ENFOQUE

Día Internacional de la Diversidad Biológica

Escribe: Agustín Mario Giaimo (*)

El Día Internacional de la Diversidad Biológica se celebra el 22 de mayo de cada año. Fue instituida por la Asamblea General de las Naciones Unidas en diciembre de 2000, como fecha referente al Convenio sobre la Diversidad Biológica (Cumbre de la Tierra de Río de Janeiro en 1992).

Cuando nos referimos a la biodiversidad incluimos toda la variedad de plantas, animales y microorganismos de la Tierra. Es el término con que designamos la variedad de organismos vivos de cualquier tipo, incluyendo ecosistemas terrestres, marinos y los complejos ecológicos de los que forman parte; considerando la diversidad de cada especie, entre ellas y los ecosistemas.

Como parte de la biodiversidad y nuestra interacción con los componentes naturales de los que a diario hacemos uso con la generación de residuos que producimos, merece considerar opciones para utilizar la diversidad en forma sostenible.

Informarnos sobre las especies y los ecosistemas y aprender de ellos, sumando a otros a entender y buscar alternativas posibles por un espacio armónico entre humanos y naturaleza, considerando la situación actual y que y/o cómo podemos mejorar.

Participar con grupos organizados de la sociedad civil o con organizaciones gubernamentales para apoyar el trabajo de conservación de la naturaleza, incluidos establecimientos educativos, agrupaciones barriales, o simplemente haciendo actividades que sumen a mejorar espacios de vida.

Evitar el desperdicio de materiales y energía, tanto en casa como en la industria, rechazando todo lo que no nos haga falta.

Denunciar las malas prácticas e ilegales sobre acciones que afecten a las especies incluidos los humanos respecto de acciones no deseadas de otros semejantes; tráfico de especies, depredación, generación de residuos con una mala disposición de los mismos; quemas de plásticos y otros residuos (cuando en realidad los podemos reutilizar no exigiendo tanto a la naturaleza con el uso de recursos), entre muchos temas a considerar.

Entre las buenas prácticas, siempre y cuando podamos, podemos mencionar el caminar, la bicicleta o el transporte público; producir y consumir productos cultivados en la zona. Todo sea en pos de generar trabajo y ahorrar energía de transporte.

Rechazar todo material que no nos sea de utilidad; reducir o darle otra utilidad a nuestros residuos y disponer lo mínimo para su traslado a disposición final.

Si estamos haciendo algo por la biodiversidad: comentarlo, publicarlo y que otros se sumen o copien y mejoren en la medida de lo posible.

Son causas de perdida de la biodiversidad la explotación excesiva de ciertas especies; la falta de controles adecuados contra la contaminación por parte de la actividad humana; la opulencia desmedida; la pobreza descontrolada; los cambios climáticos regionales, entre otros.

(*) Vida 2000 La Red

Azul Argentina

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *