacción” y la tenencia de un arma de fuego sin la autorización legal correspondiente el joven los había cometido durante un hecho ocurrido en Azul el 21 de junio del año 2013, según lo mencionado ayer por fuentes judiciales.

Al mes siguiente de que le impusieran esa pena única por la que ahora está preso, aquel fallo de primera instancia había sido apelado ante la Cámara Penal departamental por la Defensa del imputado.

En la sala ubicada en el tercer piso de Tribunales, la apelación no prosperó para los dos camaristas que intervinieron en respuesta a dicho recurso, por lo que el fallo quedó confirmado en todos sus términos y fue así que se dispuso la detención del joven, medida cautelar llevada a cabo anteayer en esta ciudad.

Una conexión clandestina

Ese hurto de energía eléctrica cometido por el joven -según se mencionó en el fallo de primera instancia que fuera anunciado el 27 de marzo de este año- había ocurrido en una fecha “indeterminada pero ubicable hasta el día 28 de abril de 2015”, escribió el magistrado a cargo del Juzgado Correccional 2.

Por aquel entonces Carlos Eduardo Vera, que vivía en una casa ubicada en la calle Rauch entre Neuquén y Mendoza de esta ciudad, en el Barrio del Carmen, “se apoderó de energía eléctrica propiedad de la Cooperativa Eléctrica de Azul”.

Para eso -según se describió en esa resolución que al mes siguiente sería confirmada desde la Cámara Penal- utilizó un cable que “conectó a la red troncal tendida en altura, paralela a dicha calle. Y mediante conexión clandestina establecida al efecto se apoderó de la energía, que obtuvo de ese modo e hizo ingresar a su domicilio mediante el tendido de ese cable no autorizado por la empresa prestataria del servicio eléctrico local”.

La condena en el juicio para Vera por el hurto de energía eléctrica implicó que como una atenuante para el joven el juez valorara “la condición de padre de familia del acusado, quien tiene a su cargo -al menos- un hijo de corta edad”, había señalado el juez Torrens en el fallo.

También, como una circunstancia agravante a esas penas impuestas en aquel proceso se valoró “el antecedente condenatorio firme” que registraba. “Volver a delinquir revela la indiferencia del autor como capacidad psicológica para motivarse en la norma, además de un desprecio por la advertencia social de reproche contenida en el pronunciamiento previo de condena”, había escrito el juez Torrens en el fallo.

El dato

En el juicio llevado a cabo en marzo pasado en el Juzgado Correccional 2 por ese hurto de energía eléctrica, las partes habían estado representadas por la fiscal Laura Margaretic y por el defensor Oficial Diego Prado.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *