EN EL HORIZONTE DEL GOBIERNO

Dos inconvenientes en el horizonte: Massa y la UCR

 

Por Walter Schmidt / Agencia DyN

BUENOS AIRES – “Quiero ayudar al Presidente, quiero seguir tendiéndole la mano. Ahora, se hace difícil…”, aseguraba un dirigente presidenciable, peronista y referente opositor, al entonces Jefe de Estado.

Corría el 2000 y Carlos Ruckauf -gobernador bonaerense-, que no ocultaba sus aspiraciones presidenciales, comenzaba a despegar con duras críticas del entonces Presidente Fernando de la Rúa, de quien había sido un aliado en los primeros meses de gobierno. No había lugar para los dos.

Si bien Sergio Massa no es Ruckauf, y Macri tampoco De la Rúa, hay similitudes. El jefe del Frente Renovador ha comenzado a despegar del Presidente, a poco más de dos meses de la asunción del nuevo gobierno.

El “fantasma” de Ruckauf 

Massa, quien ha obtenido altos cargos para su tropa en la provincia de Buenos Aires porque la gobernadora María Eugenia Vidal sólo contaba con una limitada estructura radical, se convirtió en las últimas horas en la punta de lanza de las críticas opositoras hacia el gobierno.

Primero, se puso a la cabeza de la difusión del IPC, que había sido el caballito de batalla del antikirchnerismo para contrarrestar la manipulación del Indec por parte del gobierno anterior, y puso en evidencia la lentitud en el restablecimiento de estadísticas creíbles por parte del macrismo. Eso, sumado al despido de Graciela Bevacqua, fue un duro golpe para la casa Rosada.

Hoy, el tigrense capitalizó esa figura opositora al aconsejarle a Macri: “Argentina debe tener un programa antiinflacionario”. Ergo, no lo tiene. Y por las dudas, remarcó: “Es importante tener instrumentos que defiendan el trabajo de la gente y el poder de compra. No me gusta que no se cuide el poder adquisitivo de la gente”.

Tal vez Massa intente relativizar la embestida con algún elogió al gobierno nacional. Será la misma estrategia que utilizó Ruckauf con De la Rúa.

Otro frente de “tormenta”

El otro frente el gobierno nacional lo tiene con su socio principal, el radicalismo.

“La relación con el gobierno es de luces y sombras. Tenemos inquietud porque Macri, después de las elecciones y de la campaña, nunca definió si esto es meramente una alianza electoral o una coalición gobernante”, explicó un dirigente radical.

Otra voz de la UCR puntualizó: “No hay un debate del gobierno con nosotros sobre políticas públicas y, al no existir, hay cosas que afectan lo ideológico, como la baja de retenciones a las mineras, algo que el radicalismo siempre cuestionó”.

Por ese motivo, la dirigencia radical tiene previsto reunirse con el Presidente la semana próxima. “La ropa sucia se lava en casa”, sostiene un diputado.

En el reclamo, la UCR tiene un capítulo aparte respecto de lo que sucede en la provincia de Buenos Aires.

“En la provincia la relación a veces es peor que a nivel Nación. Porque hay excesivas y enormes concesiones al massismo”, describió un legislador provincial de la UCR.

Dos frentes que el gobierno deberá resolver en el corto plazo para salir fortalecido de su primer año de gestión y no debilitado.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *