El 10% de argentinos padece diabetes

La diabetes es una enfermedad crónica que aparece cuando el páncreas no produce insulina en cantidad suficiente o cuando el organismo no utiliza eficazmente la insulina que produce.

La insulina es una hormona que regula el azúcar en la sangre. El efecto de la diabetes no controlada es la hiperglucemia, que con el tiempo daña gravemente muchos órganos y sistemas, especialmente los nervios y los vasos sanguíneos. Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) esta patología afecta al 9% de las personas mayores de 18 años de todo el planeta y mató en el año 2012 a cerca de 1.5 millón de personas, de los cuales, el 80% eran habitantes de países de ingresos medios y bajos. Además se estima que alrededor de la mitad de las personas con diabetes desconoce su condición.

Se la puede tratar, para mejorar la calidad de vida, con un buen plan alimentario, la inclusión diaria de actividad física aeróbica y el control de la glucemia.- Esta es una enfermedad que no hay que temer sino que requiere incorporar una serie de cuidados. Hay factores de riesgo que intervienen que no se pueden modificar, como la herencia, la etnia y la edad. Pero no sólo son los únicos. Los factores de riesgo que sí se pueden controlar son hábitos alimentarios, estilo de vida, exceso de peso u obesidad, mujeres con antecedentes de diabetes gestacional, personas con hipertensión arterial, con colesterol y triglicéridos elevados, y con glucemia dudosa.

Hay una creencia que sostiene que la diabetes se produce por el consumo de azúcares, sin embargo, lo que sucede es que existe una distorsión del metabolismo de hidratos de carbono, de las proteínas y de las grasas.

Para que exista un adecuado control metabólico, es necesario que se elija adecuadamente los alimentos y las formas de preparación. La actividad física juega también un papel importante en la nivelación de la glucemia.

Si es sedentario, es necesario que incorpore una actividad física aeróbica, por lo menos media hora diaria, ser optimista viendo los problemas como parte de la vida y saber que son solucionables en la medida que se los enfrente.

La diabetes es una enfermedad silenciosa que no se siente pero se padece. De ahí la importancia de los cuidados. Solo el 50% de los afectados sabe de su enfermedad y por eso se convierte en un serio problema de salud pública. Es indispensable llevar a cabo un abordaje y tratamiento multidisciplinario en el cuidado de los pacientes.

Cuando son elevados los niveles de azúcar en sangre, con el tiempo puede dañar los nervios o los vasos sanguíneos. Si hay daño en los nervios puede haber pérdida de la sensación en los pies. Ello puede traer como consecuencia úlceras o infecciones. Si no existen los cuidados necesarios puede llegar a la amputación.- Si se dañan los vasos sanguíneos puede ocasionar que los pies no reciban suficiente sangre y oxígeno y ello hará que si tiene una infección sea más difícil de curar. La diabetes no es una enfermedad de los ricos, como lo expresó la ex presidente de la Nación, sino que puede afectar a toda la población. Por eso si se quiere tener mejor calidad de vida es necesario tratarla a través de un buen plan alimentario, la inclusión diaria de actividad física aeróbica y el control de la glucemia. Una vida sana es el mejor remedio para esta patología silenciosa que no se siente pero se la padece.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *