LA SEMANA POLÍTICA

Ebulliciones


Días agitados frente a la inflación, tasas, dólar y tarifas. Cómo repercute en Azul. Advertencia de Vidal a cooperativas de electricidad. Resolución sobre la factura de gas. Blindar a Bertellys o el llamativo aporte de la provincia a trabajadores de Fanazul. Mensajes cruzados del oficialismo: ¿dicha planta era inviable o corría riesgo de explotar? Tanteos para la instalación de importante empresa. La muerte de “Bicho” Ruibal: el aroma de la noche y la política.
Escribe: Carlos Comparato  – (comparatoc@yahoo.com.ar)
No transcurren, precisamente, días apacibles en este país inentendible en el que reina un permanente dèjá vu. Esta historia resulta conocida y ese anclaje a la encrucijada permanente borronea los perfiles de esta sociedad.
Dólar, tasas, tarifas e inflación marcan el impacto no sólo en la economía sino, sustancialmente, en la política. Lo que parecía sencillo en el imaginario del presidente Mauricio Macri le está resultando una enorme mochila ya que no se trata sólo de una transferencia de recursos a grupos concentrados y poderosos sino la ruptura con los sectores sociales que lo ubicaron en la Casa Rosada. Demuestra, también, que el mercado no tiene amigos sino sólo intereses contradiciendo a quienes atacan a este gobierno por ese lateral. La disgregación llega a datos contrapuestos ya que, en el medio de este mal humor social, hay record histórico de venta de autos y la construcción junto al turismo son rubros que dan datos positivos.
Preocupación azuleña
Las fotos de este presente se van cristalizando imagen por imagen tornándose difusa la secuencia final. ¿Por qué Azul, que ya venía con sus problemas endógenos, no iba a sufrir en este tembladeral? El Centro Empresario y el de Almaceneros, entre otros,  vienen tomando nota y expresando su preocupación. El desastroso manejo que se ha hecho con las tarifas de los servicios públicos es uno de los ejes de los reclamos. Una distorsión que arrastraba años y que comprende a todo el sistema energético, se la intentó remediar de manera irracional por el actual gobierno. La discusión sobre las cargas impositivas en las facturas se puso sobre el tapete provocando la reacción de los gobernadores y del Congreso, cada uno con miradas diferentes. En el caso local es necesario, entre otros ítems, poner la lupa sobre los porcentajes que se abonan por alumbrado público requiriendo una urgente modificación. El Concejo Deliberante es caja de resonancia y junto al Ejecutivo, como poder concedente, y la Cooperativa Eléctrica, deberán trabajar sobre la cuestión.
Vidal y la rentabilidad
Quien sorprendió al referirse a las tarifas eléctricas fue la gobernadora María Eugenia Vidal. En su visita a Saladillo el jueves pasado (luego viajó a Olavarría) si bien defendió el aumento de tarifas considerando que “durante muchos años se nos mintió y se nos hizo pagar un costo que no es el real” calificando a la oposición de “demagoga”, aseveró que “la provincia ha derogado todos los impuestos que iban en las tarifas por lo cual la próxima factura tiene que venir con un diez por ciento menos y si los intendentes hacen lo mismo va a ser un quince por ciento”. Añadió luego: “También las cooperativas pueden colaborar con todo este esfuerzo que los bonaerenses han hecho (…) pueden reducir su margen de rentabilidad y bajar las facturas (…) estamos haciendo un trabajo desde el Ministerio de Infraestructura para controlar, sobre todo, a las empresas y cooperativas que brindan estos servicios”.
Por otra parte, ayer se conoció una resolución del ENARGAS que prohíbe a las distribuidoras la incorporación de cualquier monto extra, impuesto o tasa local en las facturas.
Bertellys y su desafío
La administración de Hernán Bertellys está atravesando estas sinuosidades. Con un Municipio complicado en sus finanzas y una obra pública que viene retaceada a partir del goteo de Nación y provincia, necesita blindarse y encaminar cierto aire propio.  Esto es sostener, por un lado, el caudal político que tuvo hasta el año pasado y, por el otro, no debilitar el armado electoral pese a los movimientos subterráneos (o no tanto) que se vienen dando. En síntesis, que no lo arrastre el mal humor social. Esa sería la estrategia hacia dentro pero, es evidente, que el oficialismo no le puede soltar la mano pudiéndose observar claros gestos de apoyo. Uno de ellos viene desde el gobierno bonaerense. La decisión de otorgarles un subsidio a los trabajadores de Fanazul, bajo el paraguas de la justicia federal, va en esa dirección. Si se quiere, aparece como sorprendente ya que es una crisis que originó la administración nacional pero que apunta a apaciguar la angustiante situación de quienes se quedaron sin empleo. La presencia del ministro de Trabajo provincial, Marcelo Villegas rubricó este aporte que tiene la máscara de una indemnización. Llamó la atención algunos conceptos del funcionario relativos a la presunta peligrosidad de que Fanazul siguiera funcionando. Hasta ahora el argumento  era que resultaba inviable económicamente. Deberían ponerse de acuerdo en el oficialismo para intentar justificar algunas decisiones.
Posible inversión
En un contexto complejo, aparecen novedades que resultan alentadoras. Si bien aún es incipiente, una empresa que tiene sede en Ushuaia y que gerencia cinco emprendimientos de diversos rubros, habría tomado la decisión de radicarse en la provincia de Buenos Aires. A partir de contactos con dirigentes azuleños, el lunes venidero está prevista una reunión con el intendente Bertellys para analizar la posibilidad en avanzar en su instalación. En una primera etapa se trataría del armado de electrodomésticos y en una posterior el ensamble de televisores, muebles de jardín y  colchones, entre otros productos. Algunas de las marcas son Audinac, Teltron y GardenLife y en su inicio daría empleo a unas cien personas.
La muerte de “Bicho”
La muerte de Rodolfo “Bicho” Ruibal impactó en diversos sectores de la comunidad y, esencialmente, en el mundo político. Dueño de la histórica “disquería” Opus Cuatro de boliches bailables, reconocido disc jockey y en los últimos años del restaurant La Fonda, fue un nombre clave durante la gestión del intendente Rubén César De Paula. Militante radical tenía una enorme capacidad de negociación y era el tipo ideal para analizar la política lugareña. Junto a un pequeño conjunto de dirigentes formó la primera línea de la administración municipal en esos años cuando la democracia volvía a amanecer en Argentina.
No es bueno mirar al país con el espejo retrovisor pero, comparado con lo que se vive y se ve actualmente, abrumados por la decadencia del sistema político, Ruibal resulta un referente inexcusable y cierto aroma a nostalgia gana la escena. Su visión de la ciudad y su dirigencia, el olfato del tipo de la noche, su humor ácido y sonrisa socarrona seguirán impregnando escondidos los rincones de su último bastión, La Fonda.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *