CHILLAR

“El afecto de la gente lo ganás con lo que uno vaya haciendo”

El delegado comunal Horacio Chiarelli dialogó con este diario sobre los trabajos a desarrollar durante su mandato y cómo piensa revertir las críticas de los chillarenses a la gestión de su antecesor. Mediante esta imagen se puede observar un alto levantamiento del pavimento en la esquina del Jardín de Infantes -Belgrano y 25 de Mayo-. Sobre esto, el Delegado dijo que en los próximos días “empezaremos a trabajar en ese lugar como en otras calles” Acá nace la calle céntrica de Chillar, que es la Cortázar y por donde entra la mayoría de la gente proveniente de zonas rurales. “Tenemos un problema de desagüe, porque el día que llueve se corta toda  la calle, entonces, tenemos que hacer un trabajo de zanjeo en la cuneta para que el agua vaya bien por la alcantarilla”.
<
>
Acá nace la calle céntrica de Chillar, que es la Cortázar y por donde entra la mayoría de la gente proveniente de zonas rurales. “Tenemos un problema de desagüe, porque el día que llueve se corta toda la calle, entonces, tenemos que hacer un trabajo de zanjeo en la cuneta para que el agua vaya bien por la alcantarilla”.

Así lo expresó Horacio Chiarelli, quien lleva tres meses, aproximadamente, ocupando el cargo de Delegado de esta localidad. En una nota con EL TIEMPO, el funcionario habló sobre sus funciones, lo que realizó y lo que falta por hacer.

 

EL DATO:

El Delegado de Chillar solicitó que la gente del pueblo no tire la basura a la calle. Para ello, “hay lugares para depositarla o que llamen a la Municipalidad; nosotros nos comprometemos, se la cargamos, pero no la tire a la calle; vemos en ciertos sectores que la basura aparece en la cuneta”, dijo y agregó que “no cuesta nada llamar y decirnos que van a tirar la basura, así nosotros sabemos que tenemos que ir a buscarla”.

Durante todo el mandato de José Inza, los habitantes de Chillar fueron muy críticos de la gestión del ex Intendente porque la localidad no recibía las atenciones que debían venir del Municipio. Fueron años de reclamos por el pésimo estado de las calles y de los caminos rurales, falta de control de tránsito y mal estado del basural a cielo abierto, entre otras problemáticas que dejaban al pueblo en casi un estado de abandono, que no llegaba a hacerlo porque los empleados municipales locales hacían lo que podían con lo que tenían a mano.

Todo este estancamiento derivó en que un grupo de chillarenses reclame por la autonomía, que aún no han abandonado la lucha y continúan en la búsqueda de que esto suceda.

Esta sumatoria de hechos es similar a lo que sucedió en la ciudad cabecera. De ahí que, cuando Hernán Bertellys se hizo cargo de la intendencia prometió dar vuelta la página y apostar por desarrollo del partido en su conjunto.

Dentro de su equipo de colaboradores que lo acompañan en la gestión está el chillarense Horacio Chiarelli, quien fue designado para estar al frente de la Delegación Municipal de la vecina localidad.

Para conocer su historia y propuestas en su llegada a la política, EL TIEMPO mantuvo una charla con Chiarelli, quien tomó el cargo público “para responderle al vecino, estando cerca de ellos”.

El actual funcionario indicó que conoció a Bertellys por su amistad con el concejal Pedro Sottile. Tuve la invitación de ellos para que los acompañara en la campaña; después cuando se consagró como Intendente, Hernán se interesó en que fuera Delegado”, contó de cómo fue su llegada al cargo que ocupa “hoy en día”.

Antes de su asunción como Delegado, Chiarelli nunca estuvo en política. Trabajó más de veinte años en la Cooperativa Agraria de Chillar y después se dedicó a trabajar en diversos rubros, siempre en el pueblo, donde prácticamente todos se conocen.

 “Si vos te sentás en un puesto y no haces nada, más vale que vas a tener comentarios en contra” 

El puesto que le toca ocupar en la actualidad es difícil ya que uno tiene que conformar a todos. Siempre tenés diferencias; hay algunos que te entienden y otros que no”. Y esto, en una parte, se debe a que al Delegado no lo eligió la comunidad. Es una función cuyo responsable es designado por el Intendente y que sólo una vez en la historia del pueblo, se los dejó votar para que uno de sus candidatos pueda comandar los destinos de la localidad.

Al respecto, Chiarelli sostuvo que el afecto de la gente lo ganas con lo que uno vaya haciendo. Si conformas, uno cambia la imagen. En cambio, si vos te sentás en un puesto y no haces nada, más vale que vas a tener comentarios en contra”.

Desde su asunción, se encontró con un panorama bastante desalentador, pero con pocos recursos se fueron “haciendo muchas cosas” como “limpieza de cuneta, el tapado de los pozos; para esto contamos con una motoniveladora, que es pequeña, pero para la reparación de las calles del pueblo, a nosotros nos sirve”.

“Una vez que tenga completo lo del pueblo puedo hacer algo sobre los caminos rurales”, destacó sobre cubrir las necesidades de sus habitantes.

EL TIEMPO realizó un recorrido por las calles de Chillar y comprobó que los trabajos se fueron realizando, pero se encontró algunos daños como un alto levantamiento del pavimento en la esquina del Jardín de Infantes -Belgrano y 25 de Mayo-. Sobre esto, el Delegado dijo que en los próximos días “empezaremos a trabajar en ese lugar como en otras calles que padecen desarreglos: Cortázar y Pellegrini, Mitre y Cortázar, donde está el Club Huracán”.

Otra observación que se le hizo saber es sobre el descuido de una de las entradas al pueblo. Hacemos referencia al sector donde nace la calle céntrica de Chillar, que es la Cortázar y por donde entra la mayoría de la gente que viene desde 16 de Julio, entre otras, provenientes de zonas rurales.

Al respecto, Chiarelli comentó que “en esa entrada tenemos un problema de desagüe, porque el día que llueve se corta toda  la calle; entonces, tenemos que hacer un trabajo de zanjeo en la cuneta para que el agua vaya bien por la alcantarilla”.

Asimismo, contó que tiene que levantar más el camino porque en la actualidad está más abajo que la cuneta, por eso, a veces surgen anegamientos de agua en ese tramo por este tipo de problemas.

“El agua no va por la cuneta, sino por la calle. Tenemos que limpiar toda la cuneta que va a la orilla de la vía, que es el camino que te dirige hacia 16 de Julio. Luego, lo que necesitamos es entoscarlo y levantarlo ya que está más abajo que la cuneta, por eso, los días que llueve el agua circula por el camino”, explicó sobre una de las tareas que va desarrollar en lo inmediato.

Otro pedido del pueblo que tiene que cumplir es la tarea del barrido de las calles, pero hasta el momento está en deuda ya que “no tengo barrenderos, porque el personal es justo y como en esta época crece mucho el pasto, tengo gran parte de ellos abocados a realizar esta tarea. Cuando merme el crecimiento del pasto, vamos a reforzar la actividad en el barrido de las calles”.

“No tengo ni un empleado puesto por mí”

Son 23 personas los que trabajan en el Corralón del Municipio. “Tengo personal destinado al parque, a la pileta, al mantenimiento de la cancha, al cementerio; después todos los espacios verdes que nos pertenece limpiar y esto lleva mucha gente, porque el pasto crece rápido y tenés  que cortarlo dos veces por semana”, describió para luego manifestar que “desde mi asunción he tenido un buen acompañamiento del personal Municipal, tanto de los empleados administrativos como los del corralón; están muy dispuestos a apoyar, a colaborar y eso sirve mucho”.

Cabe destacar que Horacio Chiarelli no incorporó ningún empleado al staff del Municipio.

“No tengo ni un empleado puesto por mí. Lo único que le propuse al Intendente es que continúe Lourdes Gaitán -a quien él reemplazo en la Delegación-, para que trabaje de secretaría porque la idea mía es que alguien esté en la oficina -la de él-, mientras puedo andar más en la calle para saber de los problemas, de los pedidos de la gente y ver las funciones de los empleados, entre otras diligencias”, aportó sobre la manera de hacer su trabajo en este municipio que apenas supera los 3.500 mil habitantes.

Pocas máquinas en el parque vial Municipal

El panorama en el Galpón Vial Municipal es desalentador para lo que este Delegado pretende hacer respecto de obras o de cubrir algunas necesidades de servicios tanto dentro de la comunidad como fuera de ella.

Las pocas máquinas que tienen, sufren, cada tanto, una avería por los años de uso y no hay reemplazo para ella. Entonces se tiende a esperar su arreglo.

Consultado sobre este tema, Chiarelli manifestó que “Bertellys está trabajando en conseguir maquinarias nuevas que van a ir para el parque Automotor de Azul” y logrado esto “traer máquinas de allá para acá”. De acuerdo con esta idea “estuve mirando y hay tres máquinas de muy buen estado –nuevas y modernas-; son máquinas grandes que a nosotros nos vendría bien”. Y agregó: “No serviría tener un equipamiento rural para mantener los caminos y las calles aledañas”.

Su mensaje hacia el vecino

Chiarelli tiene en claro que deberá escribir su propia historia, que tendrá como eje el diálogo, el respeto por los recursos, el patrimonio público y los vecinos.

Para cumplir con estas metas, su objetivo es crear “un ida y vuelta directa” entre los habitantes del pueblo y el Intendente, aportando sugerencias positivas y en qué hay que mejorar. Tras esto, todo comentario/pedido se lo hará saber a Hernán Bertellys y su gabinete para que puedan tomar cartas en el asunto e intervenir, donde sea posible, para dar una respuesta a los problemas concretos que los vecinos vayan proponiendo.

Asimismo, Chiarelli agradeció el apoyo de la comunidad y que tengan paciencia ya que el Municipio se tiene que recuperar y mejorar su situación económica.

“El Municipio de Azul tiene mucho atraso con los proveedores; las cuentas hay que ponerlas al día y esto te frena en la tarea de emprender”, dijo y aseguró que “nosotros tenemos deudas con los proveedores, pero no son grandes montos”.

“Tenemos que esperar a que el Intendente pueda mejorar la situación económica”, dijo para después agregar que si llega viento a favor, Chillar tiene proyectado hacer “muchas obras como cordón cuneta, asfalto, entre otras; llevará su tiempo, calculo que uno año vamos a tener de espera; ojala que sea antes”.

“Igualmente son observadores –por la gente de Chillar- de lo que estamos haciendo, sin nada, estamos llevando a cabo varias tareas y esto tiene otro valor; mucho más no podemos”, concluyó el Delegado.

En próximas ediciones, este matutino publicará otros tramos de la charla con el Delegado, quien se refirió al estado del Hospital Municipal Dr. Horacio Ferro y de los caminos rurales.

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *