EL MAYOR QUEDÓ IMPUTADO TAMBIÉN POR OTRO ILÍCITO

Detuvieron ayer otra vez a dos hermanos procesados por un robo en un maxikiosco

 

La medida cautelar fue dispuesta por la misma jueza que el miércoles los había excarcelado, al comprobarse que habían violado una de las pautas de conducta que les fuera impuesta. Además, el mayor de los hermanos fue detenido porque un día antes había sido reconocido por la propietaria de una despensa que fue asaltada el mismo día que se produjo el otro robo.

 

Maximiliano Leonel Pérez y Lucas Pérez, los hermanos acusados de un robo en un maxikiosco registrado el jueves de la semana pasada en esta ciudad, volvieron a ser detenidos ayer, luego de que la Jueza de Garantías que interviene en la causa penal que por ese ilícito se inició revocara las excarcelaciones de ambos, al determinarse que habían violado una de las normas impuestas cuando el miércoles último les fue otorgado a los dos ese beneficio.

Ambas medidas cautelares se hicieron efectivas ayer en horas de la tarde en esta ciudad. Y para el mayor de los hermanos, además, la detención fue en respuesta a un pedido de la fiscal que interviene en el expediente judicial iniciado después de otro robo que el jueves de la semana que pasó se registrara, hecho sucedido en una despensa que está en Cáneva y Amado Diab.

Contando con la identificación positiva que en una rueda de reconocimiento llevada a cabo anteayer en la Seccional Primera hiciera la comerciante que resultara víctima de ese robo a mano armada, el mayor de los hermanos Pérez, que tiene 25 años, ahora figura también como acusado de haber sido el autor de ese episodio delictivo.

Hasta anoche ambos jóvenes permanecían privados de la libertad en carácter de detenidos en la sede de la Seccional Primera, luego de que efectivos pertenecientes al Gabinete de Investigaciones de esa comisaría los detuvieran en horas de la tarde.

Las órdenes habían sido dispuestas por la Dra. Mariana Irianni, a cargo del Juzgado de Garantías número 1.

Según lo que fuentes judiciales explicaron, las detenciones fueron ordenadas luego de que se comprobara que ambos habían vulnerado una de las pautas que la misma jueza les impuso cuando el miércoles pasado se pronunció a favor de excarcelarlos.

Entre esas medidas estaba la prohibición para ambos hermanos de acercarse al maxikiosco -situado en 25 de Mayo y Calle 4- donde el jueves de la semana pasada se produjo el robo a mano armada que se les imputa, un hecho por el cual habían sido aprehendidos ese mismo día, cuando se encontraban en el interior de un departamento que está en el Barrio Pedro Burgos.

Según lo que se pudo determinar, el propietario del comercio habría sido amenazado por ambos hermanos, lo que derivó en que les fuera revocado el beneficio que les permitía estar en libertad y que ayer volvieran a ser detenidos.

Acusado de otro robo

Para el mayor de los hermanos Pérez, además, la medida cautelar dispuesta desde el Juzgado de Garantías número 1 fue en respuesta al pedido que la fiscal Neli Rosas, titular de la UFI 1, hiciera.

Esa solicitud había sido formulada por la fiscal tras la realización de una rueda de identificación de personas llevada a cabo anteayer en la comisaría primera.

Durante la misma, el joven había sido reconocido como el autor de otro robo a mano armado a un negocio, hecho que -al igual que en el maxikiosco- ocurrió el jueves de la semana anterior.

Esa rueda implicó que la propietaria de la despensa que está en Cáneva y la ex calle Santa Fe, una mujer de nacionalidad paraguaya llamada Marisa Bogado, reconociera a Maximiliano Pérez como el mismo sujeto que el día antes mencionado la había asaltado.

“Desde un primer momento dije que había sido él. Su cara y su mirada eran imposibles de que se me borraran. Y fue así, lo pude reconocer”, había declarado en diálogo con este diario la mujer asaltada, después de que el jueves último participara en esa rueda en sede policial donde identificó al mayor de los hermanos Pérez.

Ese hecho se registró en horas del mediodía del jueves de la semana anterior, cuando un sujeto ingresó portando un revólver al negocio antes referido, en momentos que sólo estaba la dueña del comercio.

A la víctima, el asaltante le apuntó con el revólver, obligándola de esa manera a que le entregara el dinero que había en la caja registradora, una suma de alrededor de 1.200 pesos con la que después el ladrón huyó a pie.

Las sospechas de que el mayor de los hermanos Pérez habría sido el autor de ese asalto ya se tenían desde el jueves de la semana pasada, después de ocurrido el robo en el maxikiosco de 25 de Mayo y Calle 4.

Ese hecho, poco antes de la hora 14, fue cometido por dos sujetos que ingresaron al local y tenían sus rostros parcialmente cubiertos para evitar ser identificados.

Uno de ellos tenía un revólver con el que amenazó a una empleada del negocio para llevar a cabo el ilícito, consistente en la sustracción de más de 1.000 pesos y también de dos chocolates.

Ese robo quedó registrado a través de las cámaras de seguridad del local. E instantes después de ese mismo día, ambos hermanos fueron aprehendidos por la Policía en ese ya referido departamento del Barrio Pedro Burgos como los presuntos autores del ilícito.

En poder de los dos fue hallado el dinero y las golosinas que fueron sustraídos instantes antes del maxikiosco. También, un revólver calibre 22 que, al ser sometido a una pericia, se determinó que no estaba apto para disparar.

Por ese hecho ambos hermanos fueron procesados como coautores del delito robo agravado por el uso de arma cuya aptitud para el disparo no ha podido ser acreditada.

Pero después de que sus aprehensiones fueron convertidas en detenciones, el pasado miércoles los dos fueron excarcelados, un día antes a que el mayor de los hermanos fuera identificado, en esa rueda de reconocimiento llevada a cabo en sede policial, como el autor del otro robo que ahora también se le imputa y por el que ayer volvió a ser arrestado.

El dato

Según lo informado, Maximiliano Leonel Pérez será trasladado hoy nuevamente a Tribunales. En la UFI 1 deberá ser indagado ahora por ese otro robo a mano armada que se le atribuye y había ocurrido en la despensa que está en Cáneva y Amado Diab en horas del mediodía del jueves de la semana anterior.

 

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *