LOS INDAGARON EN TRIBUNALES Y NO DECLARARON

Dos hermanos están detenidos: los acusan de robar en un minimercado

El hecho que ahora se les imputa había ocurrido el pasado 27 de febrero en un comercio que está en una de las esquinas de Santa Cruz y De Paula. De ese lugar, dos sujetos que tenían sus rostros parcialmente cubiertos, se llevaron más de dos mil pesos y atados de cigarrillos. El hecho quedó grabado en las cámaras de seguridad del local, filmación donde se observa que uno de los ladrones portaba un arma de fuego.

 

Dos hermanos se negaron a declarar y permanecen detenidos, acusados de ser los mismos sujetos que el pasado 27 de febrero cometieron, a mano armada y con sus rostros cubiertos, un robo en un minimercado que está en una de las esquinas de las calles Santa Cruz y De Paula de esta ciudad.

De acuerdo con lo informado por fuentes policiales y judiciales, los ahora imputados fueron identificados como Leonel Antilef y Pablo Nicolás Antilef Gartland, el primero de 22 años y el otro de 26.

Los domicilios de ambos, en el marco de la investigación de este episodio delictivo, ya habían sido allanados días atrás, procedimientos realizados en dos viviendas de Villa Piazza y en los cuales habían sido incautados elementos considerados de interés para la investigación que todavía se está llevando adelante, según lo que en su momento fuera informado por voceros policiales.

La fiscal Laura Margeretic, titular de la UFI 2, había sido quien solicitó días atrás con las pruebas reunidas hasta el momento las detenciones de ambos jóvenes como los presuntos autores del hecho. Y las medidas cautelares fueron dictadas desde el Juzgado de Garantías número 1 departamental que está a cargo de la Dra. Magdalena Forbes.

De esa manera, el pasado miércoles, policías de la DDI y del Destacamento Balneario detuvieron a ambos hermanos.

Un día después, los dos fueron trasladados a Tribunales para ser indagados en la Fiscalía desde donde se instruye la causa penal por lo sucedido.

En esas audiencias, acusados del delito de robo calificado por el uso de arma de fuego cuya aptitud para el disparo no ha podido ser acreditada, ambos se negaron a declarar.

Ayer, los hermanos fueron llevados a la Alcaidía que está en la Unidad 2, la cárcel del Servicio Penitenciario Bonaerense con sede en la localidad olavarriense de Sierra Chica donde ahora permanecen privados de la libertad, según fuentes policiales señalaron.

El asalto

Una joven que tiene 18 años y su hermano de 16 se habían convertido en las víctimas de este robo ocurrido en horas de la noche del pasado lunes 27 de febrero.

Cuando ambos estaban solos en el minimercado y habían transcurrido unos minutos de la hora 22 de aquel día, ingresaron al local dos sujetos con fines de robo.

Uno de ellos, que tenía colocada una gorra visera y parte de su rostro cubierto con una bufanda, portaba un arma de fuego con la que amenazó de muerte a ambos hermanos. El otro llevaba colocado un pasamontañas y le hacía ademanes durante el hecho a las víctimas de que en su cintura tenía un arma blanca.

Algo más de dos mil pesos en efectivo y atados de cigarrillos fueron los elementos sustraídos en el marco de este robo que ahora se les atribuye a los hermanos Antilef.

El episodio delictivo había quedado registrado a través de las cámaras de seguridad instaladas en el local, lo que se convirtió en un elemento de prueba para después identificar a los ahora acusados de cometer este robo agravado.

Además, a través de la red social Facebook, los hermanos asaltados habían reconocido por fotos a los ahora detenidos, a quienes identificaron también en una rueda de personas, según consta en la investigación que se está llevando adelante.

 El dato

IMAGEN DE VIDEO

Luego de que días pasados en algunos medios locales se difundieran las identidades de los hermanos que ahora están detenidos, tras los allanamientos que se realizaran en sus respectivos domicilios, el padre de ambos jóvenes -en declaraciones a la AM Radio Azul- había negado que ellos fueran los autores del robo. Según señaló en esa entrevista radial, los asaltantes tenían contexturas físicas diferentes a las de sus hijos. Y había afirmado también que en el video del robo que observó, el cual los propietarios del minimercado difundieron a través de las redes sociales, ninguno de los asaltantes tenía tatuajes en sus brazos, a diferencia de lo que sucede con uno de sus hijos, que tiene uno “muy notorio” y de color negro en su antebrazo.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *