Donación de leche para los barrios

En el año 2002 un grupo de tamberos y empresarios decidieron ayudar a la comunidad con 1.000 libros de leche, durante un lapso de tiempo, para ser repartidos en los barrios. Esta idea se prolongó hasta el día de la fecha. O sea, en el programa de este año, en 40 sábados a 1.000 litros por sábado son 40.000 litros de leche en todo el año. Esa distribución se realiza en cinco sectores preestablecidos, todos los sábados. Dentro del cupo se destina semanalmente 100 litros a Cacharí y otra cantidad igual a Chillar.

Para los representantes del plenario de Comisiones Vecinales, en ese 2002 se estaba viviendo una situación muy difícil de crisis institucional del país y la necesidad era mucha. En la actualidad se está viviendo una situación similar, porque se tienen aumentos de precios y tarifazos muy importantes que impactan en la población y un litro de leche significa mucho para las familias y es muy importante llegar todos los sábados con uno o dos libros a los vecinos.

En el comienzo dentro de la actividad tambera estaba ROAS, Loholaberry. También lo hicieron Ensemble o Luz Azul, y otros más. Algunos se retiraron del operativo, como el Banco Industrial que fueron reemplazados por empresas, o sea que es una suerte que existan firmas como la Cooperativa, ACOFAR o Navas.

Mario Layús, en su calidad de tambero, expresó que los productores de leche están pasando un momento muy difícil, hubo varias situaciones que llevaron a este estado, pero, como lo expresó en otras oportunidades, entiende que las necesidades están y que los problemas de las familias de menos recursos son peores que “los nuestros” y ellos sí necesitan la alimentación, sobre todo para los niños.

Agregó que a pesar de las dificultades del sector se va a hacer el esfuerzo de la misma forma porque entiende que les corresponde. Se ha hecho un convenio por todo el año que significa una suma de unos 302 mil pesos más o menos, aunque a los 5 meses se volverán a reunirse por si alguno tiene inconvenientes.

El presidente del Consejo Directivo de la CEAL comenzó destacando que se renovó por un nuevo período la entrega de leche social a los barrios, algo que hace varios años se lleva adelante con el concurso y la solidaridad de varias empresas de la ciudad que siempre están acompañando y, sobre todo, en estos momentos donde lejos de disminuir las necesidades se van acrecentando, especialmente en los sectores más vulnerables de nuestra ciudad.

Destacó la solidaridad de todos los aportantes a lo que sumó la responsabilidad social empresaria que se viene evidenciando y que no es algo fácil.

En este momento el esfuerzo es importante y no es fácil para nadie, sobre todo para aquellos empresarios que se dedican a la industria tambera.

Son 14 años ayudando a la comunidad. Son 14 años que tamberos y empresarios con responsabilidad social y espíritu solidario acuden para paliar las necesidades de las familias azuleñas, y en especial de los más chicos.

Existió en Azul una campaña organizada por el Rotary Club de Azul donde semanalmente se le entregaba a la población alimentos de soja calientes. Pero éstas duraron poco tiempo. En cambio la donación de leche para los barrios tiene una duración de 14 años. Todo un esfuerzo de continuidad y solidaridad motivado por un espíritu altruista. Un ejemplo para ser imitado.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *