BETO HOURCADE

“El balance es extremadamente positivo”

 

Así lo expresó ayer el referente del Movimiento Azuleño Solidario en Acción al referirse al viaje mediante el cual cerca de 20 chicos que asisten al Comedor Magalí disfrutaron de dos días inolvidables en Necochea. La mitad de los niños que fueron parte de la actividad pudieron conocer el mar gracias a esta iniciativa. Entre otras cosas,  agradeció la colaboración de los vecinos y las empresas locales que hicieron posible esta actividad. Además destacó la fundamental labor llevada a cabo por una agrupación de moteros de la ciudad balnearia anfitriona.

Beto Hourcade, referente del Movimiento Azuleño Solidario en Acción, realizó un positivo balance del viaje realizado a Necochea por los niños que concurren al Comedor Magalí. FOTOS GENTILEZA BETO HOURCADE  
“Ver la sonrisa de esos niños no tiene precio. Cuando vi como disfrutaban del agua, verdaderamente lloré como un chico. Me acordé de mi infancia y de los que me brindaron ayuda. Ojalá que a estos niños les sirva para entender que ellos también pueden tener otras posibilidades, que tienen igualdad de derechos  y que es posible un mundo mejor… eso es más que evidente”, expresó Beto Hourcade.
Los niños del Comedor Magalí, además de pasar gran parte del tiempo entre la arena y las olas, también asistieron al circo, visitaron el parque y pasearon por la peatonal, entre otras activdades.
<
>
“Ver la sonrisa de esos niños no tiene precio. Cuando vi como disfrutaban del agua, verdaderamente lloré como un chico. Me acordé de mi infancia y de los que me brindaron ayuda. Ojalá que a estos niños les sirva para entender que ellos también pueden tener otras posibilidades, que tienen igualdad de derechos y que es posible un mundo mejor… eso es más que evidente”, expresó Beto Hourcade.

Cerca de una veintena de chicos que concurren al Comedor Magalí, disfrutaron de dos días en Necochea. La travesía, impulsada por el Movimiento Azuleño Solidario en Acción -cuyo referente es Beto Hourcade, también responsable del comedor sito en Rauch y Tandil- comenzó el viernes muy temprano y se extendió hasta la tarde-noche del sábado, cuando emprendieron el regreso a la ciudad. La mitad de los niños que participaron del viaje pudieron conocer el mar gracias a esta iniciativa, que se pudo llevar a cabo merced a la colaboración de vecinos y empresas locales, a una agrupación de moteros de la ciudad balnearia anfitriona y, obviamente, al incasable trabajo de los MASA.

En diálogo con este medio, Hourcade realizó un positivo y también emotivo balance de esta actividad, que comenzó con algunos contratiempos -como el cambio que se tuvo que hacer por la fuerza de lugar de alojamiento a sólo dos días de la partida- pero que culminó de la mejor forma: con un grupo de niños felices por la inolvidable experiencia vivida. También los adultos regresaron dichosos, porque -como dijo el entrevistado-  “la felicidad de estos niños no tiene precio”.

“Dos días espectaculares”

“La experiencia fue fantástica, maravillosa. Fueron dos días espectaculares”. Con ese concepto el referente del grupo MASA abrió la charla de ayer con EL TIEMPO.

Asimismo contó que “los chicos tenían todo preparado en el camping de los scouts, que cuenta con muy buenas instalaciones. Además nos consiguieron colchones y frazadas (sumado a todo lo que habíamos llevado de acá) y a la noche nos cocinaron unas hamburguesas a la parrilla. Todo fantástico”.

Los niños del Comedor Magalí, además de pasar gran parte del tiempo entre la arena y las olas, también asistieron al circo, visitaron el parque y pasearon por la peatonal, entre otras activdades.

“El sábado arrancó bastante feo el día, por lo que pensábamos ir al lago de los cisnes, después a ver a los lobos marinos y regresar para Azul, pero después se puso hermoso y nos quedamos en la playa. Ahí fue cuando vieron dos lobos que salieron de la escollera…para ellos fue una experiencia inolvidable”, remarcó Hourcade.

“Gente que colabora desinteresadamente”

Por otro lado, el referente de los MASA hizo hincapié en la labor del grupo Moto Viajero Quequén Necochea y de algunas empresas de la ciudad balnearia.

“Toda gente que colabora desinteresadamente, de puro corazón. También la gente de Azul. Alcanza con decir que una de las nenas que viajó no tenía malla para ir, yo lo publiqué en Facebook a las 12 y media de la noche de la noche y al rato vinieron dos personas con las mallas en la mano”, destacó Hourcade e inmediatamente agregó que “para los que creemos en Dios,  tenemos fe y certeza en las cosas, estas actitudes no nos asombran,  pero a mucha gente le llaman la atención estas actitudes. Realmente el balance es  extremadamente positivo”.

“Lloré como un chico”

En otro tramo de la entrevista, Hourcade expresó que “para uno es hermoso hacer estas actividades, más aún con el maravilloso acompañamiento de tanta gente hermosa”.

“Ver la sonrisa de esos niños no tiene precio. Cuando vi como disfrutaban del agua, verdaderamente lloré como un chico. Me acordé de mi infancia y de los que me brindaron ayuda. Ojalá que a estos niños les sirva para entender que ellos también pueden tener otras posibilidades, que tienen igualdad de derechos  y que es posible un mundo mejor… eso es más que evidente”, concluyó Hourcade.

¡Deja un Comentario!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *