“El árbitro le da una cachetada”

El presidente de Boca confía en la versión de la madre del jugador presuntamente agredido, cuya reacción dice comprender. Subrayó la sorpresa que le causó “la agresividad” del árbitro Gonzáles: “Era llamativo y se veía”

NACHO CORREA


–¿Qué acontecimientos pudo atestiguar en cancha de Boca el sábado?
–El partido de Octava transcurrió con determinada normalidad hasta el segundo tiempo. Boca se pone 2 a 0 arriba y a partir de ahí, el árbitro empezó a sacar amarillas y rojas a jugadores de Boca; creo que en cancha echó cuatro jugadores y una vez que terminó el partido, a dos más. A partir de ahí se empezaron a caldear los ánimos, los jugadores comenzaron a ponerse muy nerviosos y el técnico también, de hecho al técnico también lo expulsa.
 –¿Esas sanciones para los jugadores boquenses le hicieron sospechar alguna animosidad por parte del juez? ¿Las consideró injustificadas?
–Lo que era llamativo es que no media con la misma vara faltas de los jugadores de Porteño con los jugadores de Boca. Los de Porteño no era ni amarilla ni roja y los de Boca eran rojas y amarillas. Eso fue llamativo, y en un partido de Octava, expulsar cuatro jugadores también es raro.
–En ese momento, ¿usted en qué sector del estadio se encontraba?
–Yo estaba en zona de boleterías. Lo que me cuentan a mí las madres que vieron todo lo que pasó desde la tribuna es que, cuando termina el partido de Octava, que Porteño termina ganando 3 a 2, uno de los jugadores expulsados ingresa al campo de juego a pedir explicaciones al árbitro (o no sé con qué fines), lo que me dicen las madres es que el árbitro le da una cachetada en una mejilla. Yo no lo vi, estaba en la boletería, pero sí veo el tumulto que se arma y una madre que lo intercepta al árbitro y se empiezan a agredir mutuamente.
Como se había armado semejante situación, se llama a la policía; fueron dos patrulleros al estadio, tomaron datos de la madre y del árbitro. Con buen tino, la terna arbitral decidió no jugar el partido de Séptima porque ya estaba desnaturalizado el ambiente.
–¿La mamá que se topa con el juez, es la mamá del jugador presuntamente agredido?
–Sí, sí, es ella. De hecho, se fue de la cancha con el nene a la comisaría a hacer la denuncia.
 –¿Boca plasmó algún tipo de presentación respecto a la sanción al árbitro?
–No. La decisión nuestra…obviamente que repudiamos cualquier hecho de violencia. No se justifica la agresión de la madre…pero no sé cómo reaccionaría cada uno si ve que su hijo es agredido. Eso depende del temperamento de cada persona. Lo del árbitro nos resultó llamativo, el nivel de agresividad que tuvo. Eso era llamativo y se veía.
Nosotros hoy (por anoche) nos vamos a acercar a la liga. Queremos hablar con las autoridades de la liga y con el Tribunal de Disciplina. El organismo que debe intervenir es el Tribunal de Disciplina.
Son situaciones que te llevan a pensar, como organizadores del fútbol (los clubes y todo el conjunto),  de qué forma garantizamos que los adultos que están a cargo de impartir justicia en los partidos de inferiores, y también en los de Primera, estén capacitados psicológicamente para estar al frente de un partido. Más cuando se trata de menores de edad.
–¿La única versión que usted tiene de la agresión del juez proviene de la mamá de jugador que habría sido golpeado?
–No. De hecho, una vez que todo esto ocurrió, se acercaron 4 ó 5 madres de otros nenes de la categoría pidiéndonos que gestionemos una reunión con las autoridades de la liga para tratar esta situación. Obviamente, como padre no te da ninguna garantía mandar a tu hijo a la cancha y no saber si fue golpeado o no por un adulto. Es una locura de donde se lo mire.  De hecho tengo entendido que ayer lunes, un grupo de padres se acercó a la liga; estuvieron hablando con el presidente y con el instructor de los árbitros, fueron muy bien atendidos y ahora, espero, desde la liga se tomarán las medidas que corresponden.
 
 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *