EL PRÓXIMO DOMINGO

  El azuleño Marcos Picaroni será ordenado párroco de la Iglesia “Santísimo Sacramento”

 

Esta designación se realizará en Tandil, en el templo donde desempeña su actividad hace veinte años. “Aunque no es un cambio brusco, porque seguimos haciendo lo de siempre, es una responsabilidad un poquito mayor”, aseguró el flamante párroco de una de las iglesias mas importantes de la ciudad serrana.

Además el sacerdote es músico perteneciendo al grupo Pueblo de Dios, que se dedica a componer y difundir música para la liturgia. Consultado sobre la parroquia, Marcos Picaroni la describió de la siguiente manera: “es uno de los templos más antiguos en la ciudad. Cumplió 138 años, además estamos en plena etapa de restauración, el año pasado fue la primera y este, la segunda”.
<
>
Consultado sobre la parroquia, Marcos Picaroni la describió de la siguiente manera: “es uno de los templos más antiguos en la ciudad. Cumplió 138 años, además estamos en plena etapa de restauración, el año pasado fue la primera y este, la segunda”.

 

Marcos Juan Picaroni nació el 17 de abril de 1966 en Azul, cursó sus estudios primarios en la Escuela Nro. 2 “Domingo Faustino Sarmiento” (1978) y secundario en ENET “Vicente Pereda” en nuestra ciudad (1984). Posteriormente estudió filosofía en el seminario de Azul (1985-1988); teología en el seminario de Mercedes (1989-1992) y la Licenciatura en la Facultad de teología de la UCA (2013).

Fue ordenado diácono en 1992 en la Catedral de Azul y su ordenación sacerdotal en 1993 en la Catedral de Azul.

Sus destinos fueron las parroquias “San Cayetano” de Olavarría (1993-1995); Parroquia “Santísimo Sacramento” (1996- hasta la actualidad).

Actualmente se encuentra compartiendo la tarea sacerdotal con el padre Raúl Troncoso y Fernando Lede.

Además el sacerdote es músico perteneciendo al grupo Pueblo de Dios, que se dedica a componer y difundir música para la liturgia.

El próximo domingo el sacerdote asumirá como párroco de la parroquia “Santísimo Sacramento”.

Por tal reconocimiento, EL TIEMPO dialogó con el sacerdote, quien contó, entre otras cuestiones, cómo se siente con esta responsabilidad mayor.

“El obispo de la Diósecis de Azul Hugo Manuel Salaberry me pidió que asuma la conducción de la parroquia”

 

En principio recordó que “en el año 1993 fui ordenado sacerdote en la Catedral de Azul, así que hace 22 años que desempeño mi actividad en diferentes destinos. En tanto que en Tandil estuve primero con Raúl Troncoso, con el Padre Mauricio Scoltore, compartí varios años con el Padre Nelly y ahora estamos trabajando con el Padre Raúl y Fernando Lede”.   

Consultado sobre la parroquia la describió “es uno de los templos más antiguos en la ciudad. Cumplió 138 años, además estamos en plena etapa de restauración, el año pasado fue la primera y este, la segunda”. Agregó que “es un espacio muy grande, acá le llaman la iglesia matriz como la iglesia madre, después fueron surgiendo el resto de las parroquias y capillas, y actualmente en Tandil hay siete parroquias. Ésta se encuentra ubicada en el centro, tiene un gran territorio rural en la zona de Balcarce, de Fulton y contamos con varias capillas: cinco en la ciudad y una en la zona de campo. Además hay un proyecto de construirse una nueva en la ciudad”.

En definitiva “es una de las parroquias más importantes de Tandil por su tamaño, hay dos congregaciones de religiosas, en cuanto a jurisdicción también hay dos colegios con más de cien años”.

Sobre su nombramiento, explicó que “el obispo de la Diósecis de Azul, Hugo Manuel Salaberry me pidió que asuma la conducción de la parroquia”.

En cuanto a las actividades enumeró que “se realizan los tres pilares clásicos en la vida  de la Iglesia. Por un lado es la transmisión de la fe, donde hay mucho grupo de catequesis, tanto de adultos, adolescentes, de niños tanto en el centro y en las distintas capillas, y como seis centros rurales porque la transmisión de la fe es bastante grande. También están los movimientos de acción católica, de scout, de la palabra, entre otras y además articulamos trabajos con otras entidades como Cruz Roja”.

Ejemplificó que “en la parte de culto, en vez de concentrar todo en el centro, tenemos una liturgia que está bastante descentralizada porque las misas son semanales, mensuales, se celebran bautismos, no menos de cien bautismos al mes, además la liturgia matrimonial, confirmaciones y algo que es permanente períodos de bendiciones de un rosario, de una casa, de un negocio que se abre”.

Por último, expresó cómo se siente con esta responsabilidad “muy gustoso porque por un lado es una comunidad que la conozco bien, trabajamos en equipo con el resto de los sacerdotes. Aunque no es un cambio brusco, porque seguimos haciendo lo de siempre, es una responsabilidad un poquito mayor. Y feliz porque ya que sigo trabajando con el Padre Raúl que es un referente en la vida de la Iglesia y en la de todos”.

 

 

 

 

 

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *