Día del Transporte

Sin el transporte apenas puede concebirse el comercio, es una característica esencial del cambio, hasta el punto de que la historia del comercio se confunde en cierto modo con la del desarrollo de las comunicaciones terrestres y marítimas.

En la actualidad ha adquirido tanta importancia, que muchos lo consideran como una industria especial (industria trajinera) que por si sola es creadora de riqueza.

Los medios que se ha valido el hombre para el transporte han sido muy rudimentarios durante épocas. Primeramente se valió de los animales para montura, luego los aprovechó para el traslado de sus enseres y mercancías. Desde el descubrimiento de la rueda hasta la aparición de la primera locomotora el transporte por tierra permaneció en tan elemental estado, que apenas prestaba al comercio un concurso influyente. El hombre había de valerse de la navegación y de aquí la mayor importancia que en la antigüedad tuvieran los transportes fluviales y marítimos. La construcción de los ferrocarriles reportó al transporte un enorme beneficio, además es más económico que por carro. Los vehículos automotores empezaron a hacer una competencia a los ferrocarriles y así volvió a tener actualidad e importancia económica el transporte por carretera, tanto para viajeros como para mercaderías. El transporte por aire adquiere día a día mayor incremento. Ya durante la segunda guerra mundial los ejércitos beligerantes realizaron transportes por aire de cantidades importantes de hombres y material.

En la Argentina desde aquel trágico pero inmortal 1 de marzo de 1914 se conmemora el Día del Transporte. Ese día murió en Mendoza Jorge Alejandro Newbery, un pionero de la aviación nacional, quién además fue un deportista ejemplar, funcionario público, ingeniero y hombre vinculado con la ciencia. Por lo tanto se instituyó esa fecha para el recuerdo de la actividad de transportar.

Con el paso del tiempo se fueron incorporando nuevas ramas del transporte en la ciudad, en el campo, en el país e internacional, por eso hay cada vez más trabajadores en este rubro.

Esas personas que trabajan arduamente todos los días transportando personas o materiales, entre otras tareas, a diferentes direcciones dentro y fuera de las ciudades. El hecho de tener que realizar día a día estas operaciones, con el estrés que produce el moverse a diario por la ciudad o en la ruta, pone de manifiesto que no es una tarea para nada fácil.

Muchos empresarios del transporte pueden sostener el emprendimiento con mucho trabajo, empeño y responsabilidad. Para ello se necesita pasión estar arriba de un camión haciendo viajes de carga, entre otras tareas relacionadas con el rubro.

Hoy en día el comercio de transporte está complicado. Decayó el consumo y el gasto fijo es bastante elevado, lo que los obliga a tener que limar los números para que resulte beneficioso.

Otro factor que no ayuda a este rubro es el estado de las rutas por desidia de los gobernantes. Existen algunas muy peligrosas por el estado en que se encuentran. Es posible que cuando no se pueda esquivar un pozo el vehículo sufra un daño mecánico o un vuelco con la posibilidad de la pérdida de la mercadería.

El día del transportista, si bien sirve para que se reúnan en camaradería, también para que la comunidad comprenda la función que están cumpliendo en la sociedad.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *