“El aumento que podemos dar es la expectativa de la inflación”

Así lo expresó Agustín Carús, secretario de Hacienda y Administración de la comuna. El funcionario habló ayer con este diario y señaló que el 9 por ciento en dos tramos para el primer semestre es lo máximo que el Ejecutivo puede ofertar teniendo en cuenta la situación económica financiera del municipio y también la adhesión a la ley de Responsabilidad Fiscal. No obstante, sostuvo que están abiertos al diálogo para encontrar una salida a la situación. Los gremios comenzaron ayer las medidas de acción directa. 

Agustín Carús, secretario de Hacienda y Administración de la comuna, habló ayer de la paritaria municipal. ARCHIVO EL TIEMPO/NACHO CORREA


La falta de acuerdo por la pauta salarial para el primer semestre de este año entre el Ejecutivo y los gremios, generó que desde ayer las organizaciones que tienen representación en la comuna comenzaran con distintos planes de lucha en demanda de un aumento superior al 9 por ciento en dos tramos ofrecido por la gestión de Hernán Bertellys.
No obstante, desde la administración municipal siguen asegurando que ese porcentaje es lo máximo que pueden ofrecer, según explicó ayer al hablar con este diario el secretario de Hacienda y Administración, Agustín Carús, número que se encuentra bastante alejado del entre el 14 y 15 por ciento que reclaman los gremios.
“Es lo máximo que podemos aportar”   
En un principio, el funcionario señaló que “fuimos mejorando las ofertas. La propuesta inicial era un 3,8 por ciento por cada trimestre -enero a marzo y abril a junio-, no acumulativo con base en diciembre de 2017. La mejoramos y accedimos al pedido de los gremios de hacer una revisión en julio y, además, ofrecimos un 4 por ciento cada trimestre. En la última reunión, ofrecimos un 5 y un 4 en cada trimestre, y juntarnos los primeros días de julio para ver el comportamiento de la inflación y acordar el último semestre”.
Ante el rechazo de los gremios a esta última propuesta, consultado si desde el Ejecutivo planean un nuevo encuentro con los sindicatos, Carús señaló que “es lo máximo que podemos aportar de acuerdo a las posibilidades, teniendo en cuenta nuestra situación económica y también en el marco de la ley de responsabilidad fiscal a la cual adherimos, que tiene dos objetivos: potenciar los recursos y controlar el gasto”.
En ese sentido, apuntó que en base a esa ley “el aumento que podemos dar es la expectativa de inflación, que hoy está en un 15 por ciento durante el año”.
Ante el comentario de que expertos en materia económica sostienen que ese índice será superado -teniendo en cuenta que en enero la inflación medida por el Indec fue del 1,8 y en febrero del 2,4 por ciento-, consignó que “más allá de que cualquiera puede hacer su proyección, para que haya una certeza nosotros pedimos una revisión en julio para el segundo semestre. Así, el numero se puede readecuar y reencausar”.
No obstante, algunos municipios han dado un incremento salarial superior al 15 por ciento. Sobre esto dijo que “hay municipios que tienen su capacidad y están en otra situación que no es nuestra situación. Habría que analizar también si en esos municipios hubo aumentos como los que dimos nosotros en años anteriores”, que en 2017 cerró en un promedio del 24 por ciento.
“Se seguirá liquidando de la misma manera”  
Paralelamente, advirtió que no sólo hay que mirar el aumento porcentual del módulo -por los que se calculan los sueldos municipales-, “porque nosotros en estos dos años hemos logrado el Convenio Colectivo de Trabajo, la Carrera Médico Hospitalaria, el Escalafón Docente, el pase a planta permanente tanto en 2016 como 2017 y en septiembre de este año nuevamente se incorporarán 150 agentes más. No sólo es el aumento porcentual sino todas estas cosas que el Ejecutivo ha venido regularizando”.
Consultado si, a pesar del rechazo de los gremios a la oferta salarial, de todas maneras se liquidan los haberes del próximo mes con el aumento que habían propuesto, explicó que “fue rechazado por los tres gremios, por lo que se seguirá liquidando de la misma manera. Además, seguiremos conversando en la medida que podamos tener canales de diálogo y esperar a ver si se encuentra alguna salida”.
En ese marco, al insistir sobre si en los próximos días el Ejecutivo podría llegar a convocar a otra reunión, indicó que “estamos abiertos a ir cuando nos convoquen. Ellos saben que estamos a disposición”.
Control del gasto 
En otro tramo, consultado por la situación económica financiera del municipio, ya que él mismo mencionó que no tienen la capacidad para dar un aumento salarial superior al que propusieron, el secretario de Hacienda señaló que “hemos logrado un equilibrio financiero, pero estructuralmente es deficitario o lo que se llama económicamente negativo producto de una sobredimensión de más de 10 o 12 años de las gestiones anteriores. En pos de eso se está trabajando en tratar de reducir los gastos y poder mantener el equilibrio financiero”.
Esa sobredimensión de la estructura municipal de la que habló se basa principalmente en el personal, de hecho entre el 70 y el 75 por ciento del presupuesto se destina a pago de sueldos. En ese marco, ante la pregunta de si tienen en carpeta un achique o racionalización en ese sentido -no son pocas las versiones extraoficiales que circulan al respecto-, indicó que “lo que estamos haciendo es que aquellos que tienen la posibilidad de jubilarse, lo hagan. Por ahí estamos trabajando mucho, que también termina siendo un beneficio para el agente municipal por si se llega a modificar la ley jubilatoria”.
Además, dijo que “estamos muy concentrados en el control del gasto. Permanentemente se está trabajando en eso, congelando personal, revisando presentismo, ausentismo, protocolo para otorgamiento de horas extras, el tema de las licencias sin goce de sueldo”.
Por último, el funcionario insistió que el 9 por ciento ofrecido a los trabajadores “es el esfuerzo que podemos hacer en pos de ser responsables con los recursos que en definitiva son de la comunidad y que nosotros tenemos que invertir bien”.
ACCIONES DE LOS GREMIOS 
En el marco del rechazo al aumento salarial propuesto por el gobierno local, ATE realizó ayer un paro de actividades.
El viernes pasado, el gremio hizo una presentación en la delegación local del Ministerio de Trabajo denunciando la falta de acuerdo con el Ejecutivo y solicitando que se convoque a una audiencia de conciliación.
De acuerdo a lo que informaron ayer a este diario dirigentes de ese gremio, aún no habían sido llamados a reunión alguna. En ese sentido, indicaron que si hoy el titular de la cartera laboral, Maximiliano Aramburu, no fija una fecha y el Ejecutivo sigue sin realizar una oferta superadora, volverán a parar el jueves y viernes.
En lo que hace al SOEMPA, ayer presentaron una nota también en el Ministerio de Trabajo comunicando que comenzaban las medidas de acción directa. De hecho, sus afiliados hicieron retención de tareas y se concentraron en el gremio, que según expusieron en la delegación local, la retención se extenderá toda la semana con la posibilidad concreta que termine en un paro total de actividades el viernes 23.
En la nota, rechazaron “de plano” los argumentos del Ejecutivo de poder dar un aumento superior basado en las limitaciones de la ley de Responsabilidad Fiscal. En ese sentido, apuntaron que pretenden “utilizar maliciosamente” los considerando de esa norma provincial “demostrando a las claras el desinterés manifiesto que tiene la administración de Hernán Bertellys para con el trabajador”.
El STMA, por su parte, decidió realizar hoy retención de tareas y movilizar, a partir de las 9, al municipio.
 
 
 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *