Día Mundial del Folclore

El nombre de Folclore fue empleado por primera vez  en 1846 en la publicación The Atheneaum, por el arqueólogo Thoms, el cual quiso coleccionar y estudiar las tradiciones, leyendas y supersticiones populares antiguas y sistematizar este trabajo dándole carácter de ciencia. Para definirlo se valió de las palabras arcaicas Folk y Lore que reunidas expresan propiamente saber popular.

El Folclore tiene por objeto acopiar y publicar los conocimientos del pueblo  en las diversas ramas de la ciencia, los proverbios, cantares, adivinanzas, cuentos, leyendas, fábulas, tradiciones, éticas y literarias; los usos y costumbres, ceremonias, espectáculos y fiestas familiares; los ritos, creencias, supersticiones, en que se conserva mas puros los vestigios de las civilizaciones pasadas, las locuciones, los nombres de sitios, pueblos y lugares. En suma, todos los elementos constitutivos del genio, del saber, y del idioma nacionales contenidos en la tradición y en los monumentos conservados por tradición oral, como materiales indispensables para el conocimiento y reconstrucción de la historia.

Es un conjunto de tradiciones, creencias y costumbres de las clases populares, así se lo puede definir.

En nuestro país se celebra el Día Mundial del Folclore y el Día del Folclore Argentino por el nacimiento del investigador y docente Juan Bautista Ambrosetti, reconocido como el “padre de la ciencia folklórica argentina”, que fue el 22 de agosto de 1865.

En 1960 se realizó en la ciudad de Buenos Aires el Primer Congreso Internacional de Folclore, donde asistieron representantes de 30 países que decidieron instaurar ese día como el Día Mundial del Folclore en honor al investigador argentino Juan Bautista Ambrosetti.

En Olavarria se viene celebrando continuamente este día. Por eso este año Juan Carlos Irigoyen, presidente de ADIFA, se entrevistó con el Director de Cultura de la Municipalidad, Daniel Galizio y le propuso hacer una movida folklórica sobre todo para la gente que baila ese género en recordación al Día del Folclore.

Se convoco a diferentes agrupaciones que no faltaron como el grupo de adultos del Fortín del Azul, Emilse Beriay con sus alumnos, los chicos de Facundo Ponce, el Ballet “La Golondrina”, los jubilados del mismo grupo, entre otros.

El lugar fue la Plaza San Martín donde en horas de la tarde se musicalizó con variado repertorio del Folclore nacional: zambas, chacareras, gatos, escondidos y jota cordobesa y gran cantidad de gente relacionada con el Folclore, como agrupaciones locales, se sumaron a la propuesta. Tampoco faltó a la cita el público que disfrutó de este encuentro.

Galizio aclaró que es folklorista y es una fecha que todos los folkloristas la tienen presente y lo festejan. Lo importante fue que se reunieron todos, expresó.

Además Neldo Hernández, que es un tradicionalista que acompaña, tiene una idea de hacer una vez al mes esta movida. Poner música y salir a bailar y disfrutar mucho de estas fiestas.

El espectáculo que se vio, la gente de toda edad bailando alrededor del monumento al general San Martín  y un público que se sentó en sus reposeras con el mate, en familia, fue una forma de celebrar el día del Folclore donde la espontaneidad y la creación superó a lo programado.

También es la forma de no olvidarse de las tradiciones, artes y expresiones de un pueblo, que fueron el origen de esta sociedad.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *