EN CATEDRAL

Durante todo el mes de febrero se está realizando la Adoración Eucarística

 

El Cura Párroco José Luis Depascuale se refirió a esta práctica tradicional de la Iglesia Católica. Además, manifestó una profunda preocupación por la pérdida de las fuentes laborales en Azul: “Nosotros desde la doctrina clásica de la iglesia católica: El trabajo ayuda a la dignidad de la persona”.

El Cura Párroco José Luis Depascuale habló sobre la Adoración Eucarística que se está desarrollando durante el mes de febrero y la posición de la Iglesia sobre la perdida de fuentes laborales en Azul.

NACHO CORREA 
<
>
El Cura Párroco José Luis Depascuale habló sobre la Adoración Eucarística que se está desarrollando durante el mes de febrero y la posición de la Iglesia sobre la perdida de fuentes laborales en Azul. NACHO CORREA 

Durante todo el mes de febrero, los fieles de Azul están convocados a rezar especialmente por las vocaciones sacerdotales para nuestra diócesis, por nuestro Papa Francisco y el congreso eucarístico nacional en la Iglesia Catedral en la Adoración Eucarística. Será durante las 24 horas y pueden anotarse todos los que deseen sumarse en turnos de una hora. La inscripción es en la secretaría de la Catedral, de 9 a 12 horas, personalmente o por el teléfono 434886.

También en el diálogo con EL TIEMPO, el Cura Párroco José Luis Depasuale manifestó una gran preocupación por las pérdidas de fuentes laborales en la ciudad.

 Adoración Eucarística

 

En principio el padre contó que “la Adoración Eucarística es una forma de oración, es decir nosotros cuando rezamos es la adoración que se dirige especialmente a Dios. En este caso nosotros reconocemos desde la fe que Jesús está realmente presente en la Eucaristía, entonces esta adoración que se hace ante la presencia de Jesús expuesta en la Eucaristía”.

Además sostuvo que “es una práctica muy tradicional, las horas santas: a veces se realizan los jueves o viernes durante todo el año, pero esta es la tercera vez consecutiva que dedicamos todo el mes de febrero, las 24 horas de todos los días a estar rezando como comunidad parroquial ante el Santísimo”. Al mismo tiempo detalló que “hay turnos de una hora, entonces  en todo momento hay alguien rezando”. Entonces, aclaró que “hacemos esta práctica de adoración por las intenciones que son comunes incluyendo a toda la comunidad y por las de cada uno. O sea todos los que van a rezar pueden llevar sus intenciones particulares. Pero algunas son muy generales”.

Aclaró que “en primer lugar pedimos por el Papa y sus intenciones y además sabe de esta práctica que todo febrero”. También “rezamos por el Congreso Eucarístico que será en Tucumán en julio de este año y nos unimos en oración pidiendo por este acontecimiento que será más que importante. De hecho la adoración se hace con la custodia que tiene la forma de Argentina que es la del Congreso, precisamente la de los franciscanos, así que el segundo motivo de oración es este”.

En cuanto al tercer motivo, Depascuale “el Obispo nos pide que recemos por alguna intención local y decidimos que sea las vocaciones sacerdotales religiosas de Azul. Que de hecho para nosotros es una prioridad. Así que este mes de adoración rezamos por el Papa y sus necesidades, por el Congreso Eucarístico y por las vocaciones sacerdotales. Aunque reitero, cada uno lleva sus intenciones”.

Cabe señalar que es abierto a toda la comunidad, todos están invitados a rezar “y les pedimos que quienes puedan ofrezcan una hora, así cubren los turnos que tiene esa duración para asegurarnos que no quede ningún espacio vacío”.

La posición de la Iglesia frente a las fuentes laborales en Azul             

 

En otro tramo de la charla que Depascuale mantuvo con este diario manifestó que “realmente lo que está pasando en Azul es lamentable”. Destacó que “siempre estamos rezando para que se resuelva este gran problema que son las pérdidas de fuentes laborales en Azul. La preocupación de la Iglesia es muy grande frente a la pérdida de fuentes laborales en Azul. Es uno de los grandes males porque no hablamos del sustento de una familia, que ya es fundamental; sino que nosotros -desde la doctrina clásica de la Iglesia  católica- el trabajo ayuda a la dignidad de la persona. Nos ayuda a hacer más plenos, a realizarnos como hijo de Dios, como personas”. Es decir “ganarse el pan con su trabajo y que tanta gente, realmente que tantas familias, se queden sin trabajo es un gran drama y lógicamente estamos pidiendo, para que ello se contrarreste, en todas las misas. También en la novena de Lourdes y de hecho la procesión el día de esta Virgen saldrá de San Lorenzo. También las Cáritas están colaborando en lo que necesiten las familias afectadas, para una mejor solución”. Insistió que “el trabajo es un bien en sí y en ese trabajo está el sustento de la familia y el bienestar de la economía de la ciudad”.

 

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *