DISCAPACITADO AFRONTA POR TERCERA VEZ UN PROCESO PENAL POR VENDER ESTUPEFACIENTES

Droga, dinero y otros elementos incautados por la Policía en la casa donde vive el hombre que el miércoles pasado fue aprehendido. Es la tercera vez que lo procesan por una infracción a la Ley 23.737.
<
>
Droga, dinero y otros elementos incautados por la Policía en la casa donde vive el hombre que el miércoles pasado fue aprehendido. Es la tercera vez que lo procesan por una infracción a la Ley 23.737.

En marzo de este año a Luis Carlos Alberto González, el hombre aprehendido días atrás durante un allanamiento por drogas que se hizo en el Barrio Monte Viggiano de esta ciudad, un Tribunal local le había dictado una condena consistente en una pena única de siete años de prisión.

A causa de la severa discapacidad motriz que posee, hasta el miércoles de la semana pasada en que fue arrestado por policías de la Delegación Azul de la Federal, esa sanción el hombre de 30 años de edad la estaba cumpliendo bajo la modalidad de prisión domiciliaria en una vivienda ubicada en Alberdi entre Pringles y Tandil, la propiedad que fuera allanada por los efectivos de seguridad.

La pena única impuesta en el Tribunal Oral en lo Criminal número 2 de Azul en marzo de este año a González por los jueces Gustavo Abudarham, Alejandra Raverta y Carlos Pagliere (h) era comprensiva de otras dos sanciones que, al igual que sucedió cuando el pasado miércoles el hombre fue aprehendido, estaban relacionadas con infracciones a la Ley de Estupefacientes.

Una de esas condenas consistía en una pena de cuatro años y tres meses de prisión de efectivo cumplimiento y en una multa de dos mil pesos. La otra, en una pena de cuatro años de prisión, también a cumplir, y en una multa de mil pesos.

La unificación de ambas sanciones en marzo pasado desde el TOC 2 se tradujo en el ya referido dictado de esa pena única de siete años que lo tenía al hombre preso en su casa, sanción que también había implicado que le impusieran en aquel proceso el pago de una multa por un valor de tres mil pesos.

Había sido el fiscal Javier Barda quien en aquel entonces solicitara la unificación de condenas para el hombre que ahora ha vuelto a ser procesado por una infracción a la Ley de Estupefacientes.

Dos condenas y una nueva causa

Una de las condenas que registraba el azuleño databa del 15 de septiembre de 2014, cuando había sido hallado autor del delito de tenencia ilegítima de estupefacientes con fines de comercialización fraccionados en dosis destinadas directamente al consumidor, durante un proceso sustanciado en el Tribunal Oral en lo Criminal número 1 de Azul en el que le impusieron esos ya referidos cuatro años de prisión de cumplimiento efectivo.

Ese hecho -según se probó- González lo cometió en Azul el día 27 de junio de 2013, cuando policías de la Federal allanaron su vivienda del Barrio Monte Viggiano e incautaron droga que tenía fraccionada para la venta al menudeo.

Esa condena había adquirido rango de firmeza el 4 de noviembre de 2014.

Después, concretamente el 29 de abril de 2016, el mismo Tribunal que en marzo de este año le unificó ambas penas lo había condenado a cuatro años y tres meses de prisión, también a cumplir.

En aquel debate, el hombre fue considerado nuevamente autor del delito de tenencia ilegítima de estupefacientes con fines de comercialización, aunque por un hecho ocurrido en Benito Juárez el 21 de enero de 2014.

Esa sentencia había quedado firme en mayo del año pasado, lo que se tradujo en marzo último en que se llevara a cabo en el TOC 2 esa audiencia donde le unificaron las condenas.

Tal lo que ya ha sido señalado, el pasado miércoles policías allanaron una vez más la casa donde vive en el Barrio Monte Viggiano. Y en el mismo dormitorio donde el hombre está postrado a causa de esa severa discapacidad que posee -no puede mover sus piernas ni uno de sus brazos después de que siendo menor de edad resultara herido de un disparo durante un intento de robo a un remisero- los efectivos de la Federal hallaron e incautaron dosis de cocaína y marihuana listas para la venta. También, elementos relacionados con el fraccionamiento de esas drogas y más de veinte mil pesos en efectivo.

Ahora González ha sido procesado nuevamente por una infracción a la Ley 23.737. Y existe la posibilidad de que le revoquen el beneficio de la prisión domiciliaria, mientras por el momento su condición de discapacitado hace que siga detenido y con custodia policial en el Hospital Pintos, a la espera de que puedan trasladarlo a un establecimiento penal que reúna las condiciones sanitarias para alojar a personas con sus características.

También se está al aguardo de la resolución de una solicitud de excarcelación extraordinaria presentada por su Defensor Oficial ante el Juez de Garantías que interviene en esta nueva causa penal. Ese pedido, formulado días atrás, consistía en que González permanezca en la casa de una hermana suya.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *