EN EL TEATRO ESPAÑOL

Diez mujeres que desarrollan labores destacadas reciben mañana la Distinción “Silvina Grierson”

La actividad es organizada por la Asociación Empleados de Comercio del Azul, con el acompañamiento de los equipos periodísticos y técnicos de Somos Azul (Cablevisión-Fibertel) y Diario EL TIEMPO. Las homenajeadas recibirán la estatuilla que el artista Juan Olmedo confeccionó especialmente para el evento, que va por su tercera edición ininterrumpida. 

En el marco de la celebración del Día Internacional de la Mujer, se realizará mañana la entrega de las Distinciones “Silvina Grierson” a la labor de diez mujeres del Partido que se destacan por valores como la solidaridad, el esfuerzo y el compromiso.
La ceremonia se desarrollará desde las 20:30 en el Teatro Español.
Los reconocimientos son otorgados por la Asociación Empleados de Comercio del Azul, con el acompañamiento del canal Somos Azul (Cablevisión-Fibertel) y Diario EL TIEMPO.

Silvia Aranza y Patricia Quattrocchio recibiendo la distinción en la Edición 2017



En esta tercera edición, las mujeres distinguidas son Mirta Tahuil, Daniela Montesano, Gloria Bagnoli, María Parache,  Rosa Zattone, Raquel Táccari, Patricia Cotugno, Dora Villarreal, Graciana Petcoiz de Yurrita (Chillar) y Maureen Mackern (Cacharí).
Las estatuillas que se entregarán fueron realizadas por el artista local Juan Bautista Olmedo.
El reconocimiento lleva el nombre de Silvina Grierson en homenaje a la mujer cuyo compromiso, valores y excepcional trabajo la llevaron a dejar una huella muy importante en aquellos que la conocieron.
Desde la AECA y los dos medios de comunicación que acompañan la iniciativa, se invita a la comunidad a acompañar esta actividad de carácter libre y gratuito.
LAS DIEZ DISTINGUIDAS

Tiene 57 años de edad.
Dividió su vida laboral entre sus dos pasiones: la odontología y la docencia. En ambas profesiones tuvo un contacto muy próximo con la gente.
Hoy, desde su rol como presidenta de la comisión del Barrio Monte Viggiano, mantiene un estrecho vínculo con sus vecinos. Trabaja día a día gestionando mejoras para el sector.
Dora es, además, integrante de la Mesa Ejecutiva del Plenario de Comisiones Vecinales. Mesa Ejecutiva que, vale decirlo, lo integran hoy cuatro mujeres.

Tiene 59 años de edad y 3 hijos.
Es locutora y, por sobre todas las cosas, una destacada comunicadora social.
Se inició en Radio Azul, la emisora donde también dejó una profunda huella su padre Roberto De la Torre. Luego vestiría la pantalla de TV2 Azul para el noticiero, donde hizo dupla con el recordado Roberto Maumús.
Hace 18 años, Mirta se mudó a su nueva y actual casa: Radio FM Universal.

Tiene 38 años de edad.
En su profesión, las artes plásticas, tuvo los últimos tres años plenos de  vértigo y ruido de motores, con muchas horas en los boxes de circuitos automovilísticos del país y el mundo.
Así, Daniela se constituyó en artista oficial de Fangio y pintó 10 cuadros para INDICAR.
La azuleña trabajó artísticamente para corredores nacionales de la talla de Pechito López, Juan María Traverso, Norberto Fontana y Esteban Tuero. Sus intervenciones artísticas en el mundo de los fierros no quedaron allí, ya que pinturas de su autoría visten las vitrinas del español Fernando Alonso y del inglés Lewis Hamilton, dos de los mayores exponentes de la Fórmula 1.

El 29 de marzo cumplirá 72 años.
No reniega de su edad.
Menos aún de las seis décadas que le lleva dedicadas a la atención de un quiosco, cuando con apenas 13 años comenzó acompañando a su padre.
Previo al actual emplazamiento del negocio, en Galerías Piazza, el local atendió en Yrigoyen 458; en la estructura de chapa emplazada en 25 de Mayo e Yrigoyen; en la Escuela Normal; y en el ex cine San Martín.

Una vida plena de trabajo, esfuerzo y satisfacciones.
De todo eso sabe el derrotero personal de María Parache, de actuales 49 años de edad y profesión empleada doméstica.
Esta luchadora, madre de una joven de 22 años y abuela desde hace cuatro años, juega a las bochas desde chiquita, cuando apenas tenía 12 años.
Su papá fue quien la introdujo en este deporte que le ha dado grandes satisfacciones deportivas, y la posibilidad de conocer personas y lugares.
Después de sus comienzos en el Club Arenales, en compañía de su papá, María fue fichada como afiliada por El Trébol, otra de las instituciones locales señeras de este deporte.
Luego pasaría por los clubes San Martín, Vélez y Deportivo Azul.
En Olavarría, representó seis años al Fortín Tradicionalista y en la actualidad viste los colores del Club La Movediza, de Tandil.
Azul tiene el orgullo de tener a María Parache como integrante de la selección de Bochas de la Provincia de Buenos Aires.

Tiene 51 años de edad y es Licenciada en Trabajo Social.
Este año cumple 30 años de servicio, circunstancia que festejará desde su desempeño actual en el Servicio Local.
Patricia lleva dos décadas de compromiso con una noble tarea, que realiza de manera silenciosa y poniendo mucho esfuerzo y hasta dinero de su bolsillo.
Es una indiscutible referente en el cuidado y atención de los perros en situación de calle.
Para resguardar a los animales que quedan a merced de una potencial confrontación con parte de la sociedad, ahí está Patricia.
Cotugno se autoimpuso la misión –difícil, pero no imposible- de conciliar a la comunidad con los perros, que lamentablemente a menudo son abandonados por sus dueños.
Eso la hizo merecedora de dos premios internacionales, tiempo atrás, y hoy de recibir la Distinción “Silvina Grierson”.

Tiene 48 años de edad.
Es empleada y madre de cuatro chicos.
Realiza su trabajo como Técnica en Calidad de Carnes en el Frigorífico Azul Metal Beef y, al mismo tiempo, cumple con su rol como ama de casa.
Pero además acredita tres años en una tarea que no es menor: la defensa de las fuentes y los derechos laborales desde el gremio de la Carne.
En los peores momentos del emprendimiento fabril local, de floreciente presente, Rosa le puso el cuerpo y el alma a la representación de sus compañeros.

Tiene 87 años de edad, muchos de ellos entregados a sus cuatro pasiones: la abogacía y la docencia, en la faz laboral, y Jorge y Bruno, sus naturales herederos.
Más allá de una intachable actuación en el ámbito judicial, en especial en el área de Derecho Comercial, Raquel ha desandado un meritorio camino vinculado con la expresión artística.
Así, la pintura y la literatura, más allá de una impronta personal y de conducta, le permiten dejar a la comunidad un entrañable legado.

Tiene 83 años. Está a pocas semanas de cumplir 84.
Se casó con Peter Mackern en 1956, con quien constituyó domicilio en la zona rural de Miramonte, donde acredita 60 años de residencia. Tuvieron cuatro hijos.
Desde joven Maureen se involucró en las actividades comunitarias de Cacharí. Presidió la Comisión del Jardín de Infantes “Gabriela Mistral” por casi 3 décadas.
Dedicó muchas horas, como laboriosa trabajadora de la jardinería, a mejorar el paisajismo en la vecina localidad, labor que realizó en estrecha colaboración con los empleados municipales. De ahí que fuera nombrada Asesora de Espacios Verdes.
Junto con la escuela especial creó una huerta comunitaria, donde se enseñó a los alumnos mayores a trabajar la tierra. El producto de esas labores supo llegar a muchas cocinas y mesas cacharienses. Como parte de una gestión personal, consiguió la donación del riego a goteo y la bomba a través de la embajada de Nueva Zelanda.
Participó del armado de un grupo de mujeres del Plan Trabajar y dictó cursos en la Biblioteca Municipal sobre producción de dulces y elaboración de alimentos envasados.
También colaboró en el comedor escolar cuando se edificó el salón comedor y ampliación de la cocina de la Escuela Especial N 506 “Juan José Cafferatte”.
Para solventar los gastos del comedor la comisión organizó rifas, carreras de caballos y la cantina en distintos remates, a total beneficio del jardín de infantes  N 904.

Tiene 99 años y en junio arribará a los 100 al cobijo de dos hijos, cinco nietos y decenas de bisnietos y tataranietos.
Ha desempeñado un activo rol en distintas instituciones chillarenses, incluyendo la parroquia de la localidad.
Además es fundadora de la Biblioteca Popular Asociación Cultural de Chillar, lo que la convierte en protagonista viviente de una parte de la historia de la vecina y pujante comunidad.
¿POR QUÉ EL NOMBRE “SILVINA GRIERSON”?

Porque quienes la conocieron destacaron siempre su entrega y amor sin límites. Una mujer comprometida con las realidades diarias y apostando a todo tipo de proyectos. Una mujer tenaz en pos del logro del bien común, con marcada inclinación a trabajar en defensa de la dignidad humana; atenta, siempre, a los más excluidos.
Silvina fue asumiendo responsable y exigentemente pasos de crecimiento (trece años se desempeñó como misionera en el Barrio San Francisco; con el padre Raúl Troncoso trabajó con adolescentes y se destacó como miembro de distintos movimientos).
Silvina se mudó a Tandil, siguiendo su vocación de estudiar trabajo social. Allí, autodefiniéndose como “educadora popular”, multiplicó su compromiso en acciones concretas. Apostó a la herramienta educativa del Banquito de la Buena Fe, surgiendo así en el 2005 el primero en nuestra ciudad, ubicado en la Escuela N° 7 de Villa Piazza Norte, que comenzó a crecer sin detenerse para convertirse en una ayuda desde la capacitación y la dignidad del trabajo.
Silvina nació en Azul un 18 de agosto, día que por su huella y luego de su desaparición física, se instituyó como Día Nacional del Banquito de la Buena Fe.  Su pérdida, el 27 de abril de 2009, caló hondo no sólo en Azul sino en todo el país, a punto tal que a un paseo de compras en la localidad de Escobar lleva su nombre.
Silvina Grierson hubiera sido una de las primeras que recibiera este premio porque, en base al trabajo, la lucha y el compromiso, supo ganarse el respeto de todos. Estuvo al lado; nunca un peldaño más arriba de nadie y escuchando siempre a todos.
 
 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *