EL SÁBADO SE REALIZA UN ACTO

El 24 de junio comienza el nuevo año aborigen

Norma Celia González Catriel es la bisnieta del Cacique Don Cipriano Catriel. Dialogó con EL TIEMPO y ofreció detalles sobre el nuevo año aborigen, el 24 de junio y todo lo que implica.
<
>
Norma Celia González Catriel es la bisnieta del Cacique Don Cipriano Catriel. Dialogó con EL TIEMPO y ofreció detalles sobre el nuevo año aborigen, el 24 de junio y todo lo que implica.

La Plaza de los Pueblos Originarios será el escenario para esta relevante celebración en la cual el sol será el protagonista. Se le agradece a esta estrella porque otorga vida. EL TIEMPO dialogó con Norma González Catriel, quien ofreció detalles sobre esta fecha.

La Municipalidad de Azul informa que el sábado 24 de junio a las 10 de la mañana se festejará el año nuevo de los pueblos originarios en la plaza que lleva su nombre.

La llegada del solsticio de invierno del 21 al 24 de junio de cada año, logra que los pueblos originarios de Argentina y de Chile, celebren la llegada de un nuevo año, donde el sol es el gran protagonista. Estos pueblos tiene una concepción cíclica del tiempo: el sol nace cuando llega el invierno; en primavera se convierte en adulto; durante el verano envejece y muere en otoño. Es un proceso de cambio y evolución que comparte la naturaleza en general.

Para conocer mas sobre este relevante acto, EL TIEMPO dialogo con Norma Celia González Catriel, tercera generación de Modesto Cipriano Catriel, es decir que su mama era hija de este último y él era hijo del Cacique Don Cipriano Catriel. Es decir que Norma era bisnieta del Cacique.

 

“Todo toma vida ese día”

En principio Norma contó que “el sábado vamos a realizar un acto en la Plaza de los Pueblos Originarios celebrando el nuevo año aborigen”. Recordó que “este es el tercer acto que hace esta familia”. Explicó que “el año nuevo empieza el 23 a la noche y se espera con un fogón. Todos esperamos la llegada del 24 de junio, que aclare. Cuando ello ocurre comienza la ceremonia, que consiste en que paralelamente a la fogata, se colocan las banderas de cada integrante que viene. Porque cuando lo hicimos vino gente de todos lados, sobre todo del sur. Recuerdo que la primera vez que se organizó llegó una persona que coordinó dicho acto que sabe hablar el idioma aborigen, o sea el quechua”.

Siguió con su relato “cuando asomó el sol todos nos dirigimos hacia esa estrella agradeciendo y él hizo lo mismo fundamentando que el sol nos da vida a nosotros, a las plantas y a los animales. Pero ese día ocurrió algo: causalmente cuando empezamos a agradecer apareció el arco iris, estamos todos muy emocionados”.

Continuó relatando que “otra de las cosas que dijo es que tenemos que agradecer a los pájaros y se cruzaron seis teros, algunos posando en cada punto cardinal como si algo o alguien los hubiese enviado”.

“Después de ello él tomó pasto, agradeció a la madre tierra, nos dio a cada uno de los presentes un vaso con agua con pasto en la mano y le tirábamos a la tierra lo que ésta nos otorga. Después se bailaron danzas aborígenes, que consiste en pasos cortos y a medida que se bailaba gritábamos lo que significa la expresión de alegría de estar ahí celebrando”, continuó.

Acerca del primero de los actos, Norma precisó que “cuando terminó todo les ofrecimos comida típica a la gente que vino a acompañarnos”.

En tanto, en esta oportunidad no está Marta Pignatelli Catriel (en la organización) prima hermana de Norma, quien contó “la familia Catriel viene por nuestras madres, es decir mi abuelo tenía cinco hijas mujeres y un hijo varón que se llamaba Juan, ese tío no tuvo hijos y el apellido Catriel viene de nuestras madres, por eso lo llevamos de tras del paterno”.

Retomando la jornada del sábado, mencionó que “al no estar Marta nos esta ayudando el Director de Cultura, Daniel Galizio y él se va a encargar de convocar gente, artesanos y músicos para amenizar esta importante fecha”.

Por último Norma puntualizó “sobre el año nuevo es un hecho sencillo, el momento del acto. Son doce meses y significa que el 24 de junio es el día más corto del año, ese día la tierra se mueve y empiezan a tomar vidas los animales, crece todo más rápido, incuso si se poda una planta no se debe hacer en julio porque ya sería tarde ya que la savia toma vida de la planta y se seca. Todo toma vida ese día”.

Desde la Dirección de Cultura y la comunidad aborigen del Partido de Azul, se invita a instituciones educativas, artistas locales y público en general para celebrar este nuevo comienzo. “Ojalá se acerque gente porque ese sentido nos hemos sentido solos”.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *