Día del Veterano de Guerra

“Puede más la indiferencia de tu gente que la bala más voraz del enemigo. Me pregunto qué pasaba por la mente del infame que te estaqueaba en el frío. Te sacaron de lo hondo de la selva o del algún potrero ingenuo y olvidado. Te sacaron de tu casa y sin abrigo, te largaron en el viento Sur helado. Por siempre serán héroes, por siempre serán héroes.

Por siempre nuestros héroes de Malvinas…” (“Héroe de Malvinas”. Ciro y los Persas).

No es un capricho argentino el reclamo de la soberanía sobre nuestras Islas Malvinas. Fue, va a ser y tiene que ser, contundente y diplomático; siempre, por las vías pacíficas.

La historia, el derecho, y la geografía nos unen a ellas. Una larga historia de usurpación, de arrebato de derechos no reconocidos, una herida en el corazón de todos los argentinos.

Nuestra Nación viene reclamando ante los foros internacionales desde hace muchos años, pero fue el 2 de abril de 1982, que Argentina despertó con la noticia que se había desembarcado en Malvinas para recuperarlas. La ilusión del pueblo que salió a la calle ese día hizo recuperar el espíritu y la conciencia nacional y el orgullo patriótico. Luego vino la guerra, con las consecuencias que genera. Y lo más doloroso es la pérdida de vidas humanas.

Si hubo errores políticos, diplomáticos e incluso militares eso no empaña la entrega, la abnegación, el espíritu de sacrificio y el valor de quienes lucharon y entregaron su vida defendiendo la soberanía territorial argentina.

Defender esa tierra -que aún lejana, fría y húmeda es argentina- fue, es y será estar siempre vigía, velando alerta por la patria. Esta consigna debe ser para todos, para los 649 caídos en Malvinas, los muertos en la posguerra, los ex combatientes y para todos los que nacieron y habitan este suelo patrio.

Por eso se está presente en este acto para recordar, homenajear y rendir honor a nuestros caídos.

El Día del Veterano de Guerra y los Caídos en Malvinas es una fecha que se recuerda a los valientes soldados argentinos que lucharon, hasta dar su vida, para que flamee la enseña azul y blanca en ese grupo de islas del Sur del Océano Atlántico, situado a unos 500 kilómetros al Este de la costa argentina, frente a la entrada oriental del Estrecho de Magallanes y en la intersección del meridiano 60º long. La enseña patria fue enarbolada en ese territorio hasta el año 1832, en que los ingleses la ocuparon, en contra de los derechos que corresponden a la República Argentina, como sucesora del dominio español.

En 1914 se desarrolló en aguas del archipiélago un combate naval entre fuerzas alemanas y británicas.

Los argentinos debemos reafirmar nuestra convicción de que algún día dejaremos de pensar en nuestras Malvinas como un sueño imposible, para transformarlo en realidad.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *