FIESTA DE SAN JOAQUIN Y SANTA ANA

Efemérides: se celebra hoy el Día de los Abuelos

Hoy, 26 de julio, memoria de los santos Ana y Joaquín, padres de la Virgen María, celebramos el Día de los Abuelos. Jesucristo, el Hijo de Dios, tuvo, por parte de su madre, abuelos. Nuestra primera mirada se dirige a esas personas, Ana y Joaquín, que de un modo providencial han participado del plan de Dios. Su hija, la Virgen María, fue elegida por Dios para que de ella naciera su Hijo, Nuestro Señor Jesucristo. Dios llega al hombre utilizando el camino del hombre, en este caso la maternidad. Hoy queremos contemplar en las personas de ellos, el sentido de esa realidad tan rica que es la presencia de los abuelos en una familia y en la sociedad. Sin ellos, que pertenecen al ámbito de nuestras raíces e historia, el presente se debilita. ¡Qué triste un hombre y una sociedad sin memoria ni gratitud! Ellos han sido primero hijos y nietos, luego padres y hoy, recién, son abuelos. Esta realidad los hace testigos únicos en la transmisión de la vida y forman parte de ese camino de la genealogía que da sentido a nuestro presente. Tenemos historia, provenimos de un pasado personal que nos da identidad. Al pasado no se lo construye, se lo conoce y asume. Somos parte de una historia que tiene nombre y rostros concretos. El vacío en este camino de vida engendra inseguridad. Esto no nos ata al pasado, por el contrario, nos da un sentido de verdad, de continuidad y de libertad que nos permite crecer con la confianza de lo que somos. Hoy queremos festejarlos y agradecerles. Algunos han conocido a todos sus abuelos, otros no tuvimos esa posibilidad, pero siempre estuvieron presentes en la palabra y el recuerdo de nuestros padres. Cuando vemos el significado de la genealogía desde la fe, en ella nos descubrimos como parte de un proyecto que tiene a Dios por principio y a Jesucristo como el Camino que ilumina y da sentido a nuestra vida. Los abuelos han sido colaboradores providenciales de esta verdad de vida y de fe. Nuestro homenaje sería incompleto sino pensáramos, también, en sus condiciones actuales de vida.

En este campo creo que hay muchos temas pendientes, empezando por nuestra propia actitud hacia ellos. ¡Cuánta soledad en quienes viven pendientes de una palabra y de un gesto que no reciben! Para ellos somos la presencia del hijo de sus hijos, en esta verdad se apoya una bendición que la Sagrada Escritura reserva a los esposos: “Que sean padres fecundos y pueda ver a los hijos de sus hijos”. Pero no podemos dejar pensar, además, en la situación de muchos abuelos jubilados que reclaman con sentido de justicia una mejora en sus haberes. Una sociedad que descuida a sus niños y a sus mayores, es una sociedad enferma que vive un presente sin justicia y un futuro incierto. Esto también debe estar presente en este día.

Queremos unir nuestra voz y nuestra oración a la de muchos centros de jubilados que son un testimonio de elevación moral, social, cultural y religiosa en la vida de nuestros mayores.

¡Muy feliz día de los Abuelos!.

Pastoral de la Salud. Iglesia Catedral

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *