COLUMNA DEL PO

El 8M las mujeres paramos y nos movilizamos en el mundo

 

 

Mañana 8 de marzo se llevará a cabo en más de 30 países el “Paro Internacional de Mujeres”, jornada en la que mujeres y hombres de la clase obrera reclamarán contra la violencia institucional y social, y por todas las reivindicaciones de las mujeres. Desde el Plenario de Trabajadoras del Partido Obrero, convocamos a todas las mujeres y hombres luchadores a un paro activo de 24 horas y a concentrarnos a las 17 horas en la Plaza San Martín para marchar.

En esa misma fecha, cien años atrás, obreras textiles de la ciudad de Petrogrado salieron a las calles y declararon una huelga que abrió las puertas al derrocamiento del zar y se convirtió en el comienzo mismo de la Revolución Rusa.

El origen socialista y revolucionario del 8 de marzo, que con tanto empeño se intentó borrar de la historia, hoy encuentra en las grandes movilizaciones su mejor reivindicación.

Las mujeres tenemos una lucha crucial por la orientación de nuestro movimiento, porque para terminar con la violencia contra la mujer, es necesario terminar con este sistema de explotación. Los femicidios, la trata, las muertes por abortos clandestinos, la precarización laboral, la discriminación, los abusos sexuales y la violencia, florecen en un escenario caracterizado por un feroz ajuste contra los trabajadores, pero que golpea de manera especial a las mujeres.

El Estado es responsable de la cultura machista, de la discriminación institucional y de sus consecuencias sobre los cuerpos de las mujeres. Tanto el gobierno nacional como los gobiernos locales, sus policías y su justicia protectora del abuso y la violencia, permanecen inmóviles ante esta situación.

Azul no está exenta. Cristina Santillán, víctima de violencia de género durante casi 40 años, hoy está presa por defenderse. Omar Rojas, dirigente sindical de los judiciales, aún no fue procesado por sus abusos contra una joven con retraso madurativo. El transfemicidio de la azuleña Sofía Santillán en la ciudad de Mercedes sigue impune, atravesado por una compleja trama de complicidad policial. Por nuestras calles camina el padre de Romina Balaguer, que por límites legales no encuentra justicia después de haber sido violada durante 19 años por aquel. Y hay muchos casos más por los que luchar.

Este 8 de marzo lancémonos a las calles. Llevemos la organización del paro internacional a cada lugar de trabajo y a cada barrio, y pongamos en pie un movimiento de mujeres independiente del Estado y de la Iglesia. Ni una menos – El Estado es responsable.

(Plenario de Trabajadoras del Partido obrero en Azul)

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *