Donación al Hogar de Ancianos “Ernestina Malere”

Una integrante de la comisión directiva del Hogar de Ancianos “Ernestina Malere” expresó que la comisión, personas individualmente, están trabajando en equipo, conjuntamente con el personal, dedicándole mucho esfuerzo porque sin ese esfuerzo es posible que esta institución azuleña no pueda prestar el servicio social que esta cumpliendo.

Hay 54 abuelos, algunos con muchísimas dificultades, hay quienes se movilizan en silla de ruedas, cosa que no existía antes, pero ésto es lo mejor que tiene Azul en relación a los abuelos porque es un hogar, no es un geriátrico.

La presidenta de la comisión directiva aseguró que la situación económica de la entidad dista mucho de ser buena y deseada por ellos. La verdad es que estamos mal, tenemos un gran acreedor que es el Estado porque la AFIP “los come vivos” y nunca pueden pagar, a pesar de tener moratorias.

Los aportes jubilatorios nunca llegan a estar, es un año muy fuerte y no se tienen alimentos necesarios porque el ingreso de las jubilaciones de los abuelos no alcanza. Siempre les falta plata, pero se trata de superar el déficit con alguna rifa o lo que sea.

Por suerte a nadie le falta nada, aunque el sueño es que algunas cargas sociales o directamente del sueldo se haga cargo alguna fundación o el Estado para que, con la plata que ingresa, el hogar pueda estar al día.

Sabiendo de esa necesidad la nueva gestión de LuzAzul, una empresa que cuenta con 45 años de trayectoria y con cuatro años en Azul, decidió realizar una donación durante un año al Hogar de productos lácteos que tengan.

LuzAzul no son únicamente los socios de la firma. Hay un equipo de 100 empleados de forma directa, otros 100 en forma indirecta y 5.000 productores que les entregan la leche. Vinieron con una gran esperanza y fuerza para seguir creciendo y se está agradecida a Azul y a toda la gente que le brindó un muy buen acompañamiento.

Con esta iniciativa de hacer donaciones, la firma comenzó el año pasado, ya que la mejor forma de celebrar es dando, dijeron.

En ese marco se realizó un acto simbólico en el Hogar donde existió una torta con cuatro velas, obsequios para los abuelos, que se compartió entre todos. No faltó la entonación del feliz cumpleños, se apagaron las velas y se realizó el brindis final.

La socia gerente de LuzAzul expresó que se quedó impactada con la limpieza, con lo bien que están los abuelos. Se los ve felices. Agregando que cuando una empieza con un emprendimiento privado lo primero que hace es tratar de generar dinero para poder pagar los sueldos, pero después tiene que reinar otro espíritu en el empresario: aprender a dar y a compartir. Hay mucha gente necesitada y el compromiso de LuzAzul, desde el día que se formó, a través de las comisiones vecinales, fue darles un litro de leche por semana. Esto es solidaridad. Por eso nunca se debe perder el espíritu solidario que es el que se debe tener.

Es importante destacar este gesto de las autoridades que tomaron a su cargo LuzAzul, que este año se realizó con el Hogar de Ancianos “Ernestina Malere” y el próximo en otra institución de esta ciudad que trabaja para los chicos y los ancianos. Es una demostración que algunas las empresas privadas tienen por norma dar y compartir con la comunidad. Es la función social que deben cumplir los empresarios.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *