OCURRIÓ AYER, ALREDEDOR DE LAS 20

Dos sujetos robaron en un minimercado

El comercio donde este robo ocurrió está situado en la ex calle Entre Ríos al 660.
<
>
El comercio donde este robo ocurrió está situado en la ex calle Entre Ríos al 660.

Los delincuentes actuaron a cara descubierta. Y uno de ellos utilizó lo que sería una navaja para intimidar a la víctima: la hija de la propietaria del comercio. El ilícito se produjo en un negocio que está en Prat entre Necochea y Arenales. Los ladrones huyeron del lugar llevándose más de ochocientos pesos.

Un minimercado ubicado en Prat entre Necochea y Arenales se convirtió ayer en escenario de un robo, cuando dos sujetos ingresaron al local y uno de ellos, portando un arma blanca, intimidó a la hija de la propietaria del comercio para después apoderarse de una suma de dinero superior a los ochocientos pesos.

El robo a mano armada se produjo alrededor de la hora 20 de ayer en ese negocio, que es propiedad de una azuleña llamada Marta Peralta y tiene 56 años.

La hija de la comerciante, llamada Lucía y de 31 años, estaba atendiendo el minimercado cuando a la hora anteriormente señalada ingresaron dos sujetos que -según ella mismo contó en diálogo con EL TIEMPO- actuaron a cara descubierta.

“Vinieron dos tipos. Eran grandes, tendrían treinta y pico de años”, recordó la mujer asaltada sobre las características de ambos sujetos que ingresaron al negocio, que está situado en la ex calle Entre Ríos al 660.

“El que me habló a mí no le entendí lo que me dijo. Creo que me pidió pan. Pero yo enseguida me imaginé que me iban a asaltar”, indicó también sobre el accionar de los autores de este robo.

Aprovechando que en ese entonces no había clientes en el minimercado, uno de los sujetos se quedó en el sector de las góndolas, mientras que el otro llevaba a cabo el ilícito.

Para eso -señaló la víctima- se dirigió hasta donde ella estaba y se encontraba la caja registradora.

En esas circunstancias, extrajo de entre sus ropas un arma blanca que se presume sería una navaja e intimidó a la mujer, situación que provocó que ella tomara dinero que había en la caja registradora y se lo entregara.

“Me dijo que le diera todo y me hizo abrir la caja. Yo le respondí que se llevara todo. Tenía tipo una navaja, de esas que se abren. Metió una mano en el bolsillo y la sacó. Fue todo muy rápido y no me lastimó. Después, los dos se fueron caminando tranquilos”, relató la víctima de este robo.

El episodio delictivo duró pocos minutos. Y una vez que ambos sujetos se apoderaron del dinero y se fueron del local, la mujer asaltada contó a este diario que inmediatamente llamó al teléfono de emergencias de la Policía para informar sobre el robo que sufrió.

Eso implicó que instantes después efectivos de seguridad concurrieran al comercio para comenzar con las primeras averiguaciones en torno a lo sucedido.

“No sabemos qué hacer. Dan ganas de cerrar el negocio cuando pasa algo así. Hace tres años y medio que tenemos el minimercado y nunca nos había pasado nada”, le dijo a EL TIEMPO la propietaria del local, Marta Peralta.

“Esto que le pasó a mi hija ahora nos da miedo. ¿Qué podemos hacer? ¿Poner una reja y atender en la puerta a la gente por la cara que tiene?”, se preguntó por último la propietaria del comercio.

El dato

Anoche, antes de que concurriera a la comisaría primera para denunciar ese ilícito que la tuvo como víctima, la hija de la dueña del comercio afirmó que en caso de volver a verlos podría identificar a los sujetos que la asaltaron, teniendo en cuenta para eso que ambos actuaron a cara descubierta.

 

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *